jueves, 22 de marzo de 2007

Milhojas de Crema


Historia de una milhojas.
Parte II: las milhojas

No sé si serán mil hojas, es probable que sea una exageración, pero no le falta mucho. El tema está como sigue, ya tengo los ingredientes: el hojaldre, la crema y el azúcar glasé. Sólo hay que hornear, rellenar espolvorear y comer.
Las milhojas se pueden hacer con crema, nata, fresas, con crema de miel, trufa, con chocolate por encima, grandes, pequeñas, con azúcar glasé,… pero no dejaran de ser mil hojas. Las que más me gustan son las de crema. Con chocolate por encima también están muy buenas.

En dos palabras:…



Se puede emplear hojaldre congelado pero, para los que todavía no os hayáis atrevido, os recomiendo que echéis un vistazo a la receta del hojaldre que he puesto en el blog. Es sencilla, puede ser que la primera vez no salga como se quiere pero se va aprendiendo poco a poco. Hace tiempo que lo hago y cada vez veo algo nuevo. No hay comparación con el comprado.
El hojaldre congela perfectamente y dura mucho tiempo. Acostumbro a realizar una buena cantidad para congelar y descongelarlo según sea necesario: empanadas, tartas, empanadillas o tequeños, son un ejemplo.
Sin embargo, si tenemos prisa o no nos apetece “perder el tiempo”, podemos emplear el congelado. El congelado resulta muy homogéneo, casi perfecto, barato pero más insípido (a mi parecer). En este caso podemos darle un par de vueltas al hojaldre antes de proceder al horneado.

Ingredientes

(1) Descongelamos el hojaldre. Procedemos a espolvorear la superficie de la mesa de trabajo con harina (no mucha) y estiramos bien la masa. Como este hojaldre, a diferencia de otros, no debe subir demasiado procedemos a darle una o dos vueltas más si queremos que quede más hojaldrado.
(2) Una vez el hojaldre esté bien estirado y fino, lo ponemos sobre una bandeja de horno con papel de hornear. Pinchamos la superficie con el tenedor para evitar que crezca. Pintamos con un poco de huevo batido o claras (no necesario, pues la superficie quedará hacia el interior de la milhoja), esto me sirve para comprobar el punto de horneado.
Cortamos los bordes con un cortapastas formando un rectángulo perfecto.
(3) Horneamos a unos 180º durante un os 30 minutos, esa temperatura hará que no suba demasiado. Pese a todo, hay que ir echándole el ojo de vez en cuando para evitar que se queme, si la hemos puesto muy fina se hará mucho antes.
(4) Retiramos del horno y procedemos a cortar el hojaldre. Lo cortaremos en dos, en cuatro o en ocho, dependiendo del tamaño que queramos para cada pastelito. Cuidamos que encajen unas con otras, recortando los trozos sobrantes y comiéndolos!
(5) Con ayuda de una manga pastelera (yo tengo “pistola pastelera”) echamos la crema sobre la lámina inferior. Las láminas tienen una superficie lisa, la que ha horneado hacia abajo, y una superficie menos lisa, la parte superior; debemos tapar las milhojas con la superficie lisa hacia arriba.
(6) Espolvoreamos con azúcar glasé.

Me ha entrado un hambre! que me voy a tomar una (¿o uno?, otra duda!).
Ciao!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero que delicia,ademas lo explicas de tal forma que notas hasta el sabor......mmmmmmmmmmm;te contare como me han salido a mi porque ahora mismo voy a hacer esas estupendas milhojas.Gracias por tu receta. Lola

Anónimo dijo...

que riiicoooo hoy voy a ver si lo hago :D

Olga dijo...

Nunca he preparado Mil hojas
Tu receta me parece facil, solo tengo un inconveniete. Yo he comprado la masa congelada.
Solo tengo que estirarla? No la corto? Se cocina primero y luego se corta? esa es mi ignorancia. Necesito una explicacion para eso. Muchas gracias.

pepinho.com dijo...

Ahora tengo que dejarlo, pero sí, se hornea y luego se corta. Cuando tenga un poco de tiempo te diré cómo hacer para que quede mejor (caramelizada)

Debes estirar el hojaldre con un rodillo y pinchar la superficie con un tenedor para que no crezca demasiado. Lo ideal es caramelizar el hojaldre con azúcar y poniéndole un peso (otra bandeja) encima... ya lo comentaré.
Gracias.

Dulzuras Artísticas dijo...

Que rica y sencilla. Es mi preferida desde pequeña, junto a un vaso de té con limón bien frío, es lo máximo!
Te sigo

http://dulzurasartisticas.blogspot.com/

Publicar un comentario

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.