miércoles, 13 de febrero de 2013

Sopa miso con shiitakes salteados

Sopa de ganso

Sopa miso con shiitakes salteados

Mi-so pa
Sopa miso con shiitakes salteados
Para ver la receta completa en versión web pasa por http://www.pepinho.com
Mi-so pa. De pequeño era un apasionado de la sopa, de la sopa fideos que hacía mi madre. Según me cuenta, me la tenían que dar con dos cucharas entre mi madre y, probablemente, mi abuela. Recuerdo esa sopa amarillenta con micelas de grasa de pollo y aceite en la superficie, tal vez con menudillos de pollo, eso que también llaman ¿“casquería”?. Aquel pollo era oscuro, más duro que el de granja, con sabor.
Sé que tuvimos gallinas en la “huerta”, pero mi memoria sólo guarda unas pequeñas imágenes estáticas, como fotogramas sin movimiento, y unas escaleras que bajaban desde la cocina hasta la parte posterior de la casa. Según decía mi madre, las gallinas eran muy fáciles de cuidar, pues comen de todo y no requieren ningún cuidado en especial. Hasta allá no llega mi memoria, sólo ve conejos a decenas, centenares, millares, millones,… en unas estancias de un bajo todavía sin arreglar, en donde ahora hay una tienda de chuches. Menudo cambio. Empezó siendo una pareja de conejos y acabó como una incontrolable comuna. Australia en estado puro (…)

Sopa miso con shiitakes salteados

Si tuviera que decir qué tipo de comida es la que me gusta, la que me apetece tomar con frecuencia, éste es un ejemplo. Me gusta probar platos que aporten nuevos sabores o, por lo menos, estimulen mis sentidos para llevarlos lejos y hacerlos salir de la rutina. La rutina casi siempre es una mala compañera de viaje.
Me imagino que a much@s de nosotr@s nos gusta, de vez en cuando, aparcar el tipo que cocina que solemos practicar para abrir horizontes llenos de curiosidad y nuevos aromas.

Creo recordar haber mencionado recientemente mi interés por la cocina con algas, ingrediente que no sólo me ha sorprendido por su sabor, también lo ha hecho por sus cualidades de combinación y nutritivas. Como un camino lleva a otro, la práctica de recetas personales con algas me ha transportado a la comida oriental, empezando por la nipona.

Sopa miso con shiitakes salteados

¡Podría hablar tanto de esta receta y de sus ingredientes! Empezando por las cualidades gastronómicas y terminando con su aportación beneficiosa para la salud (con reservas con respecto a la soja en su versión “tofu”). Para empezar, es una receta que se hace en poco más de 5 minutos, como mucho, y de dificultad mínima. Cualquier novat@ en la cocina podría hacerla con facilidad si dispone de los ingredientes, por lo menos del miso. Pero lo más importante es, además de lo saludable, su delicado y apetitoso sabor. Una delicia (el “dashi”, uno de los ingredientes de los que se compone, es el mejor ejemplo de un sabor puramente “umami” –quinto sabor básico cuyo significado literal es “sabor gustoso”-)
No se trata de una sopa de sabores especialmente exóticos, exceptuando el wakame, por lo que estoy convencido de que gustará a casi todos los que amamos el sabor por encima de la opulencia.

Sopa miso con shiitakes salteados

Miso. La sopa miso es un plato muy popular en Japón y debe su nombre a uno de los ingredientes principales de los que está compuesta: la pasta miso. No quisiera entrar en detalle para no extenderme demasiado, sólo indicar que el miso es una pasta hecha a partir de la fermentación en medio salino de la soja (“miso” significa “fuente de sabor”).
Hay muchos tipos de miso, dependiendo del grado de fermentación y el tipo de cereales empleados, pero los más utilizados son cuatro: blanco (Shiro Miso), rojo (Aka Miso), negro (Kuro Miso) y el Hatcho Miso. El miso es muy digestivo y perfecto para dar sabor a sopas u otros platos. Desde un punto de vista nutricional, sus cualidades son similares de la soja (evita la osteoporosis, contiene leticina,…) pero evitando las características ¿nocivas? de ella. Sólo hay que tener en cuenta que tiene mucha sal, por lo que no debe añadirse ni un gramo de sal a los platos que lo incorporen.

Dashi. Caldo. Otro de los ingredientes básicos de este plato es el dashi, si bien podría llegar a prescindirse de él en su versión granulada. Se trata de un caldo preparado (normalmente) a partir de bonito seco y algas (kombu,…), aunque existen muchas variantes. Por ejemplo, puede hacerse con setas shiitake (shiitake dashi), remojando las setas deshidratadas en agua y cociéndolas unos pocos minutos. El dashi puede hacerse en casa o comprarse en grano, lo más usual y cómodo, pues se utiliza como base de infinidad de platos.
Para esta sopa he usado el dashi de bonito instantáneo (Hon Dashi Katsuo) pero, si no se puede conseguir, también se obtendrá un buen resultado hidratando los shiitake durante algo más de media hora y cociéndolos un par de minutos, incluso si son frescos.

Sopa miso con shiitakes salteados

En esta entrada mi intención es dar una receta base de la que partir si estáis interesados en probar esta popular sopa. A partir de aquí, conservando la pasta miso, podéis hacer los cambios que consideréis oportunos: sustituir el tipo de dashi por otro caldo, añadir shiitake, noodles, cebolleta, cebollino, algas a gusto,… Es vuestra elección, la mía ya está hecha.

Aunque es probable que los más puristas no compartan este pequeño guiño a la cocina mediterránea, he querido sofreír ligerísimamente el puerro con un poco de jengibre fresco en aceite de oliva virgen. Para mi gusto, como digo en la descripción de la receta, esa pequeña cantidad de aceite le da un aspecto y gusto muy atractivos. “Me encanta el color de las micelas que se forman en la superficie por la mañana” – dijo el Teniente Coronel Bill Kilgore.

C42H58O6 y la fusión fría
¡Salud! Gracias. Es sabido, o por lo menos así lo indican y corroboran algunas pruebas científicas (¡qué serio!, “así lo corroboran…”), la importancia de la dieta en la salud y la longevidad (¿quién quiere vivir más?, sí mejor). ¿“Esperanza de vida”?, algo que poco importa a Harry Haller.

Sopa miso con shiitakes salteados

Durante los últimos años se ha hecho énfasis en los beneficios de la dieta mediterránea y la importancia del consumo de aceite de oliva, frutas, verduras, hortalizas, cereales… para llevar una vida sana. Me uno a ello, aunque no siempre la lleve a la práctica –me pierden las chuches-. Cierto es que de entre las cuatro comunidades más longevas del planeta, dos están en pleno mediterráneo: la isla de Icaria (Grecia) y Cerdeña, además de Nicoya (Costa Rica). Sin embargo, la zona con más esperanza de vida del planeta es Okinawa (¡otra isla!), Japón.

Las singularidades de estas poblaciones han sido objeto de estudio con el fin de descubrir patrones comunes de tan anhelada circunstancia para permitir avanzar en la lucha contra el cáncer y conocer los secretos de una vida más larga y, sobre todo, mejor. Good, better, best.

Prácticamente todas las conclusiones confluyen en el mismo punto: la dieta, además de factores ambientales como el estilo de vida y la falta de estrés. De hecho, esos mismos estudios atribuyen sólo un 20% de la longevidad a la genética y en torno al 80% a otros factores como la dieta, ambientales (contaminación...) o estilos de vida. No me sorprende que esto suceda principalmente en islas o grupos relativamente aislados de la “contaminación” alimenticia y de ritmo de vida de la sociedad occidental.

Sopa miso con shiitakes salteados

Sería muy inocente atribuir dicho hecho a un solo elemento, y más alimenticio, pues existe un conjunto de parámetros globales basados en una dieta sana y equilibrada. En este plato se reúnen algunos de esos elementos de la dieta que han ayudado y ayudan a conseguir un equilibrio físico y, por ello, a mejorar nuestra salud, alguno con cierta controversia, como la soja:

Algas. Todas, principalmente el wakame, que uso en este plato, son muy ricas en minerales (manganeso, magnesio, calcio, hierro, fósforo,…) o vitaminas A y C. Pero el elemento diferenciador más importante es la inclusión de fucoxantina, muy de moda hoy en día por su capacidad para quemar grasas (se usa en productos adelgazantes) y su acción prooxidante (“evita” –controla- la muerte celular, por lo que se está estudiando su uso en la lucha contra el cáncer) [Sí, yo también he invertido en Zeltia ;-)]. Es tan larga la lista de características beneficiosas que prefiero dejarlo para otro momento, sólo un botón. ¡Ufff! Además, si no funciona, siempre tendremos el efecto placebo que, como sabemos, sí es efectivo.

Sopa miso con shiitakes salteados

¿La soja?. Rica en omega 3, por lo que ayuda a eliminar el colesterol (el “malo”), además de ser una fuente muy importante de proteínas. Bien, yo aquí no pondría la mano en el fuego, pues creo que hay mucho mito al respecto y probablemente se trate más que nada de una estrategia comercial (el mayor productor de soja es Estados Unidos de América). Ese auge comercial está llevando al cultivo de transgénicos tratados con pesticidas cuyo efecto negativo, o por lo menos “dudoso”, para la salud parece evidente.
Sin embargo, sí recomendaría (en mi ignorancia) el uso de un modo equilibrado de productos fermentados de la soja, como con la pasta miso. El consumo abusivo de tofu, que no es un producto fermentado, creo que debe ser controlado. Opino que lo mejor será informarnos a través de verdaderos estudios científicos y olvidarnos de los mitos y de aquello que se dice sin base científica aparente o de estudios bastante “dudosos”.
Personalmente, creo un error grave abusar del consumo de soja (y de cualquier otro alimento), pues, como todo, sus efectos (aparentemente) positivos para la salud pueden ponerse en nuestra contra si abusamos de ello.

Sí parece estar demostrado, aunque el mundo científico está lleno de contradicciones, una relación directa entre la esperanza de vida y un consumo calórico bajo, sobre todo grasas. “Envejecemos porque nos oxidamos”. Creo que, sea cual sea nuestra procedencia y nuestra cultura, lo importante es mantener una dieta equilibrada, sin excesos, y una vida relajada y sin preocupaciones, algo que parece imposible dentro de esta sociedad del consumo en la que estamos inmersos.
Sed felices, eso es lo importante, y de vez en cuando probad cosas nuevas para salir de la rutina.

Sopa de ganso

La ilusión en forma de caramelos

No quiero chantajes emocionales, quiero sinceridad.
No quiero ser políticamente correcto. Quiero ser “auténtico”, sin mentiras, sólo las que uno se cuenta a sí mismo de modo inconsciente.
No quiero regalos “por tener algo” o “para salir del apuro”, demuestran desinterés. Prefiero un “lo siento, no he tenido tiempo”.
Quiero escuchar más “te quiero” y menos “te queremos”. No quiero oír medias verdades.
Quiero sentirme cómodo en las multitudes, por mucho que me cueste. Sobre todo dentro de esas que hablan y dicen, cuentan y escuchan.
Quiero que me entiendas aunque no me comprendas.
Quiero amistad, la verdadera. Lo he perdido todo.
Quiero nacer todos los días, esperando algo que me sorprenda. Más amistad.
Quiero volver a ser como era, sólo por dentro. La decadencia física es imparable, invencible e indeseable. No quiero odiar ni a los que no me comprenden.
Quiero que tu cerebro y tu voz bailen al compás. No quiero palabras perdidas u omitidas.
No quiero que pierdas la memoria de lo que ha sido. No quiero agendas, no las escritas por una sola mano.

No es un avión

Sopa Miso con Shiitake salteado
Muchos de estos ingredientes pueden encontrarse con facilidad supermercados, tiendas orientales o, incluso, herboristerías.
En Santiago, el alga Wakame o las setas Shiitake pueden conseguirse fácilmente en muchos supermercados, suele encontrarse en la sección de frutería. El tofu también se vende en esos mismos supermercados (en la sección de quesos) y siempre lo encontraréis en fruterías (o herboristerías) que trabajen con productos “ecológicos” o para vegetarianos/veganos.
Lo más difícil de conseguir son los dos ingredientes principales: la pasta miso y el dashi. Podría prescindirse del dashi (o sustituirlo por un caldo de setas deshidratadas, preferiblemente shiitake) y, aunque el resultado no se ajuste exactamente al deseado, obtendremos una sopa igualmente deliciosa. Por suerte, hace un tiempo que han abierto una tienda de productos japoneses en Santiago y es allí en dónde los he comprado, pero no sería extraño poder encontrarlos en tiendas orientales o en alguna herboristería.


  • 600 ml de agua mineral.
  • 4 gr. de dashi en grano.
  • 35 gr. de pasta miso (blanca) [se suele recomendar una cantidad próxima al 10% del peso del agua, casi 60 gr., para mí 35 gr. son más que suficientes]
  • 4 trocitos de jengibre fresco picados muy finos.
  • 1 puerro pequeño (con algo de verde) o ½ grande [puede usarse cebolleta]
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Un puñado de alga Wakame deshidratada.
  • c. s. de Tofu.
  • Cebollino (opcional)
  • Un puñado de setas shiitake (frescas).
  • Para saltear el shiitake: sal del Himalaya (aunque mi preferida es flor de sal de Baleares aromatizada con hierbas) o sal común, una pizca de tomillo fresco (opcional), pimienta.
(Introducción) Es probable que algunos aficionados a la comida japonesa piensen que un nipón nunca saltearía previamente jengibre fresco con un poco de puerro, ni en work. Muchos de ellos echarían una cebolleta (o puerro) en crudo o, como mucho, remojados previamente en agua para quitar la acidez, mas no creo que sea demasiado atrevimiento darle un toque mediterráneo y personal.
Del mismo modo que se va arraigando la cocina oriental en occidente, cada día hay más cocineros japoneses que usan técnicas y productos puramente mediterráneos, como el aceite de oliva virgen extra. Yo lo prefiero así, me gusta ver esas micelas de aceite que se forman en la superficie de la sopa, además de su sabor, por supuesto.

(1) Con anterioridad, hidratamos las algas wakame en agua fría durante unos 20 minutos. La cantidad de wakame dependerá de nuestros gustos. Es un alga muy suave, perfecta para iniciarse en la cocina con algas, y, aunque su aspecto puede recordar a unos grelos, su sabor es más parecido a una espinaca marina o a una lechuga, suave y con un ligero sabor a mar. Me parece deliciosa, además de sus propiedades beneficiosas para la salud.

Mientras se hidrata el wakame, en una olla añadimos unas dos cucharadas de aceite, calentamos a fuego medio y salteamos unos 3 o 4 trocitos de jengibre fresco cortado muy fino, así como el puerro cortado en diagonal en trozos de un centímetro o dos de anchura.
Saltemos durante uno o dos minutos, a lo sumo, sólo para “despertarlos” ;-) (que no estén crudos) y aromaticen el aceite.

(2) Añadimos el agua mineral y el dashi. Dejamos que hierva muy poco, el justo, pues no queremos que la sopa pierda sus propiedades nutritivas. Retiramos un poco de agua caliente del caldo (antes de que hierba del todo) y disolvemos la pasta miso en ella. Añadimos la pasta miso disuelta y las algas wakame hidratadas. Dejamos que cueza a fuego medio durante unos minutos, 4 o 5 como mucho. En las indicaciones del paquete de algas deshidratadas veréis que indica que necesita cerca de unos 20 minutos, quizás eso estaría bien si deseamos tomarla al estilo occidental, perdiendo todas sus propiedades y su textura, pero es un tiempo que considero excesivo, más si queremos dejarlas “al dente” ;-)

Mientras cuece la sopa, cortamos el tofu en cubos del tamaño que deseemos, de unos 2 centímetros de arista. Retiramos la sopa de la fuente de calor y añadimos en tofu.

(3). Shiitake salteado. En una sartén amplia (¿o work?) añadimos una cucharada de aceite y la calentamos a fuego muy vivo. Se trata de “saltear” las setas, no cocerlas, por eso es importante que la sartén sea amplia (mucho más que la cantidad de shiitakes) para que no baje la temperatura [*]. Deben quedar hechas pero con cuerpo, ligeramente tostadas.
Añadimos las setas, poco a poco para no bajar la temperatura de la sartén, salteándolas con golpes de sartén. Añadimos una pizca de tomillo fresco, si lo tenemos, y salpimentamos. Dejamos saltear durante muy poco tiempo. Las setas tienen que quedar tiernas, no blandas, hechas pero crujientes. En su punto. Si fuesen para tomar solas podrían flambearse con un poco de coñac o añadir un poco de mantequilla, no es el caso.
Servimos en un cuenco o plato sopero y depositamos un poco de shiitake salteado sobre la sopa.
Una delicia. Riquísima, sencilla, sana, diferente… ¿se puede pedir más?

[*] Nota: para mí es un error muy común añadir muchas setas de golpe en la sartén. Así baja la temperatura rápidamente y, además, al no tener superficie para saltearse, las setas acabarían por cocerse. Me parece “poco agradable” ver esas sartenes llenas de champiñones o setas que pelean por hacerse un hueco y terminan su vida lentamente entre la multitud.
Por favor ;-), no maltraten las setas cuando las hagan en la sartén. Háganlas en pequeñas cantidades.
Ojo con las setas. Aunque inicialmente tienen mucha capacidad para la absorción de los del recipiente y parece que necesitan más aceite, al final de la cocción tienden a soltarlos.

42 comentarios:

Gloria dijo...

OH me encanta las sopas tambien, tú sabes estamos en verano pero siempre hago sopa, los niños tambien les guta, somos de sopa.
Me encantó las fotos de teo, que es precioso mi niño:))

Te quiero mucho Pepinho, mucho. En serio.
muchos besos para ti y Teo!

Gloria dijo...

ae me olvidó decirte que las fotos estan preciosas!!

Rosita dijo...

Ay, yo no soy nada aventurera de paladar. Aún gracias que ahora me gusten cosas que odiaba de niña (de hecho, lo odiaba casi todo, odiaba comer). Pero tu Sopa de ganso me ha gustado mucho, eso sí. Me gusta tanto esa frase "Quiero que tu cerebro y tu voz bailen al compás". ¡No a la omisión de palabras! Si no omitimos las malas, ¿por qué tanta gente omite las buenas? Ej.: Te quiero. Y a mi Gloria. Y a su bizcochazo de chocolate y calabacín. :)
No olvidaste nuestro álbum, Pepinho. Pero, ¿y disfrazado?
Uy, qué tarde. A dormir. Y tú también, ¡porfa!

BESOS.

Mariluz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mariluz dijo...

¿ Y acaso eso existe? la posibilidad de volver a ser uno, dejando atrás penas y quimeras. Poder sentirse regenerado, nuevo, sin fantasmas,libre. Soy una ilusa, seguro, porque creo que si :). Después de mucho tiempo y muchas heridas he vuelto a ser yo... o mejor aún ahora soy la "yo" que siempre quise ser.

Lo siento, adoro tus recetas, pero esta seré incapaz de hacerla...no les consigo el punto a la sopas orientales y eso que me gustan, en fin o quizás no me atrevo aún... ;)

¿ No conocerás alguna,sopa me refiero, con sabor a pueblo? Ya sabes, de esas que una se la imagina dejando aroma en toda la casa y perfecta para los días como hoy de invierno.

Bueno sigo por tu " casa" virtual algo perdida y buscando si tienes algo de macarons. Bonito miércoles a todos!!! ;)

Anónimo dijo...

Hola!

Estoy sin palabras ahora mismo, una de mis sopas favoritas :)!

Qué ganas de ver a Teo.

Sandra

Anónimo dijo...

Vas a decir que me paso el día dando las gracias. Y si, te doy una vez más las gracias, el nuevo post y en tan breve espacio de tiempo... Nos estás mimando demasiado. Supongo que tienen que salir de esas 50 y tantas que tenías en la reserva.
Curiosamente con ésta receta vas a tener disparidad de opiniones. Unos a favor otros en contra. Yo soy de éstas últimas. Viví muchos años en Asia (S'pore y HK) para odiar las algas.. sobre todo, por ver como venían empaquetadas. Aunque es más de la cocina japonesa, tambíén se utiliza en la cocina china. Y en estas fechas (Año nuevo chino) utilizan el "Moss" una alga que viene a ser Musgo marino. Le cogí tanto asco, cuando por obligación tenía que comerlo, que prefiero esas ¿larpeiradas?,como le decis en Galicia, eso creo. Pero me gusta ver que el abanico gastronómico se abre a otras culturas.
Yo sigo haciendo esas sopitas con estrellas y pollito, para mis hijas y ahora nietos.
Cuidate cuando corras
Curri desde un lado del Triangulo

Berta dijo...

Soy Sopera, una cuchara, un tenedor!!

Los sabores orientales no les doy pillado el aquél. Tal vez por no haberlos tomado donde debiera.
El tofu? no gracias.
Las algas? Si, por favor
El miso? vamos a darle el beneficio de la duda.
Te recomiendo el blog de Iñigo UmamiMadrid.

Quien puede volver a ser quien era?. Yo sólo he conseguido serlo al 60%. Me falta un 40% importantísimo y fundamental que tal y como están los tiempos, lo veo muy difícil.

A mi también me piden verdades enteras no medias verdades. Pero, en su defensa te digo, que a veces es imposible darlas.

Estás muy delgado Pepe.Cuídateme. Muacs

Pepe Calo dijo...

Gloria, me encanta tener unos minutos para saludarte. Aquí ya pasa más de media hora de la una de la madrugada. Seguro que ahora estás disfrutando del sol y del buen tiempo. Cuando me levanto, a eso de las 7 de la mañana (si Teo no despierta antes), tú te habrás acostado. Son pocos los momentos en los que podemos coincidir… éste es uno.

Creo que prefiero las cremas a las sopas demasiado ¿aguadas?. Las sopas me gustan (mucho) si son de verduras o llevan alguna pasta. No me gustan demasiado las sopas de carne, sólo con pollo. Los consomés no me llaman demasiado. Cuando uno es pequeño es diferente, no nos gusta cambiar demasiado, nos ceñimos a un número pequeño de platos. De mayor, por lo menos me sucede a mí, nos gusta cambiar más. Ésta es una sopa de las que me gustan, por sus aromas. He querido añadir “wakame” para darle un toque exótico, pero perfectamente se podría prescindir de ella, quedando una sopa bastante más occidental.

Un beso muy grande para ti (y para “tus niños”). Mucho cariño.

Rosita,
Pues a mí me gusta cambiar y, de vez en cuando, mirar muy lejos.
Ya puestos, te diré comidas que no me gustaban cuando era pequeño:

(1) El jamón york que me hacían comer las monjas de la guardería y odiaba. Todavía me sabe a “artificial” y no me gusta demasiado. Me gusta el pavo.

(2) La tortilla con cebolla. Mi madre echaba muchísima cebolla y casi no la cocinaba, la añadía al final cuando freía las patatas. Hace mucho que no tomo la tortilla con cebolla de mi madre, no sé si ha cambiado mucho… La mía me gusta, pero claro, la sofrío (casi caramelizo) antes de añadirla al huevo y a las patatas.

(3) La cebolla cruda en el salpicón que mi madre y abuela preparaban los domingos de verano. La ensaladilla rusa llegó más tarde. Hacían dos versiones: una con cebolla y otra sin cebolla para los peques.

(4) El arroz con leche. ¡¡¡¡Sí!!!! No me gustó hasta los 11-12 años, cuando los franciscanos me obligaron a tomarlo. Pasé de odiarlo a adorarlo.

(5) ¡El queso! No me extraña. El único queso que llegaba a mi casa era un ¿queso? súper ácido en barra. Uno de esos que vendía una conocida marca láctea gallega. Ahora me encanta el queso, incluso el azul, que lo puedo tomar sin necesidad de pan…

(6) El tomate crudo. Otro de los ingredientes que tuve que tomar a la fuerza… Ahora me gusta mucho (sin llegar al amor eterno).


Ya no sólo se trata de tragarse las palabras con desconocidos. Lo peor es la omisión de los pensamientos en pareja. “Pues parecían felices…” cara el exterior. Un día sus palabras se sincronizaron con el cerebro y se abrió la caja de Pandora. Así se acabó todo. Para lo bueno y para lo malo.

Tengo que estar permanentemente cogiendo el abrelatas para que de su boca salgan pensamientos limpios. Y calla, pero el que calla otorga, o eso dicen.
Un beso muy grande. “Uy, qué tarde. A dormir. Y tú también, ¡porfa!!"

Gracias Mariluz, precisamente tengo ganas de retirar unos macarons del horno. Si tienes paciencia puedes esperar un poco a que estén a punto y se asomen por aquí.

Uff! Me cuesta mucho más abrir mi corazón en el ciberespacio… Sólo un detalle. Me siento muy solo, sin verdaderas amistades (físicas). Me he dado cuenta que después de tantos años de relación he perdido contacto con casi todo mi pasado. Hasta con mi familia el contacto telefónico no es suficiente para llegar a los niveles de sinceridad de antaño. Siempre está el temor, sus temores, a que mi forma de pensar se haya adaptado a las nuevas circunstancias de la vida. Ni de lejos. Soledad, triste soledad. No duele la soledad, duele la ausencia de cariño por la soledad. Me gusta la soledad.
Por lo menos aquí encuentro cariño y amistad (en la distancia). Gracias.

Un beso.

(...)

Pepe Calo dijo...

(...)

Sandra, te apunto a la lista del sí. La comida oriental tiene tantos detractores como apasionados.

Creo que la gastronomía japonesa está entre las mejores del mundo. El problema es que la identificamos con muchos de los mediocres restaurantes que abren en España por el simple hecho de proceder de allí.
Yo recomendaría a la gente que cree (he dicho “cree”) que no le gusta la comida oriental que vayan a buenos restaurantes (que hay muy pocos) o, incluso, a alguno de los grandes chefs españoles que practican cocina oriental, principalmente japonesa.
Gracias.

Curri, gracias a ti. Lo de las algas puede evitarse. Mi intención era darle un toque exótico. A mí me gustan, pero con la pasta miso, un caldo, unos shiitakes y algo verde (cebolleta, puerro) ya tendríamos una grandísima sopa.

Yo era receloso de la comida oriental. Aquí, en Santiago, no conozco ningún buen restaurante y eso crea prejuicios. Comparar la comida oriental con esos restaurantes chinos o japoneses que abundan en las ciudades es como hacerlo con la comida española y esos bares de tapas que dan chipirones fritos, anillas de calamar congelado y croquetas en bolsa.

Recuerdo haber visto en televisión a “prestigiosos” cocineros de cocina tradicional española preparar sus versiones personales de esta sopa. Incluso he visto a Arguiñano usar dashi…

Entiendo tus recelos con las algas. Aunque tienen algo en común, la comida china es bastante diferente de la japonesa. Yo también era muy receloso, hasta que fui haciendo pruebas (empezando por un delicioso risotto) y veía que cada día me gustaban más.

Tu postura es muy lógica y normal. Nos pasa a todos cuando identificamos algo con un hecho o circunstancia negativo. A una amiga no le gustaba Barcelona porque la identificaba con cierto tratamiento médico al que estuvo sometida durante un tiempo. Algo parecido me sucedía de pequeño con Santiago, era visita médica.

Gracias. Un beso muy grande.

Berta, a mí el tofu, "ni to-fú ni to-fá". Me resulta insípido, como un queso fresco (y poca sal) hecho con leche de soja.

El problema es que las medias verdades llevan medias mentiras y las verdades duelen mucho (a veces). Es muy difícil decir “te quiero” pero prefiero medias verdades a mentiras completas. En ese caso, prefiero un “te queremos” a un “te quiero”.
Lo que no me gusta es el juego de la omisión. Nos cuesta enfrentarnos a la realidad por miedo a que el castillo de naipes se desmorone. Lo curioso es que es mejor que se caiga para construir uno nuevo más sólido.

¿Cuándo me has visto? Estoy muy cansado. Pensaba que podría recuperarme pero voy a peor. Necesito descansar. (Puedes no responder si quieres, sólo es curiosidad).
He pasado unas últimas dos semanas muy duras en lo emocional y han pasado factura. No es el lugar para contarlo, pero los dolores interiores se muestran en el aspecto. Además, existe un masoquismo y automutilación, autoculpándote por todo lo malo que me rodea.

Muacs. Gracias por estar ahí.

Pepe Calo dijo...

¿Sandra? ¿de ver a Teo? Ahora que lo pienso....
Un beso.

Gloria dijo...

Como allá es 14 feliz dia de San Valentin, para ti, Teo, Rosita, berta, Olga y todos los que vienen con cariño acá.
No te olvides que te quiero muchoooo!
Crei que tenemos 5 horas de diferencia y a esta hora me caigo de sueño.
Se que te ries porque les digo niños, pero siempre será así. el Ditto me dice, tú eres una niña! Y lo dice serio! besos

Gloria dijo...

Parece que vine muy tarede, ja! estan todos durmiendo no importa les dejo un beso.
Rosita viste que hicie un chocolate en taza con marshmallows??? uds. le dicen malvaviscos?? quedó muy bueno espeso como me gusta, y la Espe (ya sabes como es) lo comío frio con helado!!

Mariluz dijo...

Te espero, si algo he aprendido con los años es a ser paciente ;) Y al mismo tiempo estoy deseando ver tus macarons fuera del horno. :)

Comparto lo de la soledad, en muchos sentidos y aspectos, estoy acostumbrada a ella y aunque a veces me gusta, en otras me siento casi perdida en mis pensamientos. En mi caso, es una soledad espiritual...físicamente por llamarlo así casi nunca la tengo y con sinceridad me alegro de ello.

Liam, mi pequeño, consigue siempre que desaparezca de mi toda señal de esa soledad dolorosa. :)

Besitos a Teo, que grande le veo ya...por las fotos que vas compartiendo aquí :)

Feliz día a tod@s.

P.d: ¿ Has leído Jane Eyre?

Anónimo dijo...

Bueno, aprovechando q creo que ya no esto baneada, jijijij, voy a deciros q yo tampoco nada bueno q contar. Tristona a tope, calado muy hondo, y no me quito esta sombra de encima. Me ha cerrado el estómago, por lo q estoy más delgada todavía, y me ha quitado las fuerzas ht para correr. De hecho no creo q vaya a la carrera de este domingo. Veo cuesta arriba ahora mismo 15km. dado mi estado anímico q influye tantísimo en el físico. Lo psomatizo todo, no puedo evitarlo. Mi cuerpo y mi mente van todo a una por lo general y cuando uno se queda cojo, el otro cojea..... En fin. Q yo también encuentro aquí calorcito. Besos mil.
pd.: Teo monísimo siempre, pero en la foto del dedo en alto me lo como. Soy muuuuy de cuchara, y aún odio el arroz con leche pq nadie me ha obligado a probarlo!. O.

Berta dijo...

Mi querido amigo y queridas amigas, incluso las que se piensan que han estado baneadas en lugar de, reconocer que a veces se hacen un lío con la tecnología:

Creo que el abatimiento que tiene P O y B se tiene que tratar en terapia de trío. ¿Hace?.

P te veo muchas veces. Seguro que más de lo que quisiera el resto de pepeadictas, jaja,. Pero Santiago es ciudad pequeña y yo no paro quieta. Pero sigo con mi "acuerdo" de "no abordaje" porque en el fondo soy una "tímida extrovertida", aunque estoy segura que esa tipificación no existe en la psicología emocional.

Te invito a practicar lo que Walter Riso propone, el silencio inteligente. Bueno, creo que más que tú lo necesita ella. Yo me lo he propuesto y, la verdad, meto la mata cada 2x3. Soy un fracaso!!!.

No os digo aquello de F...Z S.N V......N porque no creo en él. Creo en las personas que llegan y te tocan el alma donde te la tienen que tocar.

Muacssss enormes dulces

Anónimo dijo...

Pues sí, piensas bien y correctamente. Hace mucho que tengo tu blog agregado a favoritos,y te sigo.

Felicidades por el blog, y por las grandes cosas que escribes :).

Y sí, a ver si veo a T pronto.

Un beso a los tres

Sandra

Anónimo dijo...

Releyéndote, comentas lo de sofreir con aceite de oliva. Te cuento, en mis años asiáticos, veia en los Hawker centers en Sgpore, como sofreían el spring onion(cebolleta muy pequeña y alargada)con el gengibre y el lemon grass (no sé como traducirlo) con una aceite de muy dudosa procedencia (yo diría que del taller de coches de la esquina) pero los chefs de los grandes restaurantes sugerían utilizar aceite de oliva. Asi que no sientas que escandalizas a los más puristas.
Tienes razón en lo de malos restaurantes chinos en Stgo. Pero es prácticamente en toda España. para mí el mejor está a las afueras de Madrid, cerca de Majadahonda, se llama el Pato Laqueado. Y en mis años de oriente, en HK, cuando pregúntaba donde se come la mejor comida china en el mundo, respondían que en el Soho en Londres!! y es cierto. Por eso, ese de Madrid, a mi me parece el más parecido a los de HK y el Soho de Londres.
En Stgo, hace unos meses, daban cursos de comida japonesa en una de esas tiendas que venden todo para los sushis. Pero lo Japonés no es lo chino.
Yo he terminando asociando Stgo a Abogados, como Boston... igualito.
Besos y cuida ese alma que no está perdida, está con falta de más mimos.
Curri

Berta dijo...

OyePepe, ¿sabes que me gusta Curri?.

Buenas noches

Rosita dijo...

Jeje, cuántas cosas de las que has nombrado, Pepinho, tampoco me gustaban a mí. Sobre todo, muy identificada con el asunto cebolla. Tanto rato que pasé quitando pacientemente los minúsculos trozos de la tortilla.... Ahora no podría comer tortilla sin ella. E, ¿imaginas a una niña catalana sin querer tomate en el pan del bocata? De locos, me parece hoy.

Ufff, Gloria, me vuelve loca el chocolate a la taza (¡y tus tazas!). ¡Nunca lo había visto con marshmallows! En mi tierra les decimos nubes. :-) Y me tengo que controlar cuando tengo una bolsa delante.
¡O.! ¡No! ¡Achuchones y a comer y a correr!

Y más besos. Y... Ay, otra vez qué tarde. :-)

Pepe Calo dijo...

Gloria,
Esto me recuerda a la película “Lady Halcón”, noche y día.
No me río por ello, porque somos niños. Por aquí también se dice (sobre todo más al sur) para referirse de un modo cariñoso a las personas. Como ha dicho Rosita, nosotros le llamamos “nubes”, porque son blandas y suaves como ellas, aunque las nubes no se pueden tocar. ¿A qué saben las nubes? A nubes, por supuesto, a “masmelos”.

Eres una persona con una vehemencia emotiva, eso es bueno (Cfr.: leer el apartado “Sopa de ganso”).

Un beso. Grande, grande.

Mariluz, me está volviendo a gustar (mucho) comentar las recetas. Poco a poco se vuelven a decir cosas interesantes por vuestra parte. No sólo un “me gusta”, un “lo haré”, “te ha quedado estupendo”, o peor, “yo también lo he hecho, pásate por mi blog” (no soporto la publicidad explícita, ni la implícita).

He leído algo de las hermanas Brontë, por no hablar de las famosas Cumbres…, sobre todo poesía (me encanta-ba-). Como se entremezclan imágenes de películas con texto no sabría decir qué es letra y qué imagen. Releeré, buscaré tiempo. Necesito esa soledad de la lectura para vivir de nuevo. Tengo esperanzas.
Un beso.

OOOOOOOOOOOOOOOO, te he “baneado” varias veces para no “vanear“ de tanto diez. No quería quedarme con las ganas de volver a estudiar, no por el 10, por todo lo que implica: conocimiento, trabajo y superación personal, entretenimiento y ocupación, valoración personal, salir de la rutina….

¡¡¡¡Ánimo!!!! Tú vales mucho (lo sabes). Tal vez sea consecuencia del bajón post examen. Ese vacío que queda cuando se llega a la meta. La satisfacción es muy breve y pronto se necesitan nuevos objetivos. Plantéate otros, eso sí, no que te lleven el alma y la vida por el camino, sólo pequeños objetivos del día a día. Seguro que estarás mejor [¡qué horror! ¡Yo dando consejos! Olvídate de ellos y toma tus propias decisiones]

Yo tampoco iré a ninguna carrera, no me gusta competir con nada, sólo conmigo mismo (algo que es un problema si eres algo perfeccionista o insatisfecho).
A mí me pasa al contrario, necesito correr cuando mi mente esté deshecha, aunque el cuerpo también lo esté. Como hoy.
Una letra. P. Mil

Berta, “silencia inteligente”, “silencio inteligente”…. Cuando me destrozo soy una catarata. ;-)
Enormes!
PD: sí, me encanta cómo, y sobre todo qué, escribe… Curri.

Sandra, gracias. Me ha hecho mucha ilusión leerte por aquí. Al principio no identificaba el nombre con nadie en particular. Después, por pequeños detalles del mensaje reparé en ello.
Cuando llegue la primavera, que todo se anima, nos acercaremos. Ahora los días son demasiado cortos y las tardes más.
Teo va creciendo con alguna rémora de mi parte. Ya sabes, lo consiento demasiado.
Gracias. Un beso.

Curri, me parece muy instructivo lo que has dicho. Tal vez porque lo comparto.

Para mí Vigo es “amistad” y “familia”; A Coruña, “trabajo”; “Boiro”, paz y tranquilidad… El resto: ¡¡¡VACACIONES!!! (¿Agobiantes?)

Un beso.

Rosita, otra: bacalao (casi sin desalar), lo odiaba.
Un beso.
Es tarde.

Mariluz dijo...

Te la recomiendo, Jane Eyre, mucho :)... tengo la sensación de que es uno de esos libros que agradecerás leer ahora, creo ;), intuición, no se...

Lo del arroz con leche...me resulta increíble...a día de hoy sigue siendo mis postre de cuchara preferido, más que flan, natillas, cuajada o yogurt. Pero también es verdad que solo me gusta el de mi madre..y el que hacía mi abuela..ummm como morder una "nube" de cuento...no he probado ninguno como el de ellas dos :).

Buen fin de semana para todos :)

Un beso, Pepe

Gloria dijo...

Me encanta esa película : besos!!!
que lindo decirle nubes a los marshmallows me gusta!! (mal que mal tengo algo de española jaja! mi abuelita me tiraría el pelo!)
besos
mucho calor todavía (lo odio) pero parece que iremos al sur iunos dias, y adivina Pepe. me han dicho que hay COCINA A LEÑA, quizas me pase en la cocina será grandioso, cuando chica ayudaba a cocinar en cocina a leña, en el campo tenian dos cocina, a gas y la de leña, tomaré fotos, ojala resulte. xx

julio expertos en adwords dijo...

Hola, este es uno de los platos que nunca he probado sera como una experiencia nueva

Gloria dijo...

Iré algunos dias al sur (no voy desde que murió mi suegro) pero solo por unos dias, estaré en contacto, dicen que hay WIFI, besos a pepinho, teo y losque se acuerden de mi:)

Gloria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gloria dijo...

sorry se me había repetido. Y ese que escribió arriba mio es un spam, que lata los spams, por eso ahora no tengo anónimos! a Rodita (por eso no puedes comentar??) pondré el anónimo de nuevo, besos

Rosita dijo...

¡Gloria! ¡Adivinaste! Es que no sé hacerlo de otra manera. Pero aquí también estamos a gustito de charla, y así están Pepinho y más. Creo que en este momento estamos todos bastante envidiosos de tu cocina a leña. :-)

Al final, ¿nada de T. disfrazado? Pues queda en deuda con sus "madrinas", acá.

Pepinho, pronto dulce, ¿no? ¿Bollería? ... :-)
No pido nada, sólo deseo...
Que estéis muy bien.

Berta dijo...

Buenas noches amigo/as.
Gloria que tengas buen viaje y estancia. Adoro tus tazas y tus fotos llenas de sol. Disfruta mucho, mucho.

Creo que a P le debe de estar sucediendo otra vez que los comments le entran como spam. Por eso seguimos viendo la publi. Estoy tentada en entrar en la de las pastillas esas, más que nada por ver que me prometen, jaja.

P, venga que mañana es viernes y descansas. Además en nadita tendremos velitas!!!!!

Muacs dulces llenos de ¿?.

Anónimo dijo...

Hola felicidades x el bog es genial. Estoy intentando hacer tu tarta mousse fresa con bizcocho de chocolate sin harina..pero me subio muchisimi como un souffle y quedo la superficie con una costrita. es normal?? sigo con la tarta o
hago otro bizcocho?? ayuda porfa .

Anónimo dijo...

hola, quero darte gracias por todas tus recetas, el bizcocho tarta de limon una delicia, tu blog es genial.

Gloria dijo...

casi me ahogué con la cocina a leña ja! estoy segura de que nadie cocinaba en ella hace años!!! y si laleña está humeda peor! (ha llovido y hoy el dia precioso asi es el sur del fin del mundo:))
En todo caso he cocinado en cocina normal, una tarta de moras (pasa a verla Rosita) y hoy estoy haciendo un kuchen, receta de una amiga que tiene estupendas recetas (Recetas para todas) asi que en eso estamos creo que nos vamos el martes en la noche, sigh! ahora que la Espe trabaja es asi! besos

Gloria dijo...

Gracias Berta, Rosita, Olga, gracias!

Ra dijo...

Creo que cuando empecé a leer tu blog Twitter ni existía. O al menos no tenía la popularidad que ha alcanzado ahora. Por eso me ha hecho TANTA ilusión encontrarte (debería decir reencontrarte). Veo que me he perdido muchas entradas en este par de años que me he "despistado" con tu blog. Qué alegría que hayas seguido cocinando y perfeccionando, además, tus técnicas reposteras. Voy a ponerme al día y a no despistarme más. Un saludo.

Berta dijo...

MUCHISIMAS FELICIDADES

Ojalá que tengas un día "especial" de esos que nos gustan a los que nos movemos entre sentimientos y verdad.

Muacs dulces

Anónimo dijo...

Felices! Siempre hay q celebrar. Un beso, sólo uno hoy!. O.

Anónimo dijo...

Desde Narnia o Fargo, es lo que hoy parecía mi dulce Iparralde, te deseo Zorionak!
Preparando tu tarta de naranja con sable breton para el bautizo del nieto.
Hice macarons, alternando tu receta y Mercotte. Sois mis pasteleros de cabecera. Irán rellenso de foie y los otros de salmón ahumado.
Felicidades de nuevo y yo también soy Piscis con sangre gallega, del 12. Cruzo una nueva frontera..
Curri

Pepe Calo dijo...

Me he perdido unos días por el trabajo y la nocturnidad. Ni había leído entre líneas. Sólo las notificaciones de los comentarios de B que me llegan al correo.
GRACIAS. Necesito dormir algo, por lo que ahora no puedo contar mucho. Sólo que espero que a TODAS os vaya mejor que a mí, porque ni mis intentos de escapada se han cumplido en el día señalado. G, C, O, R, B, …
Un BESO GRANDE.

Anónimo dijo...

Pepee, eu non son moi de sopas, pero si de algunha tarta que tes por ahi.. *_*, son Joel o teu alumno de 4 de Eso e quero pedirche, se lees esto o dia 28 de febreiro, se me deixas entregarche a practica obrigatoria mañán en un PEN cos pasos ben ou xa cha envio pola aula cesga á tarde, e que houbo pasos que non me deu tempo a correxir e tiven que facer a correr para que me dese tempo a que os levasea co teu PEN xa que empecei a traballar coa imaxen erronea que ali habia para descargar, e por eso pido se a podo enviar á tarde pola aulacesga ou darcha mañan no meu PEN debido a que hoxe non tiven tempo e ben sabes que eu busco o SB... ;-) PD a seguir así co blog, sobre todo os pasteis *-*

Anónimo dijo...

me parece genial lo de Joel!! me he reido tanto, y gracias al chavalín. Falta me hacia.
Estoy liada con tú sablé breton y me encantaría poder enviarte alguna foto de lo que va resultando..
Desde dulce euskadi musu bat eta zorionak.
Curri

Pepe Calo dijo...

Joel ,-), no problemo. ¡Qué bueno!

Pepe Calo dijo...

Joel, ;-) eu tamén son máis de “Administración de Sistemas Informáticos en Rede” (informática) que de Informática (é o terceiro ano que dou). Pero, grazas a vós, polo menos, me sinto profesor (algo ó que non estou demasiado acostumado), pois sodes, xunto cos de TIC, un oasis no deserto. Aínda que máis xoves, sodes máis despertos (e abertos de miras), en xeral.
Apertas.