viernes, 29 de junio de 2007

Risotto tres quesos y gambas

Oliver Twist

Se trata de una adaptación de una receta de Jaime Oliver, ese cocinero joven, famoso, divertido y británico, pero cuya cocina tiene más de italiana que de británica. Nada de fish-and-chips. He visto varios libros suyos y, en la mayoría, predomina la cocina de origen italiano: pizzas, risottos, pasta,… Se nota que ha tenido maestros de la cocina mediterránea.


En el blog ya he puesto una receta suya de unas galletas de naranja que también emplean otro ingrediente típicamente italiano: la polenta. Gracias a él he empezado a emplear la polenta para acompañar varios platos, sobre todo carnes. Está estupenda con mantequilla, parmesano y alguna especia que otra (pimienta, nuez moscada…).

Como del amor al odio va un paso, un centímetro. Jaime es tan odiado como querido por los británicos. Aparece entre los 30 primeros de la lista de los británicos más odiados elaborada por Channel 4 (“Aquí hay tomate” ;-)), encabezada por Tony Blair y en la que también aparecen: Victoria Beckham (¡sorpresa!) o ¡Harry Potter!.

Las listas

Como he empezado con las listas seguiré un ratito. Los británicos tienen la costumbre de apostar por todo: si saltará desnudo alguien a un campo de fútbol/rugby es un buen ejemplo. Las listas pueden ser otra excusa para apostar.

Otra lista que recuerdo es la del peor británico de la historia. El ganador es…: ¡Jack el destripador! Que curiosamente “sólo” tenía cinco víctimas reconocidas. Conozco a algún británico que tiene alguna más sobre sus espaldas. Siguiendo con el morbo, decir que nunca se encontró al asesino, por mucho que en las películas se apunte a algún médico o cirujano.

Las 1000 mejores 10 películas de la historia

Una lista que realmente me ha interesado es la de las mejores películas de la historia. Como siempre elaborada por el Instituto de Cine Americano y, como siempre, principalmente americanas. En este orden: Ciudado Kane, El Padrino, Casablanca, Toro Salvaje, Cantando Bajo la lluvia, Lo que el viento se llevó, Lawrence de Arabia, La lista de Schindler, Vértigo, El Mago de Oz. Pues eso, todas buenas, como no, pero discrepo sobre la verdadera calidad de algunas: “Lo que el viento se llevó”, me recuerda a un culebrón, se hace larga y “francamente querida…”; “El Mago de Oz”, es demasiado americana, la historia es bonita pero (par mi gusto) a la película le falta algo; ¿No es mejor “El Padrino II” que la primera parte?; ¿Es “Vértigo” la mejor película de Alfred Hitchcock?, ¿no tiene demasiados errores argumentales?, la música es única, eso sí;…

Me faltan, por poner unos ejemplos, sin orden significativo: “La gran Ilusión”, “¡Qué bello es vivir!”, “¡Vivir!”, “Taxi Driver”, “Apocalypse Now”, “El apartamento”, “Perdición”, “Manhattan", “Los 400 Golpes”, “Matar a un ruiseñor”, “Ordet", “Ladrón de bicicletas”, “M”, “Perversidad”,… y un millón de películas menos conocidas que no mencionaré ("Paisaje en la niebla", "Rompiendo las olas", ...).


Las vacaciones

Ya no nos queda casi nada para irnos de vacaciones y ya hemos reservando el siguiente viaje: la primera semana de septiembre a Egipto. Esa ha sido una elección personal de M, está fascinada por el mundo egipcio y yo no pondré ningún “pero” al viaje. El problema: no me gustan los viajes organizados. Los pocos viajes organizados que hemos hecho, salvo el de Kenia, nos han resultado un poco pesados, nunca falta la visita a una fábrica en la que te quieren vender a precio de turista productos, supuestamente, realizados a mano o con una calidad, más supuestamente, suprema.

Siempre he soñado con algunos viajes, unos más cercanos que otros. El de Irlanda, que todavía no conozco (sí Inglaterra), lo hemos dejado durante años por la cercanía. Irlanda siempre ha aparecido en mis sueños como un lugar en el que pasar mi vida, un lugar apartado, en la costa y paseando por las playas de “La hija de Ryan”.

El otro viaje deseado ya es más complicado, está en las antípodas: Australia y, sobre todo, Nueva Zelanda. Para esos viajes se requiere un tiempo que en estos M no puede disponer. Estuvimos relativamente cerca varias veces: en Bali, La India o en Tailandia, “sólo” nos quedaban unas horitas más de avión… Bali está lleno de australianos deseosos de hacer surf. Tiempo al tiempo. La Antártida también es un lugar al que siempre he querido ir. No sigo, la lista sería interminable.

Vera Lynn

Permitidme la licencia y pondré un fragmento de una canción de Vera Lynn:

We'll meet again
Don't know where
Don't know when
But I know we'll meet again
Some sunny day
Keep smiling through
Just like you always do
'Till the blue skies
Drive the dark clouds far away



So, will you please say hello
To the folks that I know
Tell them I won't be long
They'll be happy to know
That as you saw me go
I was singing this song



We'll meet again
Don't know where
Don't know when
But I know we'll meet again
Some sunny day...



Ingredientes
  • Aceite de oliva
  • ½ cebolla, picada muy fina
  • 1 diente de ajo muy picadito
  • 1 trozo de apio, picado en trozos pequeños.
  • 100 gr. de arroz
  • ½ vaso de vino blanco, de buena calidad
  • Caldo de pollo, son necesarias unas 4 partes de caldo por una de arroz, unos 350 ml. En la receta de J.O. se indicaban 250 ml, es muy poco.
  • Sal y pimienta
  • 25 gr. de queso Gruyere, picado fino.
  • 25 gr. de queso Taleggio, también picado fino. He empleado un queso untuoso de Portugal que tenía en la nevera.
  • 35 gr. de mantequilla
  • Queso parmesano recién rallado, unos 15-25 gr.

(1) Calentamos el caldo de pollo en un cazo. Para no cortar la cocción del arroz, y evitar que se rompa, el caldo debe estar caliente cuando se lo vayamos echando al arroz. Podemos hacerlo con una pastilla de buen caldo de pollo.

(2) Calentamos aceite de oliva, un par de cucharadas, en la sartén. Añadimos la cebolla, el ajo picado y el apio. Freímos a fuego moderado hasta que esté traslúcido, unos 5 minutos. Echamos las gambas peladas y cortadas por la mitad, sobre todo si son grandes. Dejamos que se hagan un poco.

(3) Añadimos el arroz, subimos el fuego y cocinamos durante un minuto, removiendo constantemente hasta que el arroz tenga un aspecto ligeramente traslúcido.

(4) Añadimos el vino y seguimos removiendo. Una vez que el vino ha sido absorbido por el arroz, echamos una cucharada de caldo, sal y pimienta negra recién molida.

(5) Entramos en el proceso característico de la elaboración de un risotto: bajamos el fuego y poco a poco vamos añadiendo el caldo con ayuda de un cucharón, removiendo constantemente. Echamos un poco de caldo, y sin dejar de remover de vez en cuando, esperamos a que lo absorba o se evapore hasta añadir la siguiente porción. Con cariño y de abajo hacía arriba.
Seguimos este procedimiento hasta que el arroz esté en su punto, ni duro ni pasado, “al dente”. No debemos dejar que se deshaga. Este proceso dura unos 15-20 minutos, aproximadamente.

(6) Cuando el arroz esté cocinado echamos el Gruyere y el Taleggio. Dejamos que se funda en el arroz. Retiramos del fuego, echamos la mantequilla y queso parmesano a gusto. Dejamos reposar un 2 ó 3 minutos y tomamos todavía caliente.

Un plato riquísimo, sobre todo para los amantes del queso como yo…

¡Felices vacaciones!. Como se dice en Obaba:

“CUALQUIER LUGAR ES BUENO PARA VIVIR SI UNO ESTÁ A GUSTO”
Firmado Pepinho, alias Harry Haller, alias Antoine Doinel, alias larsvontrier...

6 comentarios:

vaderkap dijo...

Sólo felicitarte por tus recetas, simepre tan bien detalladas y lo fáciles que parecen. Hace tiempo que voy buscando tiempo para el conejo con cerezas y creo que hoy dispongo de él (y del conejo y de las cerezas claro!) Este risotto lo haré otro día: tuve una mala experiencia que aún no he olvidado.
A M felicitarla por su elección para las vacaciones. Nosotros estuvimos el año pasado de luna de miel y nos encantó. Nos desencantron como a ti las visitas obligadas a la tienda de perfunes, figuras de piedra y el taller de alfombras. Pero tú sólo mira, sonríe y diu muy bonito pero... tengo gato (en la fábrica de alfombras), no uso/usamos perfume (a mi como no conocía/reconocía ninguna marca, es cierto, de colonia me dejaron en paz) y así hilvana excusas... Mucha suerte y no olvideis probar los dátiles, son tan buenos...!

Hasta pronto

Harry Haller dijo...

Gracias,
Estos días no podré conectarme.
Simplemente pido disculpas y que te guste el conejo.

Saludos.

chocolat dijo...

..uff..menudas vacaciones te esperan..lo principal..que las disfrutes!!..

..lo unico..que no conozcas Irlanda..no tiene perdon..jejeje,
lo siento,es digamos mi debilidad personal..
un sitio magico,unico,de cuento..donde me perderia para siempre..y tengo claro que si alguna vez me tocara una loteria..lo converteria en mi residencia fija..

bueno..ahora en serio..disfruta mucho de las vacaciones y vuelvecon energisrenovadas.ycon mucha inspiracion para platos estupendos..

el risotto..lo probare es un plato que gusta mucho en casa...

lo dicho..un beso y fliz descanso!!

Harry Haller dijo...

Hola,
Estoy de paso y aprovecho para saludar.

Desde luego, no tengo perdón, pero somos dos y hay que buscar vacaciones consensuadas, más o menos. En mi caso menos que más.

La única elección (real) personal ha sido NYC, Paris (que tampoco tenía perdón, hemos ido hace muy poco) y Países Bajos… Kenia fue consenso, el resto, que son muchos, ha sido básicamente su elección.

Besos a todos.
Nos volveremos a encontrar. Espero que pronto.

Anónimo dijo...

Hola, he encontrado tu blog por casualidad y me encanta. Tus recetas nos vuelven locas a mi hija y a mí, sobre todo a ella las que más le gustan las de repostería, es supergolosa. Te he puesto en favoritos.
Una pregunta, en el risotto tres quesos y gambas, cuándo pones las gambas? es que no lo veo, ni siquiera qué cantidad he de poner. Aprovechas el caldo de cocer las cabezas para añadirlo al risotto o quedaría demasiado fuerte?
Un saludo y buenas vacaciones.
Isabel

Isabel dijo...

Ahora ya no soy anónima. Gracias y sigue escribiendo

Publicar un comentario

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.