miércoles, 21 de enero de 2009

Bollos de nata

Bollos de nataFlashback 2: el último puente

Bollazo
Alguien decía (no recuerdo a quién se le atribuye la frase) que aquello que decidamos emprender o se hace bien o no debe hacer. No estoy totalmente de acuerdo con la afirmación pero sí creo que muchas veces la diferencia de esfuerzo entre hacerlo bien o no hacerlo es tan pequeña que resulta descuidado no añadir ese pequeño esfuerzo para emprenderlo de un modo más satisfactorio.

Bollos de nataHe pensado que sería bueno hacer los bollos con este pequeño (mucho menos de lo que parece) esfuerzo añadido. En este caso más que “esfuerzo” es “paciencia”, tiempo. He decidido tomar tres decisiones para intentar mejorar la apariencia y la esponjosidad del bollo: preparar una masa madre, romper la masa durante el levado y dejarlo fermentar prolongada y lentamente. El resultado se nota, más la segunda vez que los he hecho, todavía con mayor tiempo y paciencia.


Bollos de nataCita en San Luis
Día a día sigo descubriendo aquello que ya sabía y no me atrevía a afirmar, que sigo siendo el mismo niño tímido y asustadizo. Que el paso de los años sólo ha puesto una coraza a aquel pequeño rebelde e inquieto. Me ha costado varios años ponerme esa escafandra protectora para impermeabilizare del mundo real. Un mundo abrasivo, abierto y lleno de palabras, para mí la mayor parte de las veces insustanciales y cuya sinceridad casi siempre es difícil de corroborar. Las muestras de rencor siempre son sinceras, las de cariño pueden serlo o no.

Bollos de nata Ha tocado visita, como no, multitudinaria. En mi infancia me escondía en una habitación y no salía hasta que se hubiesen ido. Otras veces desaparecía por las escaleras traseras, esperando que no se me echase en falta y que se pensase que mi desaparición se debía más a un descuido que a un pánico a las reuniones con semidesconocidos o parientes. Recuerdo como un día simulé estar totalmente abstraído frente la televisión ante la imposibilidad de escaparme a tiempo. “Mira, está como hipnotizado por los dibujos”. ¡Ja!, escapaba de palabrería y falsos cumplidos.
Los motivos no son exactamente los mismos pero detrás sigue estando esa inseguridad o insustancialfobia. Por lo menos en los diálogos de ascensor uno es consciente de lo insustancial de las palabras, en las reuniones se camuflan de falsas adulaciones.

Bollos de nata(…)

Empezamos bien: suspensión temporal de los juicios en Guantánamo. Si no se actúa rápido corremos el riesgo de olvidarnos y rodearnos de perjuicios que dificulten las actuaciones. No pienses, actúa. No eres Dios ni un profeta pero si los demás lo creen serán (y seremos) capaces de cambiar el mundo, querido mago de Oz.
Firma: el espantapájaros.

Bollos de nata(…)

¿Por qué ya no miras a los ojos y tu mirada se pierde el horizonte buscando lo desconocido? ¿Te avergüenzas? ¿Sabes o crees que has fallado? Las miradas delatan.

Bollos de nata(…)

Después de una visita rutinaria al médico hemos ido de compras. Entre tanto, en la espera, he dado unas cabezaditas de agotamiento. Después las horas de compras se me han hecho interminables, bolsas y más bolsas, acumulando suministros en nuestro bunker particular. Lo más detestable es cargar el coche y buscar sitio al llegar a casa.
En la “bodega” una bolsa con seis botellas de Gel de ducha, en el trastero otras tantas y más “escondidas” entre el resto de suministros. No hay duda, Noa es adicta a los geles, a esos porcentajes de descuento que hacen que las botellas parezcan algo mayores de lo normal.

Bollos de nataPròxima estació… Catalunya
Siempre que voy en el metro de Barcelona me sorprende y hace gracia, y lo seguirá haciendo, el regusto con el que anuncian la llegada de las estaciones. En especial la llegada de la estación de la Plaza Catalunya, porque eliminan la palabra “plaza”: “Pròxima estació… Catalunya“. Como si bajándose en esa parada se entrase en la verdadera y única Catalunya. Me imagino: “Próxima estación: Galicia”, “próxima estación: Gaza”, “próxima estación: un mundo justo”…

BarcelonaLa primera semana de diciembre, antes de que se hubiesen desencadenado la serie de sucesos que han forzado acciones inmediatas, decidimos disfrutar del largo puente en Barcelona y alrededores, aprovechando para acompañar a Martín en su emigración particular. He perdido las palabras de aquel diario, sólo conservo pequeñas líneas inconexas, Martín: “la bufanda es un gran invento” ;-), Sigue nadando, sigue nadando…, o algún pequeño párrafo con tufo demasiado trascendente:

“Sábado, 6 de diciembre 2008. Todo el campo es un clamor”
Los libros son mi prisión, correr mi libertad. Una prisión dulce y una liberación placebo.
Hoy he corrido por el Parque Nacional de Sant Llorenç del Munt, por un entresijo de caminos verdes y arbustos de bayas rojas (desconocidos para mí). La libertad y la paz acompañan mis alientos. El tiempo ha pasado, hora tras hora, sin percatarme de ello.

“Todo el campo era un clamor”. Martín había conseguido unas invitaciones para el partido, dos. Con Teo no había problemas, tenía asegurado un asiento en preferencia. Pero aún así necesitábamos una entrada más, juntos sería casi imposible.
Decidimos ejercer la reventa y comprar tres anexas, lo más próximas que nos fuese posible. Como revendedores no tenemos precio, o sí. Revender dos entradas a menor precio que en las taquillas no es lo que se podría decir “hacer negocio”. Lo único que deseábamos era abaratar la compra y no desperdiciar el regalo…


BarcelonaBarcelona
Nou CampNou Camp

Y lo conseguimos, estuvimos los cuatro (¿?) disfrutando de una noche de fútbol con un campo repleto. Por la tarde habíamos paseado por la ciudad por aquello lugares que frecuentamos los guiris… comprando lotería en el lugar en el que un par de semanas después tocó el Gordo de Navidad. Nos conformamos con la pedrea.

Bollos de nata

Masa madre
  • 70 gr. de harina de fuerza (de pan)
  • ~40 ml. de agua del tiempo o a unos 25ºC.
  • 1 pizca de azúcar
  • 15-20 gr. de levadura fresca (en invierno prefiero usar 20 gr.)
  • 60 gr. de huevo (uno grande).
  • 12 gr. de miel
  • 5 ml. de extracto de vainilla.
  • 30 gr. de manteca derretida.
  • 65 gr. de azúcar.
  • 200 gr. de harina de fuerza (de pan)
  • 6 gr. de sal
  • Opcional: una pizca de canela (si gusta)
  • 20-25 gr. de margarina.
  • Nata para montar (35% MG)
  • Azúcar s.c.
  • Azúcar glasé para espolvorear.
(1) Preparamos la masa madre. Disolvemos la levadura en el agua con una pizca de azúcar, formamos un volcán con la harina y amasamos hasta obtener una masa blandita y lisa. Dejamos fermentar en lugar templado y sin corrientes hasta que haya doblado su tamaño, una hora o más, aproximadamente (depende de la temperatura ambiental).
En un bol grande batimos el huevo (60 gr.) con el azúcar, la vainilla, la miel y la manteca fundida. La manteca debe ser de buena calidad, mejor casera, muchas compradas tienen cierto sabor rancio. Mezclamos la harina con la sal, vertemos sobre el batido, amasamos ligeramente y añadimos la masa madre ya levada. Amasamos un poco y añadimos la margarina (sin fundir). Seguimos amasando durante bastante tiempo, unos 8-10 minutos, hasta que no tenga grumos, esté blandita (importante) y suave. Por llevar la masa madre hay que amasar mucho más para que se integren perfectamente las dos masas, no tengan grumos y crezca de modo homogéneo.

(2) Dejamos reposar en lugar seco y sin corrientes (lo dejo en un cuenco dentro horno apagado, o a 25-30ºC). El tiempo de reposo depende de la temperatura de la cocina y de la época del año, entre 2 y 4 horas. Pasado el tiempo “rompemos” la masa con un puño y amasamos durante un minuto. Después de este segundo amasado crecerá de un modo más rápido y homogéneo.
Dejamos reposar otra vez. Este segundo levado será más rápido pero, pese a todo, también lo he dejado bastante tiempo, unas 3-4 horas. Pasado el tiempo pesamos la masa, la dividimos en cuatro porciones iguales (~115 gr.) y extendemos ligeramente cada porción en forma de circular (como una pizza gruesa). Aquí podemos rallar un poco de chocolate o pintar con algún tipo de aroma. Enrollamos cada una de los bollos desde los bordes hasta el centro, sellando bien para que queden en forma de bola. Al enrollarlo crece mejor y de modo más aireado.

(3) Cubrimos dos bandejas de horno con papel vegetal y depositamos dos bollos en cada una de ellas. Dejamos levar muchas cuantas horas (8-12), mejor toda la noche o, incluso, también durante la mañana siguiente. Así conseguiremos una masa mucho más esponjosa.
Lo más sencillo es empezar los bollos al mediodía, hacer el primer amasado a media tarde. El segundo amasado y la forma por la noche y hornearlos al mediodía siguiente.
Precalentamos el horno a unos 180ºC, pulverizamos los bollos con un poco de agua para que la superficie quede crujiente y el interior esponjoso y horneamos durante unos 15-18 minutos, hasta que haya tomado un tono tostado. Dejamos enfriar, aplicamos un corte transversal y rellenamos con nata montada (bien fría) y azucarada a gusto. La mejor forma de hacerlo es con ayuda de una manga pastelera. Por último, espolvoreamos con abundante azúcar glasé.
La ligera costra superficial, el tiempo levado o la miel hacen que se conserve en buen estado incluso al día siguiente (si llega).
Bollos de nata

23 comentarios:

marivel dijo...

vaya pinta rica que tiene!!!!

Noir dijo...

Ooohhhhdiosmío! ¿Habría alguna posibilidad de que sortearas el envío de uno de estos bollazos por correo? Sea como sea, voy a aprender a hacerlos y a seducir a mi augusto hombre con ellos (son su dulce favorito).

De pequeña me metía en los armarios entre otras por las mismas razones que tú escapabas, así que te entiendo perfectamente. Antes consideraba que se debía a que era una sabelotodo con mal genio, pero reconozco que a veces es una actitud necesaria para defender nuestra identidad y hacer nuestro propio camino. ;)

cibercuoca dijo...

Qué buenas imágenes, la textura de los bollos! me encantan.

Anónimo dijo...

Hace algún tiempo leo tu blog, me agrada mucho la tranquilidad y los comentarios que transmites.. sobre cine, sobre la vida, incluso los fragmentos de libros. Buen fotografo, te felicito y te envidio por la buena mano para la cocina. Quisiera saber respecto a la harina de fuerza ( pregunto por ella de esa manera o hay otras maneras de llamarla?, es preparada?) y respecto a la margarina o manteca (con sal?).Gracias por todo
Heidi

Begoña dijo...

Tengo que probar estos bollos, porque creo que se parecen mucho a lo que en Bilbao se llaman cristinas y me entusiasman....
Un saludo, Begoña

Lolah dijo...

Hummmm...me has hecho volver más de cuarenta años atrás, cuando algunas tardes mi madre me compraba uno de esos bollos con nata para merendar en la Valenciana, nunca he comido otros como aquellos, o a lo mejor es que el recuerdo los mejora.
Los voy a hacer seguro, la bollería no se me da mal, aunque aquí es difícil encontrar una nata que no tenga ese sabor artificial que tienen todas ahora.
Un saludo.

Leticia dijo...

Madre mía!! Otra receta que quedará en la lista de pendientes..¿nunca te has propuesto montar "una pastelería delicatessen"...? desde luego clientela no te iba a faltar, de todas maneras, me uno al comentario de NOIR y si realizas algún sorteo ¡me apunto!
Me encanta verte en activo!!
Besos, Leticia.

cocina con sabor dijo...

Se ve deliciosos, que esponjosos y que ricos mmmmm....

Saludos

Harry Haller dijo...

Gracias,
marivel. La manteca, que otras veces sustituía por mantequilla, le da un sabor especial. Un bico.

Noir, Se conservan muy bien (la miel tiene ayuda en esa función), incluso si se sustituye la miel por azúcar invertido. Como correos cada vez funciona mejor quizás fuese posible… pero ya no me quedan ;-)
Yo me encerraba en la habitación, me llamaba mi madre para que, “por educación”, pasase a saludar. Lo mío era de sicólogo. Todavía ahora alguna vez María dice que soy un poco “coco”. Cuando cojo confianza me paso, mientras tanto estoy muy incómodo. Bicos.

cibercuoca, son suaves por el reposo prolongado. El tiempo de reposo no es ninguna burrada, pues la materia grasa y la cantidad de azúcar ralentizan su levado. Un beso.

Heidi, (aburrida estarás de l@s graciosill@s). Gracias. La harina de fuerza es harina de pan. El mejor sitio para comprarla es una panadería, la venden en casi todas. También la hay alguna gran superficie (como el CI) que la vende empaquetada (¿Harimsa?).
Esta harina crece mejor, más rápidamente y con una textura más adecuada para bollería (no así para galletas o bizcochos, que se emplea de media-baja fuerza). Un beso.

Lolah, seguro que los bollos de los que hablas eran totalmente caseros, muchos de esos sabores se han perdido. El uso de productos que mejoran la textura y conservación han repercutido en el sabor, que para muchos es secundario.
Yo noto más la diferencia de sabor con la manteca casera que me da mi madre y la comprada, más grasa y rancia.
Otro.

leticia, Gracias. Aunque me imagino que es una broma ;-), para mí, la repostería o la cocina es una evasión no un negocio. Cuando veo a grandes cocineros haciendo negocio (¡tienen que vivir!), delegando sus labores en los verdaderos cocineros (los conocidos son más gestores o empresarios que cocineros) me causa mucha pena.
Un símil en el mundo de la informática es el paso, que en España se considera natural y no en otros países como USA, en dónde existen todos los perfiles con igualdad de consideración, de programador->diseñador->analista-> gestor -> comercial. Es absurda esa evolución que te aleja de tus raíces y gustos.
Sería perfecto tener una pequeña tienda de galletas o tartas con producción a muy baja escala, de productos imperfectos en aspecto pero sabores verdaderos.
Poco a poco iré recuperando mi tiempo y mi espacio en el blog, aunque febrero sea un mes duro.
Besos.

cocina con sabor, te tomo la palabra: "con sabor". Lo más importante.

Gracias. Un beso a tod@s.

Rosita dijo...

Guauuuu! Ya sabes, panificar me vuelve loca (más comérmelo, claro), y con nata, ya ni te cuento... El roscón de Reyes lo rellené así. La manteca le da a los bollos un gustito de ensaimada muy rico, como los brioches sicilianos, uhmmm.
La harina Harimsa de fuerza es la que va mejor para bollos, como veo que ya la has nombrado, no importará que diga, para quien quiera buscarla, que está en los súpers que empiezan con Carre y acaban con four... ;·). Es un poco cara pero vale la pena. En los Dia, la harina que tienen está bien baratita y también es para panificar (Tipo 55). ¿Se nota la cantidad de harina que compro cada semana? Desde el día que hablamos de los distintos tipos de harina, aún me he comprado más, hice un pan de centeno muy bueno, de 'campagne'. Con dos días de preparación. Ostras, que se me va la olla al hablar de pan, lo dejo.
Así que tres entradas para 'cuatro' para el Barça- Valencia, eh? ;·))) Ya has pagado los derechos por las imágenes del partido a... ¿quién los tiene??? A ver si te lo prohiben como a los de 'Sé lo que hicísteis... jejeje.
Ah, realmente, un grandioso momento el de la decisión sobre Guantánamo, sigue firme en tu camino, Obama, todos juntos, podéis...

Pepinho, un abrazo, artista!

idu dijo...

Hola,
ayer descubri por casualidad tu blog, buscando una receta de mejillones (2007 puede ser?)
Me encantan las recetas, las fotos, los escritos.. todo, tengo que indagar un poco mas en posts anteriores, para engancharme a tu historia... haber si cojo algun rato libre... me has recordado, de pequeña, en la calle, como me escondia de la gente, entre las piernas de mi padre, deseando que nadie se percatara de mi presencia.
FELICIDADES por el blog

Berta dijo...

Uaaaaaa me imagino pasar la lengua por la nata antes de atacar la masa. jiji, soy golosilla.

Este flashback es estupendo. Todo lo que tenías por contarnos todavía.
Martin parece majo. sé que para ti es el MEJOR.

Buenas fotos como de costumbre. Espero la que nos falta bien grande;-)

Muacs llenos de infección de garganta.El tiempo no me ayuda.

Berta


P.D Ya han salido las nominaciones. Creo que a P.le han hecho un favor y no se nota nada en qué categoría la han metido para que se lo lleve. Entre la Winslet y la Cruz me quedo con la primera(sin ser santa de mi devoción)....que se lo den a la Streep.

Harry Haller dijo...

Hola fondo norte!
Rosita, a mí “bollear” me vuelve loco. El roscón de Reyes lo hice unas semanas antes y otras semanas después de la fecha. Se ve que has captado el gusto: la manteca le da ese gustito casero especial; la mantequilla no está mal pero con una buena manteca está mejor.
Yo sigo comprando la harina en una panadería cercana, son muy agradables. Harimsa tiene muchos tipos de harina de gran calidad, de lo mejor.

No he captado el nombre del supermercado. De entrada no se me ocurre ningún supermercado que empiece por “Carre” y acabe en “four”, ¡piensa, Pepe! ¡piensa!
La harina de Dia las he descubierto gracias a mi madre, que decía que era muy buena para las empanadas. Durante un tiempo también tenían una mantequilla muy buena para hojaldrar, era “President”.
Ahora me enfrento a una serie de problemas derivados de la gran cantidad de harina que tengo en casa: el problema de tirar el envoltorio. He depositado alguna harina en botes de cristal y me resulta difícil precisar si es de fuerza o media fuerza, ni presionándola con la palma de la mano.

Rosita, Rosita,… no te adelantes, que todavía estoy a principios de diciembre. ;-) Todo llega y, como he dicho alguna vez, no quiero que haya zonas muertas en mis recuerdos. Ahora necesariamente escritos de memoria.

Rosita, una abrazo, artista! (Quid pro quo) ;-)

Idu, muchas gracias. Puedes empezar por el principio, pero creo que ya son más de 400 entradas. Como para aburrirse. Otra opción es empezar por la presentación y leer una receta por semana. La última opción es partir de esta última y seguir, es como un culebrón, como “Yo soy Bea”, se repite, se repite,… (aunque no tanto como podría parecer) EVOLUCIONO! Sí!
Si quieres descubrir historias a corazón abierto puedes buscar “el primer día de la madre” en el blog (allá por mayo), o un maltrecho cumpleaños (allá por febrero), o “un sanvalentón de muerte” (allá por febrero),… en esa fechas los sentimientos están más a flor de piel, positiva o negativamente.
GRACIAS.

Berta, en primer lugar (suena mal, pero es exactamente así) ¡que te mejores!. Martín es mi mejor amigo, es lo mejor que se puede decir de un hermano. Hemos compartido muchísimos buenos momentos, jugado, hablado, reído, llorado…. He desconectado algo durante un tiempo, cuando empecé a salir con María y él estudiaba en Coruña, pero todo vuelve a su sitio si los sentimientos son auténticos. La distancia no ayuda.
Es el segundo flashback, quedan un par de ellos para llegar a la actualidad. Yo me contengo, tú te contienes, él se contiene, nosotros nos contenemos, vosotros…

Lo de Penélope me parece más exotismo que realidad. La película es realmente floja, y lo dice un seguidor de W. Allen, cierto es (como ya he dicho en su día) que ella es lo mejor de la película. Un poco pasada de rosca pero está bien en el papel.
Si el director consigue modular a Kate Winslet y evitar que se exceda, es una de las mejores (casi la mejor) actriz de la actualidad (“¡Olvídate de mí!”, “Juegos secretos” –grande-, “Descubriendo Nunca Jamás”, “Iris”, “Sentido y Sensibilidad”, “Criaturas Celestiales”,…). Tiene algo especial: naturalidad.
Lo mismo le pasa a Meryl Streep, que necesita ser dirigida.
Sin haber visto “El luchador” (que ha sido una de las triunfadoras de los Globos de Oro) me gustaría que se lo diesen a Marisa Tomei, de la cual estuve parcialmente ¿enamorado? platónicamente en mi etapa de facultad. Además, M. Tomei se merece uno de VERDAD. Hay una leyenda urbana (que me imagino conocéis) que dice que el Oscar por “Mi primo Vinny” se lo dio Jack Palance porque era incapaz de leer el nombre de la verdadera ganadora y dijo el primero que le vino a la cabeza. Está sin certificar, pero ahí queda la duda…

Un beso muy grande.

Berta dijo...

Pepe, me gusta sentirte así de positivo. En tu manera de escribir se te ve FELIZ cual PERDIZ. Tu dulce porvenir ha resultado eso, DULCE, y creo que ahora hasta tu sentido del humor aflora más. BIEN!!!!


Me vía la entrega de los globos de Oro enterita y me causó horror ver al Rourke.Parece que le llegará su Perestroika. En el caso de los chicos también está difícil, son muchos. Creo que será Sean Penn, no?. Aunque el tema gay me parece ya demasiado tocado. Pero como a los EEUU les gusta mucho esto de recrear momentos a lo mejor se lo dan.

Muacs con mascarilla que hoy contagio de verdad y un tirón de barbilla para el que más babea en Santiago. Hoy sin cole por alerta. Bienn todos en casita.

Gloria dijo...

Todavía odio las visitas multitudinarias, no me importa cuando vienen una o dos visitas me da lo mismo. Pero eso que todos te miran "para ver como estás". Cuando llegaron los mellizos fue terrible, fueron dos meses de continuas visitas (especialmente los fines de semana) y a veces no tenía tiempo ni de ducharme y además no sé como será allá pero G. decia que "había que atenderlos" y yo todavía no me adaptaba a los horarios de mis niños, bueno pero todo pasa, y extraordinariamente rápido, cuando ya "no eres novedad" te dejan tranquilo gracias a Dios.
Y lo veo tan lejano ahora.

Paciencia mi niño el tiempo pasa muy rápido, demasiado, besooss, Gloria

PD Muy rica tu receta,se ve delicioso

Anónimo dijo...

Me gusta mucho la foto del balcón con la bicicleta. Welcome back !! Se te extrañaba mucho ! Besos, Mariana

Harry Haller dijo...

Hola,
Berta, mi estado de felicidad debe ser subconsciente(mente). Ahora sólo siento cansancio y cierto nivel de descuido general con dosis de alegría.

Mickey Rourke es y fue un buen actor que se obsesionó por la falsa belleza de la cirugía (entre muchas otros problemas personales), hasta tal punto que su cara parece una caricatura (y eso que últimamente se la han “suavizado” un poco). Su principal problema ha sido que muchos han pensado, él incluido, que su éxito se debía a su belleza, cuando en realidad había buenas películas con grandes directos (excluyendo “nueve semanas y media” que me parece insufrible): Diner, La ley de la Calle, Manhattan Sur, El borracho, Fuego en el cuerpo (un pequeño papel), Harley Davidson and the Marlboro Man,…
Richard Gere, por ejemplo, ha sabido desmarcarse del rol de guapo y ha participado verdaderas joyas del cine (alguna obra maestra): Días del cielo (im-pre-sio-nan-te), American Gigolo, Cotton Club (sin palabras), Chicago, Chacal (un buen remake),…
En cuanto a los Oscar no puedo opinar sobre las actuaciones, debería haberlas visto todas, pero por cierta nostalgia y cariño me gustaría que se lo diesen a Mickey Rourke (el principal) o a Robert Downey Jr., un actorazo al que los “malos hábitos” ha apartado de mayores logros.
Menudo rollo.
Un beso, parece que sale el sol…

Gloria, me alegra volver a leerte, ya pensaba que estabas algo enfadada por algún motivo desconocido (¿?).
En cuanto a lo de las visitas y demás, me molesta: (1) que se haga por cumplir, (2) que se haga de modo circense, olvidándose de lo realmente IMPORTANTE.
Ya hablemos con más calma.
Un beso.

Mariana, la foto de la bici no ha sido especialmente seleccionada. La he visto entre las de Barcelona y me ha hecho gracia y cierta dosis de cariño.
Un Beso.

Gloria dijo...

Aaaiiins Pepinho!! por qué voy a estar enfadada, mi niño, aveces yo también tengo muchos problemas, ahora que los niños están de vacaciones (hasta fines de Febrero) van de aquí para allá nos juntamos con Mami, y quieren salir y a veces no tengo tiempo de nada. Entiendo lo que dices de las visitas pero yo al principio era demasiado para mí todo. pero pasa,te mandé un mail. Ahí hablamos, besoss Gloria

Gloria dijo...

Mariana te mandé la receta de la mermelada de ruibarbo, perdona la tardanza pero he estado con muchas cosas, liadísima dicen los españoles,cariños y que te quede buena. Gloria

Pilar dijo...

Ayyy que rico! como me recuerda tambien mi infancia, casi puedo saborearlo.

De pequeña también era muy timida, con la edad, casi lo he superado, pero me ocurre igual que a ti, siguen sin gustarme las visitas, salvo muy allegados, bien sea familia o amigos.

Te veo mas animado, aunque algo cansado, ya sabes encuentra tu espacio. Dulce porvenir.

Besicos, Pilar.

Margot dijo...

Ostraaaaaaasssss!!1
Me encanta este bollo, me he comidocientos cuando era adolescente.
Asi estoy yo de lustrosa.
Antes vivia en la Sagrada Familia,y te juro, que porque yo no tenia esa persiana, sino te diria que ese era uno de los balcones de mi casa, lo tenia pintado de este color, y la varandilla era identica.
Besos
Margot

Anónimo dijo...

Bueno,bueno ya pueden saber bien los bollos porque con las horas que lleva hacerlos. Madre mía.
Yo soy pastelero y panadero y no hace falta semejante tiempo para elaborar bollería estariamos apañados en las pastelerías. Y además esos bollos tienen un alveolado muy robusto.

pepinho.com dijo...

Bueno, bueno ;-), con la Iglesia hemos topado ;-).
Estoy parcialmente de acuerdo contigo, salvo en el dogmatismo y algo más ;-). Tengo la ligera impresión de que muchos panaderos profesionales están poco abiertos a estrategias más tradicionales y que no se ajustan a ciertas reglas comerciales.

Si uno se para un poco en los detalles de la preparación de esta receta puede verse que no son unos bollos al uso, están confeccionados empleando la misma técnica que la de la ensaimada, pero sin laminado y con menos manteca, por lo que el cuerpo en más aireado y suave que otros bollos dulces que ya haya puesto en el blog (con tiempos de fermentación mucho menores). Dicha ensaimada, a su vez, empleaba técnicas de un libro publicado hace 50 años… y no es el único.
Un ejemplo, he leído la receta de un panadero profesional que deja fermentar las ensaimadas ¡15 horas!, yo soy menos generosos, sólo 6 ;-). Otros reposteros de cinco estrellas y mucho renombre (PH, PT, CF,…) llegan a dejar fermentar la masa de croissants, por ejemplo, toda una noche. Claro, eso parece poco comercial, he dicho “parece”. Está demostrado que fermentaciones lentas (temperaturas más bajas y con menos levadura) durante mucho más tiempo dan lugar a mejores panes.
Pensar que cuanto más tiempo de reposo menos piezas creo que no es correcto del todo, utilizando técnicas pipeline tendríamos panes con la misma carencia que con un reposo mucho menor.
Por suerte, muchos panaderos profesionales todavía emplean técnicas antiguas para la preparación del fermento, sin usar mejorantes panarios ni levaduras artificiales. Recuerdo como mi abuela preparaba el fermento natural para las empanadas y lo dejaba reposar durante varios días.

Por supuesto, los que somos aficionados no tenemos fermentadora, ni amasadora, ni laminadora, ni una temperatura ambiental adecuada (salvo cuando hacemos el ramake del remake de “El cartero siempre llama dos veces”). En cualquier caso, ese no es fin de todo lo que preparo, ni el dinero ni la venta, sólo la búsqueda de la felicidad por la experimentación y el satisfacción de preparar las recetas por mis medios, aportando un poco de mi parte.

Permíteme un símil. Soy aficionado al atletismo, un corredor profesional que busca el éxito, la fama y el dinero diría: “¡estás loco! Lo único que haces corriendo 30 km al día es quemar grasas y mejorar su sistema aeróbico. Tendías que dormir todos los días entre 9 y 10 horas, hacer series varias veces por semana, descansar algún día y controlar tu alimentación.” Pero claro, yo no busco nada de eso, correr así me da felicidad.

Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.