jueves, 18 de octubre de 2007

Galletas bretonas – Galletas de chocolate con perlas de chocolate (ricas y sencillas)

2x1

Menuda semanita. Cuando se me da por hacer galletas no paro. Éstas son dos de ellas, las pongo en pareja (2x1) por dos motivos: por su sencillez, tanto de ingredientes como de elaboración, y por su sabor, de principios básicos pero muy, muy ricos. Unas para tomar con un té o café (no es mi caso, que me las tomo en cualquier momento), otras para los aficionados (como yo) al chocolate. No diré cuáles son las mejores.

He hecho hasta tres tipos de galletas más. Había acabado mi caja de galletas y tenía que volver a llenarla, para poder disponer de ellas en esos momentos de aprieto, cuando necesitas algo dulce que llevarte a la boca. Guardadas herméticamente pueden durar semanas… si no se acaban antes, claro.


Estas galletas no llevan crémor tártaro pero, si no lo tenéis, os recomendaría lo adquirieseis lo antes posible (en la farmacia). Hace que las galletas se conserven durante más tiempo y siempre crujientes por fuera, por dentro según tiempo de cocción. Pronto pondré otra receta que lo lleva y en las recetas que lo indican os puedo asegurar que se nota (infinitamente) la diferencia de llevarlo o no.


2

2x1=2. O tres o más. Menuda gracia. Resulta que M se encontró una de esas odiosas ofertas que atraen al más incauto, a todos nosotros los mortales: dos latas de Pepsi al precio de una. Tiene que tener truco, siempre se lo digo aunque yo también caiga cuando me interesa. Lo tenía. Se compró de una tacada algo así como unas veinte latas, el negocio estaba servido, salvo por dos pequeños detalles: soy de Coca Cola (¿quién se las va a tomar?) y caducan el día 16, es decir, ¡ayer! Las compró el sábado.

No hay solución posible. O arriesgarse a morir envenenado, o hacer una tarta de chocolate y “Pepsi” ;-), o tirarlas. Otra de las dudas que tengo es la siguiente: ¿cuándo caducan? ¿el 15? ¿el 17? ¿en qué minuto? ;-). No sería la primera vez en ignorar la fecha, ni la última.



Marketing

Todo tiene truco. Se las saben todas para captar la atención de despistados como yo. Empiezan con el 3x2 cuando tienen stock de productos perecederos; siguen con “la segunda unidad a mitad de precio”, consiguiendo que compres dos unidades con un total del 75% de su precio normal (siempre ganan) y atrayéndote al supermercado para que compres otras cosas; continúan dándote bonos para que adquieras productos innecesarios que no te comprarías en otras circunstancias, de ese modo pasas de no gastarte a nada a comprar un lote de productos que no necesitas, ¿dónde está el ahorro?; cambian los productos de sitio para que resulte difícil localizarlos y tengas que recorrer el resto de estanterías hasta encontrarlos (siempre cogerás otra cosa); los productos para niños los ponen muy bajos para que puedan echarle un vistazo o “una mano”;… y mucho más.

Una primera solución es ceñirse a una lista de la compra con los productos necesarios (imposible) si no queremos llegar a casa con el carrito lleno de cosas innecesarias o inútiles.

Estas galletas son muy necesarias para mí.

Galletas bretonas


Ingredientes
  • 250 gr. de mantequilla con sal (puede emplearse si sal y añadir una cucharilla de sal a la harina) [125 gr.]
  • 190 gr. de azúcar polvo [95 gr.]
  • 8 gr. de azúcar vainillado o 5 ml de esencia de vainilla. Mejor empléese azúcar vainillado. [4 gr. ó ½ cucharilla]
  • 4 yemas de huevo [2 yemas]
  • 385 gr. de harina normal [193 gr.]
  • 12 gr. de levadura química (Royal) [6 gr.]

(1) Batid la mantequilla con una cuchara de madera o espátula hasta que esté reblandecida. Añadid los azúcares y seguir batiendo hasta conseguir una pasta cremosa.

(2) Tamizamos la harina con la levadura. Añadimos a la mantequilla las yemas y la mezcla de la harina. Mezclamos pero sin trabajar demasiado.

(3) Formamos una bola, la envolvemos en un film de cocina y la llevamos al frigorífico durante una media hora, hasta conseguir la consistencia que permita formar un cilindro. Pasado ese tiempo, retiramos la masa de la nevera y formamos dos cilindros de unos 4 cm. de espesor (las he hecho un poco más grandes), los envolvemos en plástico y los llevamos a la nevera un mínimo de una hora. Podría estar de un día para otro.


(4) Precalentamos el horno a 170º C. Retiramos los cilindros de la nevera y cortamos formando galletas de un centímetro de espesor, aproximadamente. Ponemos sobre papel de hornear y cocinamos durante unos 20-30 minutos, hasta que tengan un tono dorado. Cuanto más doradas, más crujientes y duras.


Nada más sencillo. Unas verdaderas galletas bretonas con un sabor auténtico y delicioso.

En estos casos es muy importante que la materia prima sea de buena calidad, la mantequilla sobre todo. Bien, ¿y que podemos hacer con las claras?, una idea: las magdalenas del otro día.


Galletas de chocolate con perlitas de chocolate (ricas y sencillas)


Ingredientes
  • 200 gr. de harina
  • 140 gr. de mantequilla
  • 100 gr. de azúcar polvo
  • 20 gr. de cacao en polvo
  • Una pizca de sal
  • 50 gr. de chocolate negro troceado
  • Un huevo o clara para ayudar a rebozar el azúcar.
  • Unos 60 gr. de azúcar para rebozar las galletas.
(1) Retiramos la mantequilla previamente del frigorífico para poder trabajarla con facilidad. Mezclamos la harina tamizada con el azúcar, el cacao y una pizca de sal. .Reservamos

(2) Reblandecemos la mantequilla con una espátula o con una cuchara de madera. Añadimos la mezcla de harina y las perlas de chocolate. Trabajamos bien hasta formar una pasta homogénea.
Es una pasta no demasiado pegajosa ni compacta, pero al trabajarla veremos que irá quedando cada vez más manejable.
Formamos 2 ó 3 cilindros de unos 3 centímetros de diámetro, los cubrimos con plástico transparente y los llevamos al frigorífico hasta que adquiera consistencia. Podremos ponerlos en el congelador por espacio de una hora, aproximadamente.

(3) Precalentamos el horno a unos 180º C. Retiramos del frigorífico o congelador y rebozamos en huevo y azúcar. Cortamos las galletas de un centímetro de grosor y las vamos poniendo sobre una bandeja con papel de hornear.
Cocinamos durante unos 10-15 minutos, hasta que adquieran un tono y empiecen a agrietarse. Dejamos que enfríen un poco en la propia bandeja antes de retirarlas.

Están muy buenas, por dentro son suaves, por fuera crujientes.

24 comentarios:

chelo dijo...

Lo tuyo si que ha sido una buena oferta ¡2x1!, ¡magnificas galletas!, me inclino más por las bretonas, tienen un aspecto inmejorable.
Estoy muy contenta, ayer conseguí comprar un candil para hacer rosquillas de candil(otro fritito para la colección), oooooooh, estoy deseando que llegue el fin de semana para estrenarlo. ¿las conoces?.
por cierto el cremor, dices que lo venden en la farmacia, como es, que cantidad tengo que pedir?
Gracias Harry y que pases un buen día.

Anónimo dijo...

Se me hace la boca agua viendo estas galletitas tan caseras y con una pinta deliciosa....así que he decidido llenar, al igual que tú, mi caja de galletas,¡voy a hacerlas ya!.
Por cierto Harry....yo ya tengo cremor tártaro en casa, me gustaría echarle a la masa ya que dices que se mantienen en mejores condiciones...¿me podrías decir que proporción utilizo para estas galletas?
Gracias y felíz día.

Marta dijo...

Hooooola. Te he encontrado por casualidad y veo que haces unas cosas estupendas. Una preguntita ¿donde encuentras el cremor tártaro?

Besos

isi dijo...

He oído hablar del crémor tártaro,no es perjudicial para la salud?
Sólo se debe usar una pizca?
Es cierto que impide la cristalización del azucar,estabiliza las claras(bien montadas),da más consistencia a la nata montada y sube las masas?
Sé que es un aditivo(E336)que llevan algunos productos,pero no sabía que tenía otros usos.
Lo veía en muchas recetas de Sudamerica.
Recomiendas usarlo sólo en las recetas que lo indican o puede añadirse a todas las galletas para conservarse mejor.
Se compra en farmacias con laboratorio,se puede fiar uno que el crémor sea natural y no preparado geneticamente.
Por salud de la cría no puedo usar mantequilla,pueden hacerse con margarina Flora,es la que uso en las recetas.
En repostería y para hacer pan es bueno usar el horno con aire?
Hay que poner menos tiempo y menor temperatura que con el horno normal?
En las recetas nunca se especifica,y me da miedo meter la pata.
Lo del horno arriba y abajo me parece un rollo,te arriesgas a que se queme o haga más por un lado que otro.
Besiños

Anónimo dijo...

MMMMM, que rico! exclame cuando vi esas galletas bretonas en el horno, jajajaja!!Hola Harry,Córdoba al habla, ¿Que tal hoy?Yo te veo mas animado, y eso me alegra parece que el don´t worry be happy te va haciendo mella.. lo del 2x1 me hace mucha gracia.....,pero como siempre tienes razon, a mi se me caducan las cosas solas a los dos dias de compralo y lo peor es que en el futuro yo vivire de esto,(estudio empresariales) vivire engañando a cosumidores incautos para liberarme del stock de producción..???Espero que no, una tambien es consumidora.
Por cierto, últimamente el blog va mas encaminado a un foro de experiencias sobre cosas compulsivas que a la cocina, menos mal que con éstas galletas no olvidamos lo importante.
El cremor tártaro, se puede echar aunque no venga en la receta??En que proporción?Me gustaría echarselo a una receta de cookies que tengo pues salen muchas.
Un abrazo y que te vaya bien el dia.
Córdoba

LA UNA Y LA OTRA dijo...

Me gustan todas estas galletitas. Compraré el cremor tártaro porque mi estómago es pequeño y bastante protestón y tiene que ir de poco en poco.

A mi sólo me gustaría hacer un comentario en general, quiero decir que no está dirigido a nadie en particular: nos pasamos media vida lamentándonos de lo que nos ocurre y la otra media lamentándonos el no haber puesto remedio.

LA OTRA

LA UNA Y LA OTRA dijo...

¡ah! por cierto que se me olvidaba: un pariente lejano mío ha trabajado en una fábrica de coca-cola (ahora está jubilado)y siempre nos decía que NO hay que hacer caso de la fecha de caducidad de la coca-cola, que es imposible, por sus componentes, que se ponga mala, a menos que la lata o la botella estén en malas condiciones, que realmente ponen la fecha porque es imperativo legal.

LA OTRA

chocolat dijo...

Vaya..que ricas para tomar con el cafe y con el chocolate..,para una tarde de invierno..como las que ya tenemos por aqui..

gracias por la receta,besos!!

Ana dijo...

Uff!!!!
Vaya pinta más buena!!! Estoy deseando llegar a casa este finde para ver si las hago... lo malo será decidir cual de las dos :P
Hice el finde pasado un brownie de chocolate blanco y otro normal (ambos recetas tuyas) y tengo que decirte que han gustado muchisimo...
Muchas gracias por todas las recetas :)

Harry Haller dijo...

Uff,

Hola,

En primer lugar pido disculpas por no responder, he estado (casi) todo el día fuera.

En primer lugar y medio, os pediría que leyeseis todo el mensaje, podría ayudar a aclarar muchos errores, ahora y en un futuro. Gracias.

Lo segundo e importante es comendar que el crémor tártaro NO es cancerígeno, bajo ningún concepto, es una confusión que alguien ha lanzado en algún foro y se ha extendido. Es el problema de Internet, las incorrecciones (incluso las mías) se extienden como la espuma… Por poner un ejemplo, algo así como la famosa mermelada de Ricky Martin en “Surprise, Suprise”.

El crémor tártaro es un producto totalmente natural que se produce en el proceso de elaboración del vino (¡se encuentra en el mosto!), por ejemplo, y ha sido añadido a muchas de las levaduras químicas del mercado, sobre todo en combinación con el bicarbonato sódico, que casi siempre se combina con él en muchas recetas galletas. Por su labor antioxidante (¡como el zumo de anaranja o limón!) ayuda a conservar los alimentos pero es totalmente inocuo para el organismo.

¿Por qué hay quién piensa que es cancerígeno? Por un sencillo motivo, porque además de producirse durante el proceso de elaboración del vino, también se sintetiza en laboratorios (sería inviable tener que hacer vino o exprimir uvas para su producción) y, como TODOS los aditivos de origen químico, tiene su código (y su fórmula. Todo en la naturaleza tiene fórmula. Yo tengo mucho “H2 0”, algo así como un 75%, “agua soy”). Recuerdo que hace años se había lanzado el bulo de que los E-330 y E-300 eran cancerígenos, que se incluían, entre muchos otros productos, en mis queridos caramelos PEZ. El E-330 es ¡Vitamina C!, en realidad, el precursor: el ácido ascórbico, que nuestro organismo transforma en vitamina C.

Por otro lado, todos los aditivos alimentarios están controlados por las autoridades sanitarias y han sufrido un proceso muy exhaustivo de estudio y control. En esta dirección podréis ver la lista de aditivos, entre ellos el crémor tártaro (E336), en el que se indica, claramente, “Toxicidad: Ninguna” :

http://www.pasqualinonet.com.ar/los_aditivos.htm

Incluso diría más, forma parte de los llamados “antioxidantes”, que ayudan, entre muchas otras cosas, a conservar en buen estado los alimentos (y nuestro organismo).

Sí son “peligrosos”, entre comillas ;-), muchos colorantes, pero ya está totalmente prohibida su venta, aquí y en casi todo el mundo. Muchos de sus “peligros” son producir alergias, o erupciones cutáneas, por ejemplo.

Para qué se usa el crémor tártaro y por qué (casi) sólo se vende en farmacias o por proveedores pasteleros. Muy sencillo. Su uso es muy “especializado” y muy limitados en el hogar(no tanto, veréis), ¡mercado!. Se emplea, entre otras ventajas antioxidantes, para:

- Aumentar el volumen y estabilizar las claras. Como en casa no somos tan exigentes la gente no lo adquiere sólo para eso.

- Evitar la cristalización de los azúcares. ¿Y qué?, si eso ya lo hace una buena miel o la glucosa, pero dan sabor…

- Como antioxidante, evita que se oxiden los alimentos y, entre ellos, las frutas. Evita que se oscurezcan. Otro remedio casero: el limón (¡el ácido cítrico es antioxidante!), pero produce sabor ;-)

- Evita que se apelmace la sal…

- Éste es el punto que más nos interesa: se emplea para la elaboración de levaduras químicas, sobre todo en combinación con el bicarbonato. Produce galletas más crujientes y que se conserven más.

¿Por qué se vende en Sudamérica y no en España? Mucho más sencillo de lo que parece: su principal uso casero es para la elaboración de postres, sobre todo galletas. La tradición “galletera” española no está muy arraigada, sí mantecados, polvorones, mazapanes o productos con almendra (almendrados, amaretti ;-), macarons,… En cambio, las galletas son una de las bases de la repostería anglosajona: american cookies, con jengibre, scones, … muchas debidas a su tradición de tomarlas con el té. Por ese motivo, se venden (más) en muchos supermercados de países de lengua inglesa sin ningún problema y con el nombre de “cream of tartar”. Sudamérica, por cercanía y materias primas, tiene muchas influencias de esos países…

He leído muchos libros en inglés y de cocina, y puedo aseguraros que muchísimas recetas de galletas lo incluyen, por eso lo he recomendado. Dos ejemplos son las riquísimas (para mi gusto) galletas de jengibre o las de canela… Esta semana he hecho otras (ricas, ricas) de azúcar que también lo llevan, la textura supera a las compradas y duran muchas semanas en muy buen estado.

Por último, el crémor tártaro no lo absorbe el organismo por lo que lo expulsamos en su totalidad en la orina! Por eso, tampoco es bueno pasarse. Además, sus funciones dejan de tener efecto, la proporción en relación con la harina debe ser muy, muy baja…
Ya comentaré las cantidades y los usos. Ahora tengo que preparar la cena ;-)

Besos a tod@s!

Harry Haller dijo...

Desconocía lo de las “rosquillas del candil”, lo primero que he hecho ha sido mirar en Internet. La masa es la típica de las rosquillas de anís, pero los del candil… ¡impresionado!.

Éstas quedan perfectas sin crémor, son muy mediterráneas. La proporción aproximada puede verse (mejor combinada con bicarbonato) en las galletas de jengibre… En ellas también comendo dónde conseguirlo y con qué nombres. Perdón, es cuestión de tiempo.

El horno de aire es bueno para bizcochos o masas que crezcan como el pan. No para galletas. La temperatura, además, debe ser bastante inferior. Cada uno debe aprender a conocer su horno, yo, aún teniendo dos hornos del mismo tipo (en Santiago y en A Illa), tengo una diferencia entre ellos (para ajustar las cocciones) de casi unos 20 grados (Siemens y Zanussi).

Me tomaré las Pepsi, bajo vuestra responsabilidad ;-)

Ambas galletas están riquísimas. Las de chocolate no han sido muy fotogénicas pero están muy ricas.

A cenar… y a dormir (algo)

Besos +

Anónimo dijo...

Hola, saludandote apenas en jueves, mi internet fatal, me da mucha alegria ver que no hubo un 4to tortazo ... que tus galletas estan de antojo, visualmente se ven perfectas, vaya debate que se ha armado con el cremor tartaro, aqui en mexico lo usamos mucho para levantar las claras para hacer merengue y para la elaboracion de caramelo macizo y lo encuentras facilmente tanto en supermercados como en tiendas pasteleras, pienso que hay otras cosas mas peligrosas que el cremor tartaro, en fin ... que no es peligroso hoy en dia, todo esta industrializado ... que tengas una linda noche ! Patty

Anónimo dijo...

Vaya paciencia y menuda conferencia sobre el cremor tártaro: oido cocina, hay que estar bien informado.
Me vas a perdonar, andaba algo liada de tiempo, vi tu receta de las"magdalenas de miel y.."y la plagie(perdon)no la lei y es una pena pues te note tan..triste,por aquelo del movil y demás.
Hoy lo acabo de leer y entre sus lineas he descubierto una historia de dos personas que se quieren y se respetan, no lo puedo evitar soy una romantica, y no lo podemos ocutar aunque nos quejemos se nos nota en la mirada y en tus palabras se ve cuanto la quieres, es afortunada( yo tambien me siento asi)me has emocionado y no es la primera vez.
Solo que me alegro y que no he entendido si las magdalenas hay que dejarlas reposar una noche para que suban mas o que pero bueno tu ya explicame cuano quieras, yo me seguire pasando por aqui.
Besos buenas noches,Córdoba.

Anónimo dijo...

una PD. desde córdoba,cuando digo que se nos nota en la mirada, me refiero a los enamorados y el amor.
Ves?eso pasa cuando no leo las cosas antes de enviarlas.

Anónimo dijo...

Qué útil tu explicación. Aunque ya había empleado cremor tártaro en alguna ocasión, no sabía todo eso.
A hacer ésta receta.
Saludos.
marcela

isi dijo...

Mil graciñas.Eres un sol.Sabía que me ayudarías en mis dudas.
He visto la receta de las galletas de canela,y copié la proporción.
En las de jengibre, ví que sólo tenían bicarbonato en ingredientes.
Tienes razón,los bulos crecen muy rápido,
Repito,muuuchísimas gracias por TODO.
Besiños

Mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mar dijo...

Harry finalmente preparé tu receta de la torta DE CHOCOLATE Y "COCA-COLA", imperdible!!!, gracias por tu magníficas recetas, fotos y comentarios!!!.
Si quieres ver el resultado

www.todocaserito2.blogspot.com

Anónimo dijo...

Peter Pan, estas galletas tan ricas caerán el fin de semana!
Si fueras tan amable, me gustaría que visitaras este enlace para compartir un premio contigo. A pie de página:

http://www.gebirg.com/enlaces.html

Te visito desde hace poco, pero me has haces pensar mucho :-)
Un cariñoso saludo.
Gebirg

Harry Haller dijo...

Debéis perdonarme hoy, mañana y (tal vez) pasado. Estoy a tope y sólo a estas horas de la madrugada puedo robarle al sueño unos minutos para responder. Todo vendrá. Mañana también toca madrugar.

“… La historia de dos personas…”. Amor es una palabra tan grande que sólo pronunciarla causa pudor y desconfianza. ¡Cuánto le costó decírmelo por primera vez!, utilizaba estrategias para no pronunciar nada que se le pareciese, algunas tan cinematográficas como “idem”.

La masa para las magdalenas, sin hornear ni rellenar, hay que dejarla toda la noche.

La tarta de Coca Cola te ha quedado increíble, con paso a paso incluido. Creo que tendré que cambiar el enlace al video para que se acerque a tu página. Tienes un blog muy bueno, completísimo. Me encanta, empezaré por ponerte en enlaces.

Gracias Wendy. Me gusta y emociona lo que dices, quisiera pensar que tienes algo de razón. Espero algún día poder volver al país de “nunca jamás”, el capitán garfio está acabando conmigo.
Gracias por incluir este pedazo de tierra. Aunque no soy muy dado a las listas (mis motivos tengo), cuando pueda (¿el domingo?) intentaré pensar en positivo e incluir blogs que me hagan pensar. Si fuesen libros sería más fácil, pues últimamente no leo demasiados blogs… por desgracia.
También me ha sorprendido lo del “Karate” en combinación con la cocina. Las fotografías buenísimas. Tienes un blog como para perderse durante un buen rato. Enhorabuena por todo.

Besos a tod@s

Anónimo dijo...

Las galletas riquísimas!!! :-) Las hice ayer y fue un deleite para el paladar. Gracias por compartir la receta!.
Sobre el premio, por mi, no te sientas obligado a continuar la cadena, solo quería compartirlo contigo. Solo porque si...!
Espero que hayas disfrutado el fin de semana.
Un abrazo,
Gebirg

Anónimo dijo...

Estoy totalmente enganchada a tu blog y a tus recetas desde que, buscando una receta que me convenciera para las bretonas,lo encontré.
Hace poco probé el bizcocho de zanahoria, INCREIBLE, y los buñuelos que se acabaron en medio día.

Gracias por poner tanto cariño y dedicación y por compartir tus dulces secretos con todo el que quiera lanzarse.

Feliz 2010!

Blume dijo...

Pues yo acabo de hacer las galletas y el resultado no ha sido el esperado :-S Puede que el fallo haya sido usar margarina en vez de mantequilla… la masa estaba demasiado blanda y prácticamente inmanejable (incluso dejándola “acilindrada” toda la noche en la nevera…) En fins, habrá que seguir intentándolo, para ser las primeras galletas que hago, están semi-comestibles ;-)

Anónimo dijo...

En realidad hay muchas cosas que no se sabe bien cuando caducan pero por ley tienen que poner una fecha en el envase. Fíjate en el chocolate, por ejemplo, que puede durar incluso dos años más después de que haya pasado la fecha de caducidad del envase.

Publicar un comentario en la entrada

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.