martes, 12 de junio de 2007

Pollo con frutos secos y setas

Las despedidas

Cómo debe uno despedirse de un correo o una carta ordinaria es todo un misterio para mí. Opciones, muchas, aquí las más conocidas y empleadas (que yo sepa):

a) “Saludos”
Como dice un compañero, “nadie va por la calle y cuando se encuentra a un amigo le dice ‘Saludos’”. Dice “hola”, etc. Es el formato más empleado y por ello el más aséptico. Ni demasiado, efusivo, ni demasiado distante. Aunque lo empleo mucho, en cualquiera de sus variantes (“Un saludo”, “Saludos”, “Salu2”,…), es el mejor recurso cuando no sabemos con quién tratamos.
Si mantengo una charla a veces intercalo “Un Saludo” con “Saludos”, …

b) “Un abrazo”
Demasiado serio para mi gusto Si tienes cierta confianza con la otra persona pero existe un cierto nivel de respeto o distanciamiento. Casi ni lo empleo, sigue teniendo ese toque de distancia que no me gusta en absoluto.

El detalle. Mi padre es un poco reacio a exteriorizar el cariño y con él me pasa una cosa muy graciosa. Cuando llamo por teléfono y lo coge (raras veces, pues no le gusta nada) siempre me despido con “besos” o “un beso muy grande”, a lo que él me responde: “un abrazo”, como si tuviese miedo a expresar lo que siente. Más curioso resulta que cuando me despido en persona siempre nos damos dos besos.


c) “Besos”
A mí es la expresión que más me gusta, es cordial, agradable y de confianza, pero claro, puede dar lugar a situaciones incómodas. A veces, para aligerar el peso de la expresión le doy un toque: “Besos (sin lengua)” ;-)
La versión en gallego: “bicos”, queda más informal y, teniendo el toque de cercanía y confianza, libera bastante la tensión que podría generar un “besos”.

d) No poner nada
Esa opción (casi) nunca la empleo. He visto que mucha gente en foros, mensajes, etc. simplemente hacen una mención al tema a tratar y no cierran el mensaje con ningún tipo de saludo. Es una forma de cubrirse las espaldas. Además, ¿tiene sentido, mientras mantienes una conversación en un foro, estar despidiéndote constantemente? La lógica es aplastante.

Por el momento seguiré poniendo “saludos” o “besos “(sin lengua), pero aclaro: “besos” no es ningún tipo de acoso, es sólo una expresión de cercanía y cordialidad ;-)

El problema se agranda cuando tienes que escribir en inglés. El otro día envié un correo con “Best Regards” (a un “Professor” que no conocía personalmente) y me respondió “Sincerely”. Un poco de palo, tal vez me pasé de confianza, por lo menos no le puse “Best” o “Ciao colega”. La siguiente vez puso simplemente sus iniciales.

Si es un foro no hay problemas: “Regards” es una buena solución, incluso en su versión abreviada: “rdgs”. El problema es si se lo envías a un desconocido o a un amigo, ahí incluso depende se si es USA o UK: “Yours faithfully”, “Yours sincerely”, “Best regards”, “Warm regards”, “Kind regards”, "Cheers", …

Este pollo está muy bueno

Es una adaptación de una receta de José Andrés, experto en caramelizar la cebolla y tapas ;-). Desde que he descubierto ese sistema de preparación de la cebolla lo he empleado en muchos platos con muy buenos y mejores resultados. La cebolla queda más tierna y con un ligero sabor dulzón que contrasta con los sabores salados del plato.
Si queremos una salsa más homogénea y sin encontrarnos la cebolla, la podríamos pasar por una batidora antes de echarle los frutos secos, tal y como he hecho con el conejo en salsa de cerezas.


Ingredientes
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra (2 para dorar el pollo y añadimos 2 más para caramelizar la cebolla)
  • 4 muslos de pollo (unos 250 gr.)
  • Sal
  • 1 diente de ajo.
  • ½ cebolla grande, pelada y cortada en tira finas
  • 8 orejones
  • 2 ciruelas pasas
  • 1 cucharada de pasas
  • 2 cucharadas de avellanas, sin cáscara y cortadas por la mitad
  • 1 cucharada de piñones
  • 1 nuez, cortada en trozos de medio centímetro
  • 1 ramita de canela
  • Un puñado de setas secas (al gusto) que debemos dejar hidratando ¾ de taza de agua.
  • 2 cucharadas de coñac
  • ½ taza de vino dulce moscatel o jerez
  • 1 taza y ½ de caldo de pollo. Si empleamos setas secas echamos mitad de caldo de pollo y otra mitad del agua de hidratar las setas.
  • 1 cucharadita de cebollino picado (opcional)
(1) Ponemos las setas secas (boletus, trompetas de la muerte,…) a hidratar en ¾ de taza de agua, mejor mineral.

(2) Calentamos 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén mediana a fuego medio-vivo. Sazonamos los trozos de pollo a gusto y los doramos en la sartén (unos 2 minutos por cada lado). Los retiramos y reservamos.

(3) Majamos un diente de ajo con ayuda de un cuchillo y haciendo presión con la palma de la mano. Echamos el ajo en la sartén y lo salteamos a fuego medio durante unos 30 seg., antes de que se queme. Añadimos las otras 2 cucharadas de aceite y la cebolla. La doramos hasta que quede caramelizada, durante unos 10 min. o más. Como siempre, si empieza a quemarse le echamos un poquito de agua o caldo.
(4) Añadimos los frutos secos, las nueces, la ramita de canela y el coñac. Dejamos reducir hasta la mitad, unos 10 segundos. Añadimos el vino dulce y reducimos un poco.
Si queremos batir la mezcla debemos hacerlo después del vino pero echando los frutos secos posteriormente.

(5) Echamos el caldo del pollo, removiendo. Dejamos cocer hasta forma una salsa.

(6) Incorporamos el pollo y las setas hidratas, dejamos que se cocine un poco coja sabor, hasta que estén calentito. Espolvoreamos con cebollino picado (opcinal) y servimos.

Repito, si queréis mejorar el aspecto de la salsa, se puede batir.

M me ha vuelto a repetir que le encanta el pollo ;-), porque esta receta está buenísima. Tiene un sabor agridulce estupendo.

Besos.

2 comentarios:

Beatriz dijo...

mmm normalmente lo hago sólo con las setas y un poco de brandy, pero creo que para el próximo día probaré esta receta, tiene una pinta buenísima. Por cierto ¿que es eso de las setas secas? Yo uso unas que compro congeladas a granel, son como setas del bosque pequeñitas y están muy buenas, pero estas secas no las he visto nunca...

Harry Haller dijo...

Hola,
Son unas setas deshidratadas, yo las empleo mucho por varias razones: la primera es que se conservan durante mucho tiempo (no quiero decir una burrada, pero casi años...) y, además, son estupendas porque permiten tener un caldo de setas estupendo para arroces, carnes,…

Hay de muchos tipos, yo las suelo comprar en el CI (OpenCor) pero las hay en los (buenos) mercados o tiendas de delicatessen. Hay que dejarlas hidratando en agua durante una horita, o menos si es agua caliente. Con esa agua, con cierto tono oscuro, tienes un caldo buenísimo para un risotto, o un pollo a la cerveza, por ejemplo.

No es que sean muy económicas pero lo son más de lo que parece, pues no pesan nada y al hidratarse aumentan considerablemente su volumen.

Puedes echarlas o muchos platos y al pollo le van estupendamente.
Saludos.

Publicar un comentario

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.