jueves, 25 de octubre de 2007

Bizcocho de miel de brezo

Bizcocho de miel de brezoEl mejor amigo de la mujer

¿Quieres tomarte un té conmigo?, honey!

Este bizcocho de miel es una receta de “Emma Sturgess”, una receta tradicional británica, para los que dicen que en Inglaterra no se come bien. En cakes y galletas para el té son unos expertos.
Es una receta sencilla, casi diría, demasiado sencilla. No se trata de un bizcocho demasiado esponjoso, fíjense en la cantidad de harina, pero tiene un sabor riquísimo, ideal para tomar con un café, té o durante el desayuno. Me encanta la miel.


He hecho alguna modificación de la receta original. Al leer la receta me había dado la impresión de que era demasiada cantidad harina para sólo dos huevos, por lo que he tenido miedo de que la masa quedase demasiado compacta antes del horneado y fuese difícil de extender.

La receta original bate la mantequilla con el azúcar y añade los huevos enteros a esa mezcla, en cambio, para darle más esponjosidad, he procedido al igual que en muchos otros bizcochos: he blanqueado las yemas con el azúcar, he añadido la mantequilla derretida pero fría, la harina y, por último, las claras montadas a punto de nieve. Pondré la receta original para que me contéis el resultado si la probáis, mis modificaciones irán al final.

Una recomendación: el bizcocho ha sido ideado para disfrutar del sabor de la miel, por lo que no sería demasiado recomendable ponerle ningún tipo de cobertura dulce.
Uno de los mejores momentos del proceso de elaboración ha sido la cocción. En ella, tal y como presume la receta, la cocina se ha llenado de un perfumado y adorable aroma a miel.


Bizcocho de miel de brezo
Guau, guau!

Ayer ladré, como animal de compañía que soy también tengo el derecho a enfadarme y a decir algunas verdades. Es desagradable que mientras acabo de preparar la comida (¿por qué suele pasar a esas horas?) llegue tu pareja del trabajo enfadada por alguna trivialidad como no haber podido (yo) llamar al taller para informar del envío del (mi) coche. No había tenido tiempo, ni el teléfono de los susodichos, me había enterado tarde (ya había empezado a preparar la comida) y, además, estaba contrarreloj. Menuda tontería y menudo justificación.

Si estás cansado, y en esas circunstancias, es suficiente que se encaren contigo por ese (leve) motivo como para reaccionar. Los animales de compañía no siempre movemos el rabito, también tenemos nuestro corazoncito (¡vaya pareado!). Cuando se reacciona se ladra y se dicen algunas mentiras, también algunas verdades, las que más duelen.

Bizcocho de miel de brezo
¡Ay!, ¡las verdades! Esas que ella sabe o intuye pero sobre las que prefiere no pensar o creer que ya no discrepo. Últimamente no he tenido más remedio que asentir, menos ayer. Pero… ¿Cuál es la verdad? No lo sé ¿Por qué no claudico de una vez por todas? Porque no hay vuelta atrás y no estoy seguro de casi nada, nunca lo estaré. ¿Es suficiente justificación? Tampoco lo sé, ya he dicho que no estoy seguro de nada. Tengo miedo al tiempo y al espacio, dos necesidades que ahora tampoco tengo. ¿Sabe ella qué es lo que realmente desea? Ese es otro tema, tampoco estoy seguro de ello. Bien, ¿por qué no se lo preguntas? Porque sé la respuesta, porque estoy seguro que tampoco ha pensado acerca de los motivos. Menudo dilema ¿no? Ni te lo imaginas…Bizcocho de miel de brezoIngredientes
Los ingredientes están pensados para un molde de 20 cm. de diámetro. He puesto entre corchetes la cantidad para 3 huevos, apropiada para un molde de unos 23 cm.
  • 85 gr. de mantequilla [127 gr.]
  • 85 gr. de azúcar polvo [127 gr.]
  • 2 huevos grandes, ligeramente batidos [3 unidades]
  • 115 gr. miel de brezo [173 gr.]. La miel de brezo tiene un sabor especial para el bizcocho, si no se tiene supongo que también podría usarse de otro tipo.
  • 225 gr. 140 gr. de harina normal. He usado de repostería. [337 gr., 210 gr.]. 140 gr. creo que podrían ser más que suficientes.
  • 2 cucharillas de de levadura química. [1 cucharada]. La receta original pone una única cucharilla pero me parece muy poco para tanta harina. Eso sí, el bizcocho está pensado para ser relativamente compacto, vosotr@s diréis.
  • ¼ cucharilla de sal. [1/3 cucharilla]
  • También le he añadido una pizca pimienta de Jamaica molida, contrasta muy bien con la miel. Sólo un poco.
(1) Precalentamos el horno a 180º C si el bizcocho es grande, o a 190º C si el bizcocho es pequeño. Lo he puesto a 190º C durante 20 minutos y a 180º C durante los últimos 10 minutos, aproximadamente. Téngase en cuenta que la temperatura y tiempo de cocción depende del tamaño del bizcocho. A mayor tamaño, menor temperatura y más tiempo. Engrasamos y enharinamos el molde de 20 cm. o 23 cm., poniendo en la base papel de hornear.
Tamizamos la harina con la levadura química (Royal) y la sal. Opcionalmente, una pizca de pimienta de Jamaica molida. Reservamos.

(2) Batimos la mantequilla con el azúcar polvo hasta que quede ligero y espumoso. Poco a poco, añadimos lo huevo batidos y, seguidamente, la miel.

(3) Vertemos con cuidado la harina y mezclamos. Echamos la mezcla en el molde y alisamos la superficie. La masa no es tan “suelta” como la de un bizcocho clásico pero, al llevar levadura química, crecerá lo suficiente al ser horneado.

(4) Cocinamos en el horno precalentado durante unos 30 minutos, hasta que esté dorado y se separe ligeramente del borde del molde. Retiramos y dejamos enfriar en una rejilla.

Cuando haya enfriado, troceamos y servimos untado con mantequilla.

Mis cambios: he blanqueado las yemas con el azúcar; añadido la mantequilla derretida; incorporado la mezcla de la harina, poco a poco; y, por último, las claras montadas a punto de nieve de modo envolvente. Para disminuir la densidad de la masa, he echado antes un poco de las claras montadas y el resto de forma envolvente.

¡Qué mejor época para hacer un bizcocho de miel que ésta! Mi “papá” ya tiene reservados unos cuantos botes de miel casera para mí. Me encanta, sobre todo con unas tortitas o un yogurt.

24 comentarios:

Marta dijo...

El bizcocho genial. Y siento lo de la bronca. Pero en una cosa discrepo. Para mi, como para Marilyn, el mejor amigo de la mujer es "un diamante"... jejejej. Es broma.

Besitos

Isi dijo...

Ayer llegué muy tarde del gimnasio y no te pude leer.
A veces al leerte sonrío,pero hoy me entristecí,al verme fer,me dijo:"te tiene enganchada",y sonrió.
La oscuridad al truncar el mediodía ensombrece todo a tu alrededor.
Supiste demasiado pronto que no tiene sentido tratar de entender.
Amenazas dirigidas te confunden con desdén,observaciones suicidas se arrancan sin pensar.
Sientes ganas de quejarte pero a diferencia de ante,descubres que sólo serías otro más llorando.
Así que no tengas miedo,si un sonido extraño llega a tus oídos,sólo estás suspirando.
Mientras algunos anuncian la victoria,otros la derrota.En realidad todos pierden y ganan.
Razones personales grandes o pequeñas pueden verse reflejadas en los ojos de cada uno.
Palabras desilusionadas ladran como balas mientras apuntan su blanco.Echan chispas.
Es fácil ver sin mirar muy lejos,que no hay muchas cosa sagradas.
La vida sigue su curso ahí fuera,a tu alrededor.
Una pregunta se ha encendido en tu sistema nervioso.Y aunque sabes que no hay respuesta satisfactoria,
asegúrate de no dejarla,de guardarla en tu mente y noolvidar que a nadie perteneces.
No quieres hacer daño ni culpar a nadie.
Caminas de un lado a otro esposado,das patadas para romperlo todo.Dices,vale,ya tuve bastante,¿Qué más puedo hacer?
Si tus pensamientos-sueños pudieran verse.Pero está bien,es la vida y sólo la vida.
Los perros también corren en libertad.
No dejes de batir tus alas.
Haré esta receta con toda la harina y te contaré,aunque la tuya se ve,mmmm!!
Un besazo y cuídate.

Anónimo dijo...

hola pepinho, hace cosa de un mes que buscando en google una receta de tarta de santiago di con tu blog. Es perfecto, desde entonces he visitado otros, y están bien, pero ni comparación. Eres el mejor! La tarta me salió de conya, así que me compré un molde de madalenas de silicona y la semana pasada hice las que recetabas, ademas de las galletas bretonas. Todo perfecto. A la hora de los postres, además del momento dulce fue divertido, ya que mi chico soltó un Viva Pepinho bien sonoro. Dijo que si había salido tan bien era porque estaba muy bien explicada.Es verdad. Así que acordamos que deberías ser tú quien sustituya en la tele a José Andrés, ahora que no está. En cuanto a tu estado de ánimo, espero que mejore (ahora te necesitamos).¿Has escuchado la canción 'Viaje a los sueños polares', de Family?:
Cuando pesen demasiado la rutina, el trabajo y la vida en la ciudad, nos iremos en un viaje infinito, con esa tonta sensación de libertad... hacia el fondo de ese mundo del que me has hablado tanto, paraíso de glaciares y de bosques polares, donde miedos y temores se convierten en paisajes de infinitos abedules de hermosura incomparable...
A mí me pone de muy buen rollo. Un abrazo y hasta pronto. Rosita de Barna.

Marian Quirós dijo...

Pues soy seguidora de tu blog y fan de tus recetas pero creo que es la primera vez que te pongo algo ....el bizcocho fenomenal y estoy contigo la miel de brezo exquisita ..fina ..amos una delicia para el paladar ...

Ana dijo...

Hola Harry,
aunque llevo algunas recetas sin postear sigo leyendo, no tal vez de forma asidua o tal vez no leyendo todas las entradas enteras...pero sigo. El caso es que después de leer esta última, he decidido preguntarte algo que he querido preguntarte más de una vez pero que no lo he hecho por...¿puede llamársele prudencia? (palabra que no suele ir muy relacionada con mi persona...por suerte o por desgracia).
El caso es que, al igual que muchas personas que también te leen, creo que entiendo por propia experiencia de qué hablas, y por eso me surgen las mismas preguntas que me hice en su día y que por suerte acabé contestándome con sinceridad.
¿Eres feliz?
¿Te merece la pena?
¿Sientes que lo que encuentras en casa al llegar cada día es como la cala donde descansar de las tormentas de fuera?
Y la más importante de todas y que muchas veces se nos olvida hacernos,
¿QUÉ QUIERES EN TU VIDA?
Tú y sólo tú decides qué tener y qué vivir. No quiero sonar dura, pero estoy segura de que nadie te pone una pistola en la sién para que estés donde estés y muebas el rabito cuando lo haces. Otra cosa es que encuentres un secreto placer en dejarte arrastrar por la fuerte corriente que marca/n otra/s persona/s y te cueste aceptar que eres así y ya está. Hay personas que son el mar embravecido, arroyadoras, arrebatadoras y, a veces cálidas y seguras pero otras frías y peligrosas. Las hay que son la roca, dura o arcillosa, inamovible, pero que el mar acaba puliendo a su gusto y manera. Y las hay que son el pequeño barquito, que parece ir por donde el mar quiere, pero que con su lucha y esfuerzo acaban llegando al puerto donden quieren.
Si no te sientes lo feliz que crees que podrías ser, actúa para cambiar tu vida. Por lo poco que he leído entre las líneas que escribes, estoy segura de que puedes hacer eso y más. No te conozco de nada, pero pareces una persona buena, inteligente e interesante, no olvides nunca eso y cuáles son tus prioridades en la vida, lo que de verdad te hace abrir los ojos cada mañana con ganas de comerte el mundo con un ganache de chocolate y café por encima.
Un abrazo y espero haberte ayudado más que fastidiado con esta imprudencia.

Sil dijo...

Seguramente yo tambien rezongaria por alguna trivialidad parecida, pero si me esperan con la cena y encima algo como esto para el cafecito, creo lo dejaría pasar!! =)
Es curioso como todos se involucran o se sienten mas o menos identificados con tu historia...
Un saludo

Jose (Trassto) dijo...

Buenas... Pues aunque ayer fue la primera vez que me atreví a "postear", creo que voy a ser un lector más activo de cuando en cuando.
Primero, un comentario culinario. Aún estoy chupándome los dedos de las galletas de azúcar y nueces que hice ayer. He rellenado un bote de galletas que, para dos personas "normales", duraría un mes... en mi caso espero que aguante un par de semanas :) Y encima he comprado cremor tártaro en cantidades industriales! por lo que no tengo excusa para no seguir cocinándolas (salvo el terrible michelín que amenaza con quedarse conmigo).
Segundo, un comentario acerca de los estados de ánimo. ¿Quién no tiene un mal día? ¿quién no ha soltado más de mil veces un comentario desafortunado? Sé que las formas son importantes, pero más aún lo es el contenido... Y muchas cosas se solucionan con una sonrisa, un rozar de manos y un... "te quiero" :)

Marisela dijo...

Me encantaría hacer esta tarta, pero en casa son tan poco amigos de la miel, (con lo que a mi me gusta).

el otro día hiceel bizcocho de limón y quedó increible, tan suave y esponjoso. Uhmmm, que desayuno me he metido entre pecho y espalda.

Harry, ufff, a veces me das pena. Me imagino que debes de estar viviendo con una persona tan sumamente egoista que solo mira su ombligo. O por otro lado algo así como la srta. Rotenmaller (no se bien como se escribe, pero la de Heidi)
Perdona que sea tan sincera, pero me da la impresión de que no falta mucho tiempo para que el animal de compañia de un puñetazo en la mesa y deje las cosas muy claras o tome decisiones.

Deseoche o mellor. Un bico

Harry Haller dijo...

Os agradezco muchísimo vuestros comentarios y vuestra compañía… día a día, receta a receta.

La vida es muy difícil, supongo que no sólo para mí, pues nadie es perfecto. Desde pequeño siempre he estado demasiado acostumbrado a ¿sufrir? Ha sido como una especie de masoquismo obligado que me ha ido curtiendo día a día. Tal vez por ello me gusta tanto correr… sobre todo cuando llego cansado. La vida en un pueblo de Galicia era (y sigue siendo) muy difícil, y más si uno ha estado estudiando en colegios internos, porque mis padres consideraron que sólo ahí podrían darme la educación y los conocimientos o inquietudes que desde pequeño demandaba (le habían dicho médicos a mi madre tras ciertas pruebas) y no podían (pensaban) proporcionarme. Se diría que tenía unas necesidades especiales. Eso me volvió muy introspectivo, demasiado, idealizaba el mundo y al amor. La culpa de los males siempre sería mía…

Me pregunto si vosotros, todos, sois felices, si todos los días sonreís y dais un beso en la boca o en la mejilla, de los verdaderos, a vuestra pareja. ¡Hacedlo ya! Si es así, vivo engañado conmigo mismo; si es así, es mi “capacidad de sufrimiento” (como dice mi hermana) la que me mantiene en esta situación. Eso es lo que estoy intentando descubrir, si realmente la generosidad es compartida, si el amor perdura y, si existe, si es suficiente. No me da rubor contarlo, sólo herir a alguien que pueda leerlo y, sobre todo, a M. Cuando quiero hablar de “verdades” rehúye la conversación, ha sido educada para eso, para “parecer”, aunque sé que quiere cambiar ese aspecto.

Soy yo quién habla. No es bueno hablar mal de mi pareja, pues no es justo, tiene muchas cosas realmente admirables. Es extrovertida, lanzada al mundo, organizada,… pero también es muy egoísta, ella lo sabe y se lo repito con mucha frecuencia, cada detalle lo quita a la luz. Al tratar el tema piensa que lo contrario de egoísmo es generosidad, y no, el antónimo es “altruismo”, ser generoso pero aún a expensas de hacer algo que se oponga a los intereses propios. Sigue confundiendo “comprarme algo” con altruismo; no descubre que prefiero un momento de “tolerancia”, que las cosas pueda hacerlas por un momento “a mi modo”, que el mejor presente que pueda comprarse.

No he tenido muchas relaciones en mi vida, mi timidez siempre ha sido un obstáculo, pero diría que ella es una persona muy egoísta. Ése es el adjetivo. Tal vez todos tengamos mucho de ello, quizás busque una perfección de carácter imposible, no lo sé. Algún día de estos lo sabré…

Desearía que algún día se acercase Loli, mi hermana, o Martín, mi hermano, y tanto como me conocen a mí y a M, pudiesen decirme qué es lo que, sinceramente, piensan (desde fuera) de mi vida. No me importaría escuchar verdades.

Con todo ello se me había olvidado hablar de la receta. Es un bizcocho bastante compacto, mejor recién hecho. Una vez frío es un buen acompañamiento para mojar en leche. No me gusta hacer comparaciones, pero los prefiero húmedos, por ello me devoré la mitad nada más salir del horno y hoy no me ha sabido igual de bien.

Cuando digo que algo está “rico” lo digo con toda la sinceridad del mundo. Si digo que las galletas de azúcar me parecen, dentro de su sencillez, increíbles, lo digo con sinceridad, pero, obviamente, siempre ciñéndome a mis gustos y apetencias. Ahora estoy en un momento “bizcocho”, necesito encontrar sabores que me recuerden a “la familia”, sabores de la infancia, sabores eternos y no cansinos…

Muchos besos a tod@s!
Muchas más gracias por los comentarios.

Anónimo dijo...

Hola a todos, disculpe que mi comentario no tenga mucho que ver con la platica, jijiji, primero felicitar a Harry hace poco descubri su paguina y la visito muy frecuente. Yo creo que la vida es dificil a mis 21 años no recuerdo haber vivido una felicidad constante, malos y buenos momentos, aunque a veces los malos son mas,jeje, he tenido que disfrutar los buenos y aprender de los malos.....
chicos alguien sabe como hacer tartinas, son las galletitas que en el centro tiene mermelada, son mis favoritas y me gustaria poder hacerlas, espero puedan ayudarme
saludos a todos Miri

Anónimo dijo...

Te diré que descubrí tu blog por pura casualidad y todos los días paso por ahí, tus recetas son fabulosas, mil gracias por compartirlas con nosotros.

Espero que superes muy pronto esta etapa de tu vida, tiempo al tiempo....

Un bezote, Carmen

Guru dijo...

Hola! tras un par de días fisgando a hurtadillas ya es hora de dar la cara.

Tengo poco tiempo pero necesitaba decirte que tu blog es F-A-N-T-Á-S-T-I-C-O.

Estoy deseando poder leerlo con más calma y aventurarme con alguna de tus recetas.

Saludos desde Gran Canaria.

Ana dijo...

Hola de nuevo Harry,
aquí vuelvo con mi imprudencia.
Contestando a tus preguntas,

Nadie es feliz todos y cada uno de los días; seguro, o al menos igual de feliz cada día, porque siempre ocurren cosas que pueden ensombrecer un poquito ese estado de ánimo. Además, ¿habría felicidad sin tristeza?
Ahora te hablaré por mi propia experiencia, que no puedo hablar por la de los demás.
No, todos los días no doy o recibo un beso de los verdaderos en la boca o en la mejilla de mi pareja, pero he llegado a entender, que a veces, aunque para mí no sea de los verdaderos porque mi estado de ánimo me pone trabas,o porque estoy un poco gris o cabreada con el mundo, para él puede que sí lo sea, y eso, al final, ayuda en general a los dos. Otras veces, por supuesto le pasa a él, y hay días que nos pasa a los dos. En esos, no nos damos ni un beso y hasta nos soltamos alguna palabra que duela.
Sin embargo, llevamos 11 años, que serán 12 dentro de nada y hemos pasado por crisis, desacuerdos, distanciamientos y hasta separación. Pero algo te puedo asegurar, el amor no dura 2 años sólo. Estoy segura que mucha gente te lo puede confirmar.
Tal vez es que no sea amor lo que hay después de esos dos primeros años o meses o semanas. Tal vez es conexión, o entendimiento, o comodidad o lo que sea. Da igual, lo que importa es que cuando estás puteado en el trabajo o triste por algo, el pensamiento que te viene a la cabeza es que estás deseando llegar a casa y estar con esa persona que está allí, porque ella te reconforta, te hace sentirte a salvo de todas las gilopolleces que hay que aguantar en el mundo. Incluso aunque tenga un montón de defectos que te desesperan y que odias, o peor, que tenga la "virtud" de hacerte ver tus peores defectos. Porque al final, es tal el entendimiento y conexión que hay entre ambos, que merece la pena claudicar ante esas cositas. Te lo digo yo que soy alguien con muchísimos defectos y que tengo esa "fantástica virtud" de recordarle a mi pareja los suyos.
Todos los seres humanos somos egoístas, es un comportamiento animal. Siempre queremos más y mejor. Pero a algunos nos educaron a inhibir eso y nos fastidia cuando el que está a nuestro lado no lo hace. Lo sé. La única solución es un cambio por ambas partes, un inhibidor para uno y un potenciador para el otro. Quiérete tú, deja ya de cogerte el trozo de pastel más pequeño para dejar el más grande y mejor para tu pareja si sabes que ella no lo haría por tí, porque si no, seguirás alimentando ese sentimiento de abandono que tienes y reprochándole en silencio a ella que sea tan egoísta. Es así de simple, o al menos, a mí me funcionó.
Si quieres que tus hermanos te digan lo que piensan de tu vida, ¿por qué no les preguntas? Seguramente por lo tímido e introvertido que dices que eres no te lo han dicho ya. HABLA!!! que para una de las pocas cosas que quedan gratis...
Y por último, la capacidad de sufrimiento no sirve para nada bueno. La misma expresión lo dice: tener capacidad para sufrir. Y digo yo, ¿quién quiere sufrir? ¿O es que es ese el problema otra vez? Ese masoquismo que a veces nos impide ser felices. Y todo esto te lo digo con conocimiento de causa....lo atestiguan un montón de años de infancia y adolescencia nada fácil.
Un gran besazo y como decimos por aquí abajo, "éshale güevos a la cosa", sé tú quien patrone tu barquito.

P.D.: La semana pasada hice las American Cookies, aún estoy recibiendo peticiones de galletas...buenísimas, aunque para mi gusto, reduciría la cantidad de azúcar blanco (soy poco dulcera). Mañana voy a hacer una tarta, estoy entre la de mango, coco y lemongrass y la de creme brulee de chocolate y café.
Ya no te contaré hasta dentro de un par de semanas al menos, que no veas que dos parrafadas que te he colgado.

Harry Haller dijo...

Hola,
Me tengo que ir a dormir, pues mañana debo que estar despierto a las 7 (menos de cinco horas) pero sólo dos cosas: gracias por los comentarios, éstos son los que han hecho que me aclare un poco (o un mucho) y anime un mucho (o un poco). “ana”, tienes mucha razón en todo…

Permitidme otra licencia, voy a decir un taco que por aquí ayuda mucho: ¡manda carallo!, ¡a vivir que son dos días!. Aunque mañana vuelva a darle vueltas a las cosas porque me haya puesto mala cara por tener la luz de estudio encendida… estando en la cocina.

¡Carallo!, si es muy fácil.

Otra cosa, no conozco esas galletas. Tal vez se llamen de otro modo. Buscaré. A ver si alguien puede ayudarte.

Si te gusta el chocolate, la “Delicia de chocolate y almendra” es la primera que me viene a la cabeza. De las dos que me dices, me quedaría con la de café… ¡y eso que no soy cafetero!, el problema es que no tenía lemongrass.

A mí me encantan las que queso, sobre todo, “La tarta de queso estilo NY con crèma fraîche” o las tartas de queso frías (varias), la “Tarta de Santiago”, no sé… muchas. He visto que tendré que hacer más tartas, hace tiempo que no hago una, sobre todo alguna tradicional… “Selva negra”, “Saint Honoré”, “San Marcos”, “Brazo”…

Besos!

Isi dijo...

Si, soy feliz.Cuando me levanto me miro al espejo, sonrío y digo:"aquí estoy,un día más a comerme el mundo.
Si,creo en el amor,en la otra mitad de lo que yo soy,en la pieza que falta.
Si,creo en el amig@,amant@ y compañer@.
Si,creo en el respeto,la sinceridad y la justicia.
Si, los besos son verdaderos,salen del corazón y los das por las cosa más insignificantes y sencillas.
Todo con un amor que no se inclina.
Estar cerca del otro,sea cosa natural.
Que tu vida sea más rica para vivir y te enseñe a dar y compartir.
Seca las lágrimas de tus sueños y te saca del hoyo,sacia tu sed y deja satisfecho el deseo de tu alma.
A veces el amor corta como un cuchillo.
Lo perdido ,perdido está,no se puede recuperar lo que se llevó el viento.Pero que el otro sea tu felicidad.
Agarra al otro con fuerza,siempre hay mucho de que hablar y mucho que traer a la memoria.Preguntarse ¿de verdad que todo está bien?
Traer juntos un soplo de felicidad.
Nunca llegar a pensar:" qué me pasa,no tengo nada que decir".
Hay incontroladas nubes tormentosas
junto a tu puerta.Piensas para tí que quizá no logras aguantar ya.Pero que magnifica sensación saber sólo que la tienes cerca.
Que haga que tu corazón de vueltas.
El hombre dentro de tí se esconderá
a veces para evitar ser visto,pero sólo porque no quiere convertirse en una máquina.
Habla,escucha,expresa tus sentimientos,que nada quede dentro.
Todo tiene su lado bueno,de los palos se aprende.
La felicidad,merece una oportunidad.No la dejes pasar,lucha por ella.
Hice el bizcocho,puaj!que desatre,seeeco!! o lo mojas en leche o nada.Hice la receta original,nunca más!Puse toda la harina,la levadura indicada y los huevos con lo demás.Pero quería ver que pasaba,no lo recomiendo,
repetiré con tus medidas,más adelante,claro,ahora me llego éste.
Un besazo.

Harry Haller dijo...

Lo prevenía, ,

Yo eché mucha menos harina, ¡hasta creo que le puse unos 140 gr. (a ojo) hasta que consideré que la textura era la adecuada antes de añadir las claras!, y el… ¡triple de levadura!. Aún así, salió en su punto y conservando un gran sabor, con una textura en su justa medida (puede verse). Tengo que hacerlo con “mis medidas” de nuevo. El único problema que tiene es la harina, modificaré la receta original para que nadie caiga en ese error. Gracias.

Tal vez debí aclararlo del todo, sin limitarme a poner exactamente la receta original.

He encontrado la receta original en Internet:

http://uktv.co.uk/food/recipe/aid/571039(se ve la hizo en TV)

O esta otra (de un blog) con algo de menos miel pero exactamente igual:

http://cookbad.blogspot.com/2007/08/heather-honey-cake.html

Mirad, veréis que no engaño (aunque no entendáis ni "papa" de inglés lo ingredientes son fáciles de identificar). O han puesto algo mal o seguid mis recomendaciones.

Cuando uno hace un bizcocho lo usual es poner entre 25 y 40 gr. de harina por cada huevo (la mitad en peso), siempre que no lleven ningún otro liquido ni mantequilla. La otra solución sería incrementar el número de huevos hasta unas 4-5 unidades, yo lo probaré.

Un bizcocho genovés, por ejemplo, lleva unos 140 gr. de harina para 4 huevos y unos 40 gr. de mantequilla. Suele ser la mitad del peso de harina que de líquidos (huevos) . En este caso, o unos 140 gr. de harina o unas 5 unidades de huevos. Así quedará perfecto. Besos.

Eres una persona afortunada si te sucede todo eso al levantar por la mañana….

Besos y gracias.

Ana dijo...

Voy a incumplir con mi palabra de que no escribiría hasta dentro de dos semanas.
Cuando dije "american cookies" me refería a las galletas de chocolate y nueces (american cookies).
La tarta. ¡Es curioso! Estaba decidida a hacer una de las dos que te dije y, ayer por la noche, J me dijo que porqué no hacía mejor la New York Cheesecake, y ahora acabo de ver tu sugerencia. Así que la tengo ya en el horno.
Este ha sido cortito al menos...jeje.

Shinta dijo...

Muy buenas,
y premio para el señor más dulce....!!!

Todo un éxito encontrar esta pagina, mi casa tiene otro olor esta semana. Que pena que pronto tendré que volver a mi trbajo habitual y el tiempo escasea.

Tengo que seguir leyendo porque algunos ingredientes ni los conozco y no se si valdría la pena comprarlos, así que he probado con los habituales.

De pasada, decirte que la felicidad dura lo que dura (¿dura? nooooooo), dura lo que dura leer un párrafo, si tienes la suerte de alargarlo y repetirlo infinidad de veces, eso que te llevas. En nuestro caso, cuando las aguas están turbias y el morro torcido, intento recordar que es aquello que despertó el amor....esa cualidad, ese rasgo, esa virtud, esa complicidad que desató la lluvia de energia en el corazón, ese termómetro que según tu te gustaría tener. A veces llueve mucho en el corazón y luego viene una larga época de sequia. Sí, el cambio climático, lo haya o no, sigue viviendo tu vida siendo fiel a tus sentimientos, aunque a veces seamos un poquito egoistas, si uno mismo está bien y feliz, acaba trasmitiéndolo al otro.

Tú pareces dulce, no te amarges, sonrie, puedes contagiar a quien tengas a tu lado. Seguro!!!!

Un besito. Shinta.

Anónimo dijo...

LO HE HECHO ES FANTASTICO , GRACIAS POR LA RECETA

Margach dijo...

Hice este bizcocho ayer y quedó genial. ¡Gracias por la receta!

Margach dijo...

Hice este bizcocho ayer y me quedó genial. ¡Gracias por la receta!

pichuladas dijo...

HE HECHO EL BIZCOCHO UN PAR DE VECES ESTÁ BUENISIMO. GRACIAS

pichuladas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
joyeria en linea costa rica dijo...

que buena receta se ve genial. creo que voy hacerlo para el cafe.
Gracias por compartirlo.

Publicar un comentario en la entrada

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.