martes, 10 de abril de 2007

Galletas blancas de almendra

M(u)y cookies!

¿Que puedo hacer si tú no estás? Si tu estás a régimen, ¿qué puedo hacer? Galletas! Suave, suave, te comes una y no pasa nada, aunque lleven manteca. No te digo nada, por si acaso. A ver si no lo notas.
El que calla otorga. “Sí, ya sé que te había prometido esos crêpes salados con huevo, queso y jamón que te comiste en París, dame un poco de tiempo”. “Ya, los dulces de Nutella, también. Ya sabes que la acabé el otro día para rellenar el bizcocho de claras.”


Ingredientes
  • 170 gr. de manteca
  • 110 gr. de azúcar glasé
  • ¼ cucharilla de sal. Una pizca.
  • 200 gr. de harina normal.
  • 80 gr. de fécula de maíz (“maizzzzena”)
  • 100 gr. de almendras en trocitos.
  • Un poco, un poco, de aceite de maíz o girasol si la masa queda algo seca.
  • Si queremos algo de sabor más: una cucharilla de esencia de vainilla o ralladura de limón.
  • Opcional: yema de huevo para pintar las galletas. También las podemos cubrir de azúcar glasé o una “glasa” de azúcar impalpable (era demasiado volver a decir “glasé”) y agua.
(1) Batimos la manteca con el azúcar hasta que quede cremoso. Si le echamos aromas, éste es el momento.

(2) Añadimos la harina y la maicena con la sal; también los trozos de almendra que, en mi caso, he troceado con un cochillo.

(3) Amasamos y, si no se adhiere, le echamos un chorrito de aceite de maíz o girasol.

(4) Enfriamos en el frigorífico unos 30 min., para amasar mejor. No es necesario si lo trabajamos bien. Aplanamos la masa de un centímetro de espesor y, con ayuda de un molde, cortapastas o vaso, formamos las galletas. Pintamos con yema (opcional).

(5) Horneamos durante unos 25 min. aprox. a unos 170º o hasta que hayan adquirido un pequeño tono marrón, pequeño.

(6) Retiramos la bandeja del horno y dejamos enfriar (algo) antes de conservarlas en la “caja-de-galletas-que-tenemos-porque-un-día-compramos-o-nos-regalaron--unas-galletas-danesas-que-venían-en-esa-caja-de-metal-tan-chula”


Qué más puedo decir. Lo que engorda sigue estando muy bueno. Pero os puedo asegurar, por falta de experiencia, que los gustos reales no se ajustan a los prototipos esteriotipados de las más que delgad@s hombres/mujeres de los anuncios de “eau de toilette”.

“salut i força al …” que más deseéis!

Por cierto, voy a cambiar de gestor de estadísticas. El que tenía me estaba generando pop-ups, y yo sin enterarme!

7 comentarios:

Lola dijo...

Estupendo...como siempre! Quería hacerte un par de preguntas:
-¿Puedo sustituir la manteca por mantequilla?
-¿Cómo haces la glasa? lo he intentado pero no me queda lisa y durita como la de las pastas de confitería.
Y una última (vaya son tres) perdona mi incultura en blog pero ¿para que sirve "Suscribirse a: Enviar comentarios(Atom)"? no lo sé :(
Muchas gracias.
Un saludo

Harry Haller dijo...

Hola,
Lo de la manteca no lo tengo nada claro. Diría que no, la manteca es lo que le da el toque diferente. No lo he probado pero pienso serían otras galletas. Si te fijas, se hornean a muy baja temperatura y uno de los motivos es por el hecho de llevar la manteca. Si pones mantequilla pasarían a ser las “típicas” galletas del tipo “masa quebrada” y, en ese aso, sí le pondría algún aroma.

El sabor recuerda (algo) al de unos mantecados que ya he puesto. Están muy buenos: mantecados de almendra.

Puedes espolvorearla con azúcar glasé, simplemente. Las de la foto llevan yema de huevo pintada antes del horneado. Hay muchas formas de hacer una glasa:

(1) Si la quiere “rígida o dura” debes hacer una “glasa real” con claras, azúcar glasé y un chorrito de limón. Unos 100 gr. de azúcar por cada clara. Batimos las claras con el azúcar a fuego suave hasta blanquear, echamos un chorrito de limón, seguimos batiendo, y lo ponemos unos minutos a gratinar o, en este caso, los pintamos antes. Se endurece más una vez fría (ver palitos de holanda).

(2) Si la quiere “húmeda”, se bate el azúcar en frío con un chorrito de agua, poca, hasta tener el espesor deseado. También puede añadirse limón y otro aroma.
Puede secarse en el horno.

(3) … muchas más ideas…


- “Suscribirse a…”, a ver si lo puedo explicar sin liarme demasiado:

En Internet existe un formato de transmisión de información y, sobre todo, de noticias, denominado RSS. Este formato lo emplean muchas Webs para que los usuarios sepan cuando actualizan noticias o apartados del mismo. Lo emplean casi toda los periódicos, muchos Web de descarga, los blogs, etc.

Para poder leer estos documentos RSS necesitamos un “cliente RSS”, por así decirlo como podría ser un navegador para ver páginas HTML. Algunos navegadores Web, como el Firefox, lo incorporan de forma nativa pero con muchas limitaciones. La solución más usual es instalar programas cliente (como podría ser un navegador para ver páginas Web, o un cliente de correo para leer el correo) como “feedreader”, que es gratuito y los puedes bajar de Internet.

Cuando instalas el cliente y lo ejecutas, te aparecerá, como si de un cliente de correo o similar se tratara, y al minimizarlo conservará un icono en la parte inferior derecha de la pantalla, si usas MS Windows. Periódicamente el cliente comprueba el documento RSS para ver si ha sido actualizado y, en ese caso, aparecerá un mensaje de “noticia nueva” para que puedas leerla en el cliente o acceder con un navegador a la página correspondiente.

Resumiendo, si le das a “suscribirte” necesitas tener instalado un cliente de RSS y, en ese caso cuando lo ejecutes y te hayas suscrito al las entradas del blog, podrás observar las entradas no leídas, las nuevas, etc… que se han creado. Muy similar a un cliente sencillo de correo pero en vez de “correo” de llegan (avisos) de “noticias” o “entradas nuevas”.
No sé si me he explicado….

Para probar cómo funciona puedes bajarte el “feedreader”, instalarlo e irte a algún periódico y suscribirte pulsando en el icono que ponga “RSS”. Para las notificaciones necesitarás que esté ejecutándose, aunque sea en “background” (el icono debe estar presente en la esquina inferior derecha). En casi todos los periódicos tienen secciones de suscripción: “Actualidad”, “Cultura”, “Deportes”,…

Saludos. Espero haberme explicado….

Lola dijo...

Las explicaciones perfectas, todo muy bien.
Muchas gracias.

diego dijo...

vaya pepe...!!!!!!!
que pinta tiene.
tienes que guardar algo y traerlo a Boiro, que el abuelo y yo(tu sobrino)queremos probarlo.

diego dijo...

tengo una duda: en el poyo a la mostaza la mostaza es en semillas o de bote;-) muchas gracias.

Harry Haller dijo...

¡Qué ilusión que escribas!

Diego, tienes que aplicarte un poco más... se escribe "pollo" ;-), el otro “poyo” no se come y está un poco duro, pues es para poner el “culete” encima cuando estás cansado ;-). Por lo demás, es de la mostaza en forma de pasta (en bote o tubo).

Creo que sólo hemos ido una vez este año. A ver si convenzo a María y vamos pronto. Espero que la semana que viene, cuando venga (tu otro tío) Martín de Terrasa y celebremos su vigésimo séptimo (fíjate para que sirve el “cole”) cumpleaños.

Besos para ti, al abuelo, a la abuela y a Loli.
Ya os llevaré algún postre. Si puedo, llevo una tarta.
Ya sabes, te debo el regalo de pascua, lo tengo sobre la mesa del salón….

Yara dijo...

Hola se ve estupenda esta receta la voy a hacer solo queria preguntar si en ves de mantecade cerdo puede ser manteca vegetal, aqui se hace dificil encontrar la de cerdo.

Publicar un comentario

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.