martes, 29 de julio de 2008

Galletas dos chocolates

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookiesLas horas

Galletas de la fortuna
Estos días de aquí para allá, sin pausa, sin deshacer la bolsa, con paradas en Santiago únicamente para pernoctar, sólo tengo (y he tenido) tiempo para pequeños postres y pasteles de viaje. Rápidos de cocinar y no perecederos, que puedan durar varios días en buen estado. Galletas, biscotes, magdalenas (con reservas), cakes, pasteles rápidos…

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookiesEstas galletas son el primer revival de postres típicamente americanos (de los USA, quiero decir, pero decir “los Estados Unidos de Norteamérica” resulta un poco pesado). El remake de comida basura lo dejo para otros (no confundamos, una buena hamburguesa dista de ser “comida basura”, como mucho “comida rápida”). En postres, especialmente galletas, tartas de queso o brownies, tienen verdaderas joyas. En general me encanta la repostería USA, con su jengibre, su puré de calabaza, las especias, frutos secos (nueces o pecanas), el plátano (pan de plátano), los chocolates, las tortitas o sus rollitos de canela.

Existen muchas variantes de lo que ellos llaman “double chocolate cookies”, que no son más que unas galletas con dos tipos de chocolate: uno semidulce, el que forma la base de la galleta, y otro de alto porcentaje de cacao que se añade troceado y se funde durante el horneado. Como en todas “sus” galletas no pueden faltar las nueces o pecanas.

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookiesÉsta es una versión personalizada de las DCC, crujientes por fuera y blanditas por dentro. Muy fáciles y muy ricas. La única dificultad, si es que existe, es controlar el tiempo exacto de cocción para que no se hagan demasiado en el interior y queden crujientes por fuera. Las primeras me quedaron perfectas, las segundas quizás un poco más hechas (que han sido las que he llevado, las otras duraron un tris). Es importante que el chocolate empleado no sea puro, semidulce, de porcentaje no superior al 60%; si usamos otro de mayor porcentaje habría que añadir más azúcar.

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookies
Reloj, marca las horas (sáb., 26 de julio del 2008)
Como un viaje de larga distancia en autobús, como un reloj de arena que, granito a granito, se hace eterno. Llegamos hace unas tres horas y se me han hecho interminables. Encerrados en una casa de playa sin sol, a ochocientos metros de la costa. A más de seis quilómetros de la cafetería o supermercado más cercanos, a más de veinte quilómetros de un cine.

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookies
Hablando sin querer hacerlo, sin feeling. Las nubes que recubren el cielo no nos dan tregua, impidiendo que aparezca el calor que nos acercaría a la playa, a la lectura, a la compañía. Aquí pasaremos un mínimo de cuarenta y ocho horas hasta que llegue el prometido sol, buscando conversación que no llegará, hablando por hablar. Aislados, en un ambiente claustrofóbico, bajo una palmera sin sombra o un gran castaño repleto de hojas. En Ferrol todavía se podía buscar algún falso entretenimiento. Una charla en un café, una sesión cinematográfica o unas compras innecesarias. Me gusta la soledad, no la soledad acompañada, aquella en la que estoy realmente SOLO. Solo o con aquellos con los que me siento realmente cómodo y bien, M y mi familia natal.

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookies
Las conversaciones y discusiones someras de M con su madre resuenan en el pasillo, el sonido de la televisión es la música de ambiente.

Ayer me despedí de mis padres, mi hermana y mi sobrino, ya los echo mucho de menos. Han sido sólo tres días. Por el maldito cambio horario nos acostábamos muy tarde y nos levantábamos tarde. Sin coincidencia de horarios, L trabajaba y tampoco hemos podido hablar lo suficiente, pues por la tarde llovía y me iba con M a tomar una infusión de frutas del bosque o hacer alguna compra innecesaria. Aquí hay que poner el despertador para comer todos juntos, ¿todos?

Es uno de los viajes más largos que he hecho en autobús. Las películas o la música las decide el chófer, la compañía tampoco es la que deseo. Eterna visita en casa de sus padres…

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookies
Diario de viaje. Cartón-piedra
Aquí todo es de cartón-piedra, falso y débil. Los decorados, los casinos, las bodas, las ilusiones. La felicidad reside en una ficha de juego.


Miércoles, 9-7-2008
Tercera demora, tras gestiones hemos conseguido adelantar el nuevo vuelo a San Francisco hasta tres horas antes del que nos habían reasignado. Un retraso de una hora y cuarto es soportable.

Seis filas más atrás M descansa, yo escribo a pocos minutos del aterrizaje. El libro que estoy leyendo me ha atrapado lo suficiente como para abreviar este diario matutino.

Ya no estoy tan convencido de que sea yo el débil. Soy enfermizo y con tendencia al decaimiento, pero afronto con tranquilidad y reflexión situaciones difíciles u obstáculos que me encuentro en el camino. Constante, terco, luchador de la palabra.

María, en cambio, es físicamente muy fuerte. ¡Nunca enferma! ¡Nunca! En los casi once años que la conozco sólo le recuerdo una ligera afonía y una gastroenteritis que se curó en poco más de un día. Pero se vuelve muy tensa en situaciones difíciles. Siempre dice: “No me voy a preocupar, me lo tomaré con calma” y nunca lo cumple; cualquier pequeño problema hace que pierda el control y casi siempre estoy a su lado para sufrirlo. Es poco reflexiva y muy impulsiva, se diría que actúa de acuerdo con su estado de ánimo sin pensar en las consecuencias.
“Fasten seat belt…”


Golden Gate BridgeS.F., nunca correrás sólo
Fortune Cookies. Jueves, 10 de julio del 2008

Fortune Cookies“You have an unusual equipment for success, use it property”
“You display the wonderful traits of charm and courtesy”
“You will be fortunate in everything you put yours hands to”
“What’s vice today may be virtue tomorrow”


Referencia en inglés (más completo) - en castellano.

Fortune CookiesViernes, 11 de julio de 2008. “Banana Republic”
Son días de cansancio después de varias horas de compras en la “República Bananera”, “Siempre 21” y mucho más. En la tienda de Apple que está a pocos metros de Market Street y una calle paralela a Hyde St., el doctor Jekyll hace cola con una tienda de campaña, esperando ser el primero en comprar el nuevo “iTeléfono PuntoG”. Mañana saldrá en la prensa y medios audiovisuales, es una actitud muy USA. Si el punto G se localiza en el hombre, tal y como han dicho algunos científicos, en las proximidades del ano, se diría que hay que tener el cerebro en el “idem” para hacer más de 36 horas de cola para pagar y consumir.

Golden Gate Bridge
San FranciscoEn mis carreras, llevaba dos días dando vueltas al centro y cruzando el Golden Gate Bridge. Hoy he querido subir hasta Twin Peaks, esperando poder avistar aquello que ayer nos impidió la bruma. Las vueltas por el Golden Gate Park han sido, con diferencia, lo mejor de un día que empieza bien y acaba mal.

San Francisco
Hemos alquilado unas bicicletas en el muelle ¡43+1/2!, recorrido la costa, cruzado el puente del Golden Gate semicubierto por la niebla y llegado hasta Sausalito. Allí hemos tomado el Ferry para volver al punto de partida, el muelle 43,5 ;-) Ha sido lo mejor del día en compañía, pese a alguna queja por su parte.

En la antigua fábrica de Ghirardelli, además de alguna compra y prueba, he pensado varias ideas para el postre-revival-USA. ”Coming soon…”

Estoy cansado (¡¿otra vez?!), he llegado después de varias horas (más de 3) viendo como M se compraba unas 6 prendas de ropa. El número de pruebas ha infinitamente superior.


Galletas dos chocolates - Double chocolate cookies
Ingredientes
  • 110 gr. de chocolate al 60% (es importante que el porcentaje no sea superior para que no quede demasiado amargo)
  • 28 gr. de mantequilla
  • 1 huevo
  • 70 gr. de azúcar.
  • 8 gr. de azúcar vainillado.
  • 15 gr. de harina normal.
  • ¼ de cucharilla de té de levadura química (Royal)
  • Una pizca de flor de sal (o sal fina)
  • 110 gr. de chocolate (al 60-70%) troceado
  • 45 gr. de nueces troceadas
  • Azúcar para rebozar (opcional).
(1) Troceamos el chocolate con un cuchillo de sierra y lo fundimos con la mantequilla en el microondas. Durante unos segundos, el tiempo justo hasta que se haya derretido la mantequilla. Cuando se haya derretido removemos suavemente con una espátula de plástico hasta que se derrita el chocolate y forme una pasta homogénea. Por otro lado mezclamos la harina con la levadura química y la pizca de sal. Reservamos.

(2) Batimos generosamente el huevo con los azúcares y añadimos el chocolate fundido no caliente. Cuidadosamente añadimos la mezcla de harina, por último el chocolate troceado y las nueces. Mezclamos hasta formar una masa. Si la masa queda difícil de trabajar y muy pegajosa la introducimos entre un cuarto de hora y media hora en el frigorífico para que tenga cierta consistencia.

(3)Formamos un cilindro de unos 4 cm de diámetro, lo envolvemos en película de cocina y lo introducimos en el frigorífico por unas horas. Puede ser de una día para otro (o más). Cuando las vayamos a preparar precalentamos el horno a 190º C, extendemos papel de hornear sobre una bandeja y cortamos el cilindro en galletas de casi unos 2 cm. de espesor, rebozándolas en azúcar grano (opcional, para gustos, podéis probar con y sin é) y depositándolas suficientemente separadas sobre la bandeja.

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookies
(4) Horneamos a 190º C por un período de unos 12 a 15 min., dependiendo del tamaño y grosor. No deben cocinarse demasiado, lo justo para que queden crujientes por fuera y blanditas por dentro. Debemos fijarnos en su aspecto visual externo. Téngase en cuenta que se endurecen al enfriar, por lo que las dejaremos enfriar antes de retirarlas. Por este hecho tocarlas con el dedo no servirá para saber su estado de cocción.
Guardamos en una caja de galletas hermética cuando estén totalmente frías. Así pueden durar en buen estado una semana, mínimo.

Amantes del chocolate, el que sea.

La soledad no es mala, me gusta la soledad. Esta soledad es el Infierno. Gloria, yo también sé qué es La Soledad

Galletas dos chocolates - Double chocolate cookies

jueves, 24 de julio de 2008

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendra

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendraLa Gioconda

Sinfonía

Si estás leyendo este mensaje es que no lees esta receta en su localización original: http://larsvontrier.blogspot.com. Como hay varios Webs que se están encargando de copiar y piratear estas recetas me he visto obligado a incluir este mensaje oculto. Si deseas ver la receta en la fuente original visita: http://larsvontrier.blogspot.com (Blog de Pepinho, Harry Haller, i-Recetas)

Querido Pierre Hermé, dos puntos. Sé que habías ideado un postre con tu marca personal llamado ”Symphonie” y que, curiosidades de la vida ;-), tiene cierto parecido con éste. He querido hacer una versión personal (permíteme lo de personal, cómo si no) de tu postre, ajustando los ingredientes a las disponibilidades particulares y al tiempo. Entre todo un compendio de limitaciones de usos, tiempo y conocimientos no he conseguido un postre con el atractivo visual que se merecía, pese a todo, diré sin rubor que estoy muy contento con el resultado en gusto y textura. Lo más importante.

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendraQuisiera darte las gracias por las ideas, las combinaciones tan originales que siempre propones y, sobre todo, tu generosidad por permitirnos (osados nosotros) imaginarnos cómo deben ser las verdaderas y únicas propuestas que nos has mostrado y enseñado. Lo que no se da, se pierde. Muchos de los elementos que la componen los usaré para otras tartas y postres: la esponjosa y fresquita mousse de queso, el sencillo streusel que emplearé en una tarta de manzana que ya he creado en mi mente, el bizcocho Gioconda me servirá para cubrir otros tipos de mousses (de caramelo, de moka… muchas ideas),… Por todo ello, por tu generosidad y amistad en el desconocimiento y la distancia, gracias.

Se despide atentamente un fiel admirador tuyo, Pepinho.


Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendraFrescura
Una verdadera joya de tarta, perfecta para estos momentos de calor, con muchas ideas que podemos tomar prestadas para otras. Por sí solos cada uno de los elementos que la conforman podrían ser verdaderos postres: la mousse de queso, los bizcochos o la misma compota de fresas/frambuesas. De entre los bizcochos que la componen, a María le han encantado los sabores y esponjosidad del bizcocho de almendra inferior, su frescura; yo he preferido la fusión del bizcocho Gioconda con la mousse. El streusel es excepcional, fácil y una buena guarnición para decorar otro tipo de tartas o pasteles, otra idea.

Podría parecer un proceso largo y elaborado, no lo es tanto, más si lo hacemos en fases o prescindimos de algún componente como la compota de fresa y la sustituimos por una ya elaborada.

No me extenderé en los adjetivos de la tarta, sólo indicar que probablemente ha sido una de las mejores mousse de queso que he probado nunca. Con frambuesa y un poco de ralladura de limón: excelente.

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendra¿No te ibas?
Me (nos) iba(mos) a ir a Chanteiro, a la casa “de playa” (qué mal suena) de mis suegros. Al final por obras en suministro de agua (¡tuberías!) nos han recomendado, por primera vez, que no vayamos, posponiendo nuestra visita para más adelante. Sólo unos días.

Hubiese preferido haber ido. Soy de esos que prefieren dejar lo mejor para el final y pasar los tragos menos deseados lo antes posible. Soy incapaz de irme a cama (o dormir) con los problemas, tal vez por eso no duermo demasiado últimamente. Es tarde, buenas noches.

Ni con esas, pensaba que por estar en casa de mis padres tendría más tiempo. No tengo que cocinar, ni fregar, ni hacer otras labores que me tocan en Santiago. Ni con esas. Por estar en casa de mis padres tengo que dedicarle toda la atención a M, sólo en ese escaso tiempo entre que me levanto y lo hace ella puedo dedicarle algo de tiempo a escribir unas palabras o, simplemente, ojear (y hojear) unos libros. En Chanteiro estoy convencido que tendré más tiempo, ése que le dedica a estar con sus padres.

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendraMartes, 8 de julio. 1ª parte.
Obama: “Bilingual is better”

Ya han pasado varios días, casi cuatro, desde nuestra llegada a la costa oeste de USA. Después de muchas horas de viaje vía París, dos días en LA y nuestra segunda tarde en Las Vegas me rodea una absoluta sensación de contradicción y, a la vez, comprensión.

(México lindo)
Riviera Maya
Corriendo por San Francisco
Corriendo por San FranciscoEn el breve tiempo que hemos pasado en estas ciudades, que no han significado nada más que una entrada y un paso para nuestra verdadera visita a USA, he echado por tierra los argumentos que otros habían intentado crear en mí. Cada uno ve las ciudades y los comportamientos ajenos con sus propios ojos, sin poder desprenderse ni abstraerse en ningún momento de nuestra forma de ser y pensar.

La primera afirmación con la que había partido era que Los Ángeles, LA, era una ciudad caótica, lejos de la hermosura de las ciudades del este de Estados Unidos de Norteamérica. Bien, LA no me ha parecido nada caótica, a primera vista es una ciudad fantasmal, sin orden. Por el contrario, me ha resultado muy atractiva, sobre todo después de las 4 horas (en dos sesiones) de carrera por varias barriadas.

Estudios UniversalLA tiene un pequeño o gran problema, es como si cogiésemos una ciudad del este y la estirásemos como un chicle. Es extensa, baja, sin grandes aglomeraciones ni un punto claro de focalización. Barrios de pequeñas casas ajardinadas, tranquilas, temperaturas agradables, sin excesos. Otro elemento positivo ha sido la gran cantidad de hispanos, principalmente oriundos de México, que la convierten en una ciudad en la práctica totalmente bilingüe. Son ellos los recepcionistas en los hoteles, los chóferes, los camareros, los guías, son el motor de LA.

Un cinéfilo (de pro) como yo nunca podría hablar mal de Los Ángeles. Para mí, una visita al teatro chino, a Hollywood, justifican con creces este alto en el camino. Haber descubierto que Harrison Ford casi calza mi pie o que Ava Gardner calzaba, diría yo, cerca de un 37 EUR (o menos).

Estudios UniversalEstudios Universal
El domingo visitamos los estudios Universal. Allí he podido cumplir una de las tres cosas que hay que hacer en la vida: montar en la montaña rusa. Ahora sólo me falta aprender a patinar y a hacer globos de chicle. Por cierto, mi primera experiencia en una parque-estudio ha sido toda una experiencia: visita a los platós cinematográficos (“La guerra de los mundos”, “Tiburón”, “Psicosis”, “Mujeres desesperadas”, “Waterworld”, “Parque Jurásico”,…), atracciones espectaculares (“La Momia”, “Jurasic Park”,…) o la compra de mi E.T., que a partir de ahora me acompañará en el estudio de trabajo/anti-estrés. También se ha confirmado una idea que lleva muchos años rondándome la cabeza: María es más fuerte que yo. Yo soy el débil, el que enferma, el que tiene miedo. En la “casa del terror” eran mis manos las que para protegerme buscaban las suyas, en “La Momia” era yo quién tenía una reprimida sensación claustrofóbica.

Estudios UniversalEstudios Universal
No vean LA con los ojos de “otros”, véanla con los suyos (siempre), sin prejuicios y descubrirán lugares más hermosos de lo que podríais imaginar. I LOVE NY ;-)

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendraBizcocho Gioconda (lateral)
Sobrará algo.
  • 80 gr. de almendra en polvo
  • 73 gr. de azúcar polvo (lustre)
  • 7 gr. de azúcar invertido (si no se dispone de él úsense 10 gr. de azúcar polvo).
  • 120 gr. de huevo (2 grandes)
  • 18 gr. de mantequilla
  • 80 gr. de claras (2 grandes)
  • 12 gr. de azúcar
  • 24 gr. de harina
  • Opcional: c. s. de puré de frambuesa (se me ha olvidado).
(1) Mezclamos la almendra en polvo con los azúcares (los dos primeros), añadimos la mitad de los huevos (1 unidad) y montamos con las varillas durante unos 8 min. Agregamos el otro huevo y montamos durante unos 10 minutos. Vertemos la mantequilla a punto de pomada y seguimos batiendo hasta que quede incorporada.

(2) Levantamos las claras con el azúcar (añadiéndolo poco a poco a medio montar) hasta que queden bien firmes y las añadimos delicadamente sobre la mezcla, de abajo hacia arriba y de modo envolvente. Por último añadimos la harina en forma de lluvia, mezclando con cuidado.
Engrasamos y enharinamos una bandeja con una plancha de silicona, extendemos la masa relativamente fina (opcionalmente, salpicamos un poco de puré de frambuesa con un pincel) y horneamos en horno precalentado a 230º C durante unos 7-8, hasta que tenga un pequeño tono. Retiramos del horno y le damos la vuelta a la bandeja sobre una hoja con papel de hornear, despegando con cuidado la parte lisa. Dejamos enfriar antes de cortar en tiras de unos 6 cm. de alto.
Forramos los laterales de un aro de 20 cm. de diámetro.

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendraBizcocho de almendra con trocitos de almendra tostadas (base)
Yo tenía dos claras extra-grandes que pesaban un total de 83 gr. Entre corchetes pongo las cantidades para dos claras de tamaño grande. La diferencia es ínfima.
  • 9 gr. de almendras tostadas en palitos y trituradas [8 gr.]
  • 67 gr. de almendra molida [64 gr.]
  • 50 gr. de azúcar en polvo [48 gr.].
  • 18 gr. de harina de bizcocho (floja, de repostería) [17 gr.]
  • 83 gr. de claras (2 extra-grandes) [80 gr.]
  • 34 gr. de azúcar mascabado o moreno [33 gr.]
  • Opcional: c. s. de claras en polvo
(1) Precalentamos el horno a 180º C. Mezclamos la almendra tostada en trocitos (granos gruesos) con la almendra en polvo (los trozos de almendra también podemos espolvorearlos al final). Añadimos el azúcar lustre (polvo) y la harina floja. Reservamos. Montamos las claras a punto de nieve, cuando esté a medio montar añadimos el azúcar poco a poco y las claras en polvo (opcional), batiendo hasta que quede firme. Añadimos la mezcla de harina y almendra cuidadosamente con ayuda de una espátula de plástico.

(2) Formamos un disco de unos 19 cm. de diámetro sobre papel de hornear (opcional: espolvorear con los trocitos de almendra). Puede usarse una manga pastelera, y cocinamos en horno precalentado a 180º C durante unos 20 a 30 minutos, hasta que esté ligeramente tostado. Como necesitaremos un disco de unos 18 cm, tendremos que recortar los bordes para ajustarlo al aro.
Cubrimos las base de aro de 20 cm de diámetro, que menos el grosor de los laterales necesitaremos unos 18 cm de diámetro.

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendra
Compota de fresa (opcional)
Puede hacerse con frambuesas. Como tenía prisas y pocas fresas he empleado un bote de frambuesas de “la vieja fábrica”, lo he colado y le he añadido unos de 3 gr. de gelatina en hojas hidratada. No he formado ningún disco, lo que he hecho es esparcirlo sobre mitad de la mousse de queso en pequeños fragmentos.
  • 175 gr. de fresas enteras. (aprox., necesitaremos 43 gr. de jugo y 100 gr. de fresas)
  • 26 gr. de azúcar (18+8)
  • 3 gr. de gelatina en hojas (una y media)
  • 43 gr. de zumo (jugo) de fresa [recuperado de la primera preparación]
  • 58 gr. de puré de fresa.
  • 4 gr. zumo limón.
(1) Con antelación: verter las fresas con 18 gr. de azúcar y escalfar al baño María durante 45 minutos. Recuperar el jugo y escurrir las frutas en un colador en un frigorífico.
Hidratamos la gelatina en agua fría. Mezclamos el jugo (43 gr.), el puré (58 gr.), los 8 gr. de azúcar, el zumo y la gelatina escurrida (sobre la mezcla templada). Añadimos las fresas escurridas (unos 100 gr.).

(2) Rellenamos un aro de 18 cm de diámetro como máximo y congelamos para formar el disco de compota.

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendra
Mousse de queso
Tenía dos yemas extra-grandes, 45 gr., si tenéis 2 ó 3 yemas he puesto las cantidades entre corchetes. La diferencia es mínima, un poco menor o algo mayor cantidad según el caso.
  • 6 gr. de gelatina en hojas (3 unidades) [5,3 gr.] [8 gr.]
  • 25 ml. de agua [23 gr.] [34 gr.]
  • 80 gr. de azúcar [71 gr.] [107 gr.]
  • 45 gr. de yemas [40 gr., 2 yemas grandes] [60 gr., 3 yemas grandes]
  • 240 gr. de queso crema (tipo Philadelphia) [215 gr.] [320 gr.]
  • 15 gr. de azúcar lustre (polvo) [13 gr.] [20 gr.]
  • 300 ml. de nata para montar (35% M.G.) [268 gr.] [400 ml.]
  • Opcional: ralladura de medio limón bien grande. Para mí gusto es casi imprescindible.
(1) Hidratamos la gelatina en agua fría durante unos minutos. Hacemos un sabayón: calentamos el agua y el azúcar a fuego fuerte hasta formar un jarabe que alcance los 121º C, de inmediato, vertemos poco a poco en forma hilo sobre las yemas mientras las batimos a gran velocidad. Una vez vertido seguimos batiendo a velocidad media hasta que haya blanqueado, aumentado considerablemente su volumen y esté totalmente frío. El montaje de las yemas es conveniente hacerlo en un recipiente pequeño para montarlas con mayor facilidad.

(2) Fundimos el queso al baño María sin calentar demasiado, sólo un poco para que se pueda incorporar la gelatina. Yo he calentado muy poca cantidad de queso, la suficiente para que pueda disolver la gelatina en ella. El resto la he reblandecido con una espátula.
Incorporamos la ralladura de limón, la gelatina hidratada (y escurrida), el azúcar lustre y el sabayón, éste último con cuidado y de forma envolvente. Montamos la nata añadiendo una cucharada de azúcar una vez montada (opcional) e incorporamos cuidadosamente de modo envolvente sobre la mezcla anterior para que no se baje.
Rellenamos de inmediato el molde (de 20 cm. de diámetro) forrado con los bizcochos con mitad de la mousse, cubrimos con el disco de compota y vertemos la restante mousse. En vez de emplear un disco de confitura he goteado con frambuesa y gelatina (sin enfriar). Congelamos varias horas hasta que esté sólido.
Streusel de almendraStreusel
  • 50 gr. de mantequilla.
  • 50 gr. de azúcar.
  • 50 gr. de almendra molida.
  • 50 gr. de harina de repostería.
  • Flor de sal, una pizca (1 gr.)
(1) Mezclamos todos los ingredientes, añadiéndolos uno a uno hasta formar una masa. Introducimos en el frigorífico unas horas hasta que se endurezca. Desmigajamos a gusto sobre una bandeja con papel de hornear o silicona y horneamos a 170º C hasta que tenga un tono dorado. Dejamos enfriar y, si fuese necesario, desmigajamos más.

Montaje final
Decoramos con unas fresas troceadas o frambuesas y esparcimos el streusel sobre el centro de la tarta.

Riquísima, mejor incluso después de un día o dos. Algo elaborada, pero no tanto como podría parecer si se prescinde de la compota o se sustituye por un disco de compota de frambuesa/fresas de bote al que se le añade gelatina para dar consistencia. No he tenido tiempo para introducir el disco en el congelador, por lo que lo he esparcido de manera heterogénea sobre la mousse. Aunque la apariencia no ha sido igual de buena (3 capas) el resultado ha sido igualmente delicioso.
El esfuerzo, menor de lo que podría parecer, vale la pena.

Tarta de mousse de queso con fresas y streusel de almendra

domingo, 20 de julio de 2008

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)Hola y hasta luego
Volveré pronto
(http://larsvontrier.blogspot.com)

Si estás leyendo este mensaje es que no lees esta receta en su localización original: http://larsvontrier.blogspot.com. Como hay varios Webs que se están encargando de copiar y piratear estas recetas me he visto obligado a incluir este mensaje oculto. Si deseas ver la receta en la fuente original visita: http://larsvontrier.blogspot.com (Blog de Pepinho, Harry Haller, i-Recetas)

Llego para irme por unos días. Recién llegado del viaje, agotado por el cambio horario o las pocas horas de sueño en el avión y ya nos volvemos a ir. Esta vez a casa de “los padres de ella”, quizás mañana lunes y por un número indeterminado de días. Antes de hablar un poquito del viaje, de todo este tiempo que ha pasado, os hablaré de este sencillo postre, rápido y rico, que estoy seguro sorprenderá a más de uno.

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)Justo el día antes de irnos de viaje me veía con dos claras en el frigorífico que no quería malgastar (ni congelar). Dos claras en repostería son oro (macarons, mousses, merengues, galletas, glaseados,…) y no las podía desperdiciar. Con las claras tengo muchas recetas e ideas, casi todas de bastante tiempo de preparación o, en otros casos, con dificultad para su transporte. Sumado al poco tiempo del que disponía (preparativos del viaje, ultimar trabajo,…) opté por hacer unos biscotes que, además, me servirían para picar un poco de dulce en las esperas de los aeropuertos (Vigo, París…) y quizás en USA, si llegaban claro. Un resultado sorprendente (por rico) y muy portable, fácil de pasar en la frontera ;-).

Pueden hacerse más o menos crujientes, dependiendo del tiempo de horneado. Los he hecho crujientes, que no secos, y han aguantado en perfecto estado todo el viaje. Estupendos.

Importante: no tiene absolutamente nada que ver con esas barritas duras e insípidas que vendes en los supermercados. Tiene gran aroma alimonado, crujientes por fuera y, dependiendo del tiempo de cocción, más o menos por dentro. Si no las habéis hecho nunca probadlo, merece la pena. Palabra de pepinho ,-)

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)Dónde has estado
El viaje ha sido tan variado y diverso que no sabría con qué quedarme. Si tuviese que hacer una elección de lo que más me ha gustado me quedaría con San Francisco, no por nada concreto, por el ambiente general que se respira, la tranquilidad, la vida. Todos los lugares han tenido mucho que ofrecerme: monumentos bellos, parajes incomparables, actividades divertidas, ambientes.

Fisherman's WharfEn San Francisco, como sucedió el año pasado con Helsinki, me reconcilié con la vida, me tranquilice y, aún sin dormir demasiado, sentí una relajación que no había sentido hasta ese momento. Sólo en NY pude sentirme tan acompañado y libre como en SF. Acompañado en mis carreras, miles de personas (muchas mujeres) corríamos por toda la ciudad, aunque la mayor parte lo hacía por los muelles (desde el edificio del Ferry, pasando por Fisherman's Wharf hasta el Golden Gate Bridge) y por el Golden Gate Park.

San Francisco tiene unas ventajas que no posee NY: playa próxima, pequeña y con un ritmo de vida mucho más relajante, menos estresante. Es otra isla dentro de la cruel realidad de los Estados Unidos de América. Una realidad que se ha visto acentuada en otras localizaciones y visitas, tópicos que se hacen verdad, muy lejos de la cultura, apertura y diversidad de estas dos ciudades.
Alamo SquareAunque las generalizaciones son odiosas, tanto o más que las particularizaciones, podría trazar un perfil común a muchos de los ciudadanos USA con los que nos hemos encontrado: complacientes (sienten un orgullo exagerado de qué y cómo son), poco críticos y autocríticos (muy pocas veces los he observado reaccionar, quejarse tanto de su forma de vida como de las injusticias que ellos mismos padecen), efectistas y teatreros (convierten en un espectáculo, normalmente de modo vehemente y casi histriónico, cualquier evento por pequeño que sea. En palabras de M: “una americanada”, “una vaquerada”,..), desinterés absoluto por otras culturas (los medios de comunicación prácticamente no ofrecen noticias de Europa, sólo aquellas que son susceptibles de amarillismos o permitan acrecentar los miedos sociales), bajo nivel cultural (existen muchísimos canales deportivos y muy pocos que traten temas culturales. Sólo parecen estar algo interesados por la política nacional cara a las próximas elecciones), tienen facilidad para la risa (cualquier hecho, por pequeño que sea, les hace reír o sonreír), son bastante educados y corteses (“Sorry”, “Excuse me”, “Thank you”, “Please”…, en España raras veces acabamos una petición con “por favor”, en USA es descortés no hacerlo), tolerantes… Tópicos que tienen algo o un mucho de cierto.
Inicio mi diario de viaje.

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)Fly me to the moon (5 de Julio de 2008)
No quisiera comenzar el cuaderno con una estupidez y ya lo he hecho. En París diluvia, la lluvia cubre las ventanillas del avión con un ligero velo. Con suerte nos quedarán más de once horas de vuelo. María duerme. El aeropuerto tiene unos servicios excelentes, si exceptuamos la red wifi de pago o la imposibilidad de encontrar un baño libre. Todos están ocupados por los servicios de limpieza. Hay una graciosa zona de baile o varios lugares en los que se puede jugar a alguno de los muchos juegos de la PS3. Tengo sueño, dos horas no me han llegado a nada.

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)Reflexiones en cabina (5 de Julio de 2008)
EL ALMA
Sigo aquí, sobrevolando el norte de Canadá, saliendo del frío en busca de la luz del sol que parece acompañarnos desde que hemos partido. Mirando a través de sus ojos veo cómo es. El misterio del amor que había nace en los ojos y muere en ellos. Más allá del placer de la carne hay un “alma” que se asoma a través de la mirada. Miradas de toda índole, unas que se escapan y otras que se quedan. Hace tiempo que no se asoma como lo hacía antes. Los ojos están cerrados.

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)EL PUNTO MUERTO
Son muchos los que en su vida desean llegar a “ese” punto muerto, en el que los días pasan sin novedad. Hoy igual que ayer. Mañana será igual. El “punto muerto” de los muertos vivientes, de los ojos cerrados a la rutina del “stand by”. Ni un viaje, ni la salida de la rutina pueden alejarnos del punto muerto. Si estás muerto no hay vida. Miedo a reflexionar, miedo a que las reflexiones asusten y los sustos te hagan infeliz. ¿Acaso es infeliz un muerto? Eres un cobarde, corres para olvidarte que estás en un punto muerto. Estás muerto, pero no eres el único. ¿Estamos dispuestos a admitirlo?

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)Ingredientes
  • 80 gr. de claras (2 unidades grandes)
  • 65 gr. de azúcar.
  • Ralladura de medio limón grande o uno pequeño.
  • 8 gr. de azúcar vainillado.
  • 80 gr. de harina normal.
  • 50 gr. de avellanas enteras.
  • 60 gr. de almendras enteras.
  • 25 gr. de piñones.
  • Una pizca de sal (algo menos de 1/8 de cucharilla).
(1) Precalentamos el horno a 170 º C. Mezclamos la harina con el azúcar vainillado y la sal. Reservamos. Montamos la claras (que debemos haber quitado con antelación del frigorífico) y cuando estén casi montadas añadimos el azúcar hasta que forme picos, no se bajen y esté perfectamente montada. Al final, cuando esté firme y sin dejar de batir, añadimos la ralladura de limón.

(2) Vertemos la mezcla de harina en forma de lluvia y a continuación los frutos secos enteros (almendras, avellanas y piñones). Mezclamos suavemente y de forma envolvente, intentando que no se baje. Vertemos sobre una bandeja de horno con papel de hornear engrasado y enharinado (podemos usar un molde si lo deseamos), extendiendo en forma de barra de 3 ó 4 centímetros de grosor.

(3) Horneamos por un tiempo de entre 22-26 minutos, hasta que esté ligeramente dorado y haya tomado cierto color. Retiramos y dejamos enfriar (casi) totalmente. Cortamos en tiras de un par de centímetros, giramos los biscotes de forma que se apoyen sobre la superficie de corte y los volvemos a hornear a 160º C entre 15 y 25 minutos, según nos gusten menos o más crujientes.

Biscotes de limón y frutos secos (con claras)A mitad de horneado le damos la vuelta para que se hagan por ambos lados de modo uniforme.
Como a mí me gustan bien crujientes los he dejado unos 25 min. (casi) y luego más tiempo con el horno apagado.
Guardamos en recipiente hermético hasta el momento de degustar. Duran muchos días. Para “matar el gusanillo del dulce” me los he llevado de viaje, como estaban tan buenos sólo hemos podido comprobar que han aguantado un par de días en perfecto estado. Podrían durar varias semanas.
Riquísimos (y fáciles)
Hasta pronto, tengo que dormir (un poco)

jueves, 3 de julio de 2008

Pudin de coco

Pudin de cocoSi ríes… si lloras
No es un flan, aunque lo parezca
(http://larsvontrier.blogspot.com)

Si estás leyendo este mensaje es que no lees esta receta en su localización original: http://larsvontrier.blogspot.com. Como hay varios Webs que se están encargando de copiar y piratear estas recetas me he visto obligado a incluir este mensaje oculto. Si deseas ver la receta en la fuente original visita: http://larsvontrier.blogspot.com (Blog de Pepinho, Harry Haller, i-Recetas)

A primera vista podría parecer el flan de coco y leche condensada, los ingredientes son muy parecidos y la apariencia también. Pero no, el pudin está a medio camino entre la densidad de un flan y un bizcocho, más denso, más “transportable” e igual de rico y de fresquito.

Diferencias principales: menos huevos, más súper-coco, la incorporación maicena como nuevo elemento espesante y la sustitución de parte de la leche por nata. Podríamos haber hecho una infusión de leche con una ramita de canela para darle un ligero toque o haber añadido, incluso, un poco de ralladura o infusión de limón. Delicioso y más fácil, en aquel flan montaba las claras, en éste sólo hay que mezclar adecuadamente los ingredientes y hornearlo en su punto.

Pudin de cocoHoy nos ha dejado 1080 ideas. ¿Quién no tiene su libro?, en fascículos, en cederrón,… nunca he hecho una receta suya peor estoy convencido que ha inspirado muchas de otros que sí he versionado. 1080 gracias.

Esperaba poder escribir dos recetas esta semana, será imposible, más que en época oficialmente laboral. Como tanto o más me está siendo imposible seguir el ritmo del blog. Por el momento será este postre. Las claras que tengo en el frigorífico no creo que aguanten 16 días y lo de congelarlas no me hace demasiada gracia. Si no tengo otro remedio…

Pudin de coco
No tendré tiempo para más hasta la vuelta de vacaciones, ni para una de las muchas recetas que tengo pendientes y ya han sido preparadas. Si todo va bien estaré de vuelta dentro de más de 15 días (¿18?), espero que no sea demasiado tiempo para mí ni para vosotros. Os echaré de menos, como lo he hecho estas últimas semanas de tensión y estrés interno, momentos de búsqueda de un rumbo que no he encontrado. Primero dejaré que pase el tiempo después intentaré centrarme.
Por el momento estaré por algunos de estos lugares: Los Ángeles (¿?), Las Vegas, El Colorado, San Francisco o Riviera Maya. Después espero volver a mi querida Galicia (si hay suerte).

Gracias. Un beso muy fuerte.

Pudin de coco
Vidas ajenas. ¿De qué hablan las mujeres?
Soy curioso, soy amarillo, soy azul. Me gusta indagar en las vidas ajenas, imaginarlas, hacer radiografías sin argumentación clara. Escuchar y analizar. Unas veces las desecho después de ser analizadas, otras las guardo para construir historias reales. Imaginaciones de vidas.
Sábado, esta vez, sobre la arena de la playa, a pocos metros de nosotros un grupo de jóvenes (¿pijas?) dialogaba. Una parecía que pasaría pronto por el altar, el resto entre celos y rencores ejercían de buenas amigas.
Así he reconstruido sus de diálogos, inicialmente inconexos, que me han permitido formar una idea de sus vidas (in)sustanciales. Es la transcripción literal, ventajas de andar siempre con lápiz y papel.

(foto realizada con el móvil)
A illa - Carreirón- ¡Chicas!, hay zumos de naranja. Quien ”quiera”, en brick.
- (…) Eso es Celestina de profesión.
- Me encanta.
- Me emociono. Cuando creo que hay posibilidades en algún sitio me emociono, luego la cago.
- Yo empecé con 22 y ahora tengo 32. ¡Aguantando a la misma persona! No era un “vamos a tomar un café”.
- ¿Tienes 29? Ya lo sabía, pero me olvido. Si empezaste a los 20 y llevas nueve…
- Me dije, a esperar 15 días para salir con nadie…
- ¡Y hasta hoy!
- Ahora viéndonos con un poco de perspectiva no me pegaban un ”carallo”. Se veía venir. A mí me hizo un gran favor, sino no lo hubiese dejado. Y eso que Cristina me avisó… Pero me daba juego, nos lo pasábamos bien.
(suena un móvil)
- Te lo cojo, el teléfono.
- ¡Hola! ¡Qué voz! ¿Qué pasa?... En la isla... pero es que hay mucha gente de fuera… yo también.
- (Una joven bromea) ¡Niños! ¿Queréis un mojito? ¿Una caipiriña?
- Yo también te quiero mucho. Un besito, chao. (…)
(Se cruza una pareja)
- ¿Y dónde están los yates? Creo que en el Grove.
(Se alejan) (…)
- O sea, que ayer no salieron casi.
- Se habrán despelotado en el barco.
- ¡Se despelotaron en la playa!
- Ángel seguro, Roberto seguro, Chema también.
- Julio encantado.
- ¿Pero no está enrollado con uno de...?
- Creo que en mi vida…
- Como éste es de vela…
- Tenemos que plantearlo, sin excusas, un fin de semana.
- Éste es de 12, es grande.


Pudin de coco(…)
- Mira el niño que ”riquiño”
- Es un muñeco.
- La, la, la…
(…)
- Ir a un local de striptease me la “reflanflinfa”. En el Gula-Gula, uno de esos…
- Eso es denigrante. Como la despedida que le hicimos a Laura. Fue un travestí, no hubo ni baile ni nada… En Madrid yo me reí mucho más con las cincuentonas desesperadas, poniendo dinero. Era un ambiente súper-cutre.
- Se fueron a un local por “Sanjenjo”… había pacto de silencio. Pero como no tenían dinero no entraron. Luego se fueron de marcha por allí. Que lo cuenten, que tampoco…
- A mí no me gusta…
- ¿Enterarme que han ido a un striptease?
- Como he ido, pero como me ha parecido tan patético… Me molesta que no lo cuente como se lo cuento a él. Si son 15 me la “reflanflinfa”, si es él solo… ¡háztelo mirar!
(…)
- Saca luz, riega a la gente, como lo de la pelota de ping-pong. Por lo visto es la atracción de Benidorm. Chupa agua y riega a la gente. Luego es un “cagao”, luego quiere hacer algo y no se atreve…
- Mercedes nunca fue tan hortera, pero Andrés…


Pudin de cocoSi ríes, el mundo lo reirá contigo…
Me he acordado de una frase de película. Desconozco cuál es la fuente exacta de la que la ha tomado prestada, hasta no estoy totalmente seguro de cada palabra. Dice algo así: “Ríe y el mundo entero reirá contigo. Llora, y llorarás solo.” Tiene muchas lecturas, para empezar, el ser humano tiende a reunirse para celebrar los éxitos. Ante cualquier hecho feliz sentimos una necesitad contarlo, de buscar compañía para hacerla partícipe de nuestra felicidad. Ante la tristeza, deseamos la soledad, el aislamiento, la desaparición.
Al otro lado de nuestra postura ante la risa y el llanto está la postura que toman los demás. El prójimo actúa ante la alegría, la victoria o la risa como la suya propia, ríe y se identifica, te busca. Ante el dolor y el llanto se aleja, se distancia, lo ve ajeno. La identificación no es idéntica ni real.

Pudin de cocoSi lloras, llorarás solo.
Estoy triste y quiero estar solo. Quiero llorar solo. Porque es difícil explicar el porqué, porque aún explicándolo dudo se pueda entender sin vivirlo en las propias carnes. Sin ser yo.

Podréis imaginaros situaciones personales por las que hayáis pasado, revivir circunstancias propias e impregnarlas de una dosis de altruismo. Podéis abstraeros por un instante. No será igual, no podréis imaginaros cómo estoy y cómo me siento. Porque yo soy yo, vosotros sois vosotros. No quiero marcar distancias, porque me siento cercano a vosotr@s, porque me alegráis y reconfortáis, porque os considero amig@s (si queréis, claro). Sólo decir que el dolor es un acto privado y de soledad, una necesidad que se me hace cada día más intensa.
Proverbio: “tanto un grano de arena como una piedra se hunden en el agua”.

Pudin de cocoCamina junto a mí… ¿imposible?
Hoy me han tocado las citas, ésta de Albert Camus: "No camines delante de mí, puede que no te siga. No camines detrás de mí, puede que no te guíe. Camina junto a mí y sé mi amigo.".
Está caminando delante de mí. Soy incapaz de seguir su ritmo, soy incapaz de desear seguir ese ritmo.
Hoy, miércoles, María ya quería hacer la bolsa… ¡pero si nos vamos la madrugada del viernes al sábado! No tengo ninguna gana. ¡Ninguna gana! Preferiría quedarme descansando, escaparme por una temperada. ¿Qué más quieres? Todo sigue igual. NO cambias, ni por un solo momento. Llegas y lo tiras todo: tus palabras y comentarios, tu respiración profunda dice que estás enfadada ¿por qué? ¿Qué he hecho mal? ¡Si lo he hecho todo! ¡Si me has llamado cuatro veces durante la mañana para darme tareas! ¡Si no he parado!

Pudin de cocoFotos
- Una mujer joven se seca las lágrimas mientras conduce (20:05)
- Dos milagros. La chica de la gran barriga está delgada y pasea a un bebé por Romero Donallo. He visto un coche idéntico al nuestro mío y más sucio. (20:10)
- En urgencias, nadie presta atención a una televisión con imágenes de la “marea roja”. (20:30)
- M ha aparcado en la plaza número 69 del parking de La Rosa. ¿Subconsciente?

- Llueve. (17:00)
- Pepinho se mira al espejo y se ve distorsionado, otra persona diferente a hace un par de semanas, incluso menos. Mucho peor. (Todo el día)

Yo también necesito ese helado con sabor “hoy no quiero hablar con nadie”.

Pudin de cocoIngredientes
  • 30 gr. de maicena (Maizena ©).
  • 200 ml. de leche entera.
  • 15 gr. de azúcar polvo.
  • 8 gr. de azúcar vainillado (un sobre).
  • 130 ml. de nata.
  • 265 gr. de leche condensada.
  • 2 huevos grandes.
  • 125 gr. de coco rallado.
Caramelo
  • 90 gr. de azúcar
  • 35 ml. de agua, aprox.
  • Un chorrito de zumo de limón.
(1) Precalentamos el horno a 150º C con bandejas con agua para hacer un baño María. Preparamos el caramelo en un molde para cake. Calentamos a fuego fuerte el agua con el azúcar y unas gotas de limón hasta que (empiece a) tener tono dorado y sin que llegue a quemarse. Cuando alcance un tono ligeramente dorado retiramos del fuego de inmediato para que no se queme el caramelo y giramos el recipiente para que cubra generosamente las paredes del molde.

(2) Con un batidor de de varillas, diluimos la maicena con la leche hasta que no tenga grumos. Añadimos los azúcares, la nata, la leche condensada y los huevos, uno a uno, mezclando con cuidado en cada incorporación y sin batir para que no coja aire. Por último añadimos el coco en polvo. Mezclamos y vertemos sobre el molde caramelizado.

(3) Introducimos en el horno precalentado al baño María durante una hora y diez minutos, aproximadamente. Dejamos enfriar en su totalidad e introducimos en el frigorífico toda la noche. Al día siguiente desmoldamos la pudin por medio de una baño de agua caliente o calentándolo ligeramente el molde. Servimos con abundante caramelo, nata, crema fresca espesa o, incluso, una salsa de chocolate.