jueves, 1 de noviembre de 2007

Trenzas de chocolate y avellana

Muchas vidas…
¿Dónde están los huevos?

En el frigorífico. Lleno de huevos, algunos caseros y otros de granja, ávidos de formar parte de un flan u otro postre… ñan, ñan… Sólo me falta el tiempo para hacerlos y comerlos.

Unas sencillas trenzas que, por llevar, ni llevan huevo. Si queréis, podríais añadirle algo de huevo, 30 gr. aprox., reduciendo la cantidad de mantequilla (algo) y disminuyendo la cantidad de leche. Así ya están estupendísimas (menuda costumbre la poner el sufijo superlativo ;-), y eso que no me gusta hacerlo). Por tiempo, sólo necesita reposo, el suficiente como para que crezca y queden esponjosas (importante). El amasado es rápido y sin ninguna complicación.



La receta prácticamente no requiere ningún cambio. Es sabido que en la mayoría de las recetas de panes y bollos las cantidades de harina suelen ser “a ojo”, “la que admita”, se suele decir. Pero claro, uno nunca sabe si debe quedar muy suelta, suelta o tirando a densa… Ésta es la receta con las cantidades de leche y harina necesarias, ni una gota más. Si no tenemos azúcar vainillado podemos usar esencia de vainilla pero, como es líquida, cuidadito con la cantidad de leche. Debemos trabajar la masa lo suficiente como para que no se adhiera a las manos y quede lisa, unos 5 minutos. El buen resultado está asegurado.

El relleno es una opción, podrían usarse nueces, pasas o incluso algo salado: queso, chorizo o jamón.

Me muero por tus huesitos

¡No haré huesos de santo!, sí buñuelos ;-). Cuando uno hace huesos de santo tengo la impresión de que el esfuerzo no ha valido del todo la pena. ¡Son tan poca cosa! Resultan poco económicos, exceptuando que hagamos “trampas” haciendo el mazapán con un poco de “patata”; debemos esperar tiempos de reposo y secado; tener el máximo cuidado para que queden bonitos; preparar relleno; darle colores; y después de tanto tiempo... ¡has hecho sólo una decena! Mejor unos buñuelos, cumplo con la tradición, me gustan más y… ¡santas Pascuas!

…+2

Iba a hablar de lo “bueno” que había sido el día (hasta ahora), de mis planes para el día “libre” de mañana: paseos por los alrededores de Santiago mientras recogería castañas y, si el tiempo lo permitía, tal vez cine.

He cambiado de opinión de vuelta del trabajo. He pensado que sería una frivolidad por mi parte centrarme en mis “miserias” cuando hay otras personas que las padecen de manera justificada y en mucha mayor medida. Relativizar.

+2. No lo sabía, esa noticia me llenó de emoción, como haber descubierto una isla en un mar de lágrimas.

Hoy todas las televisiones (que todavía no he visto) con mayor o menor dosis de sensacionalismo, con mayor falsa sensibilidad política, harán uso de las desgracias de otros con distintos fines, básicamente económicos o políticos. Habrá quién diga que la sentencia les parece justa, quién dirá que injusta,… los únicos que conocerán la única medida de la justicia serán las conciencias de los implicados, aquellos que la posean, el resto meras especulaciones.

+2. No sé de justicia, ni juzgar puedo, ni debo, no me veo capaz de ello, pero hay un elemento que me ha emocionado: haber dictado condena por la muerte de las ilusiones y deseos futuros, condena por acabar con las esperanzas, sobre todo porque eran “proyectos de vida”. Proyectos en los que de modo voluntario (palabra clave) habían puesto su vida dos parejas. Porque habían matado sus ilusiones y sus deseos, habían cuartado su libertad de elección. Ante ello sólo cabe el silencio…

Ingredientes
  • 167 ml de leche entera (la cantidad exacta que he necesitado)
  • 8 gr. de levadura seca de panadería (algo más de un sobre) o 16 gr. de levadura fresca, aproximadamente.
  • 300 gr. de harina de panadería.
  • 1 cucharilla de sal, aprox.
  • 40-45 gr. de azúcar en polvo.
  • 10 gr. de azúcar vainillado
  • ½ cucharilla de canela en polvo (opcional).
  • 50 gr. de mantequilla reblandecida.
  • Huevo batido para pintar antes de hornear.
  • Un caramelo para pintar después de hornear (3 parte azúcar y 1 parte de agua)
Relleno
  • 50 gr. de mantequilla derretida.
  • 50 gr. de avellana molida
  • 20 gr. de azúcar en polvo.
  • Chocolate finamente troceado, el suficiente para cubrir toda la superficie
(1) Mezclamos la leche a temperatura ambiente o incluso ligeramente templada (poco) con la levadura. Removemos hasta que se haya disuelto y dejamos reposar unos 10 minutos.

(2) Mezclamos la harina con la sal, los azúcares y la canela. Añadimos la mezcla de la leche, amasamos algo y echamos la mantequilla reblandecida. Amasamos durante unos minutos hasta que no se pegue a las manos y forme una masa lisa y homogénea. Dejamos reposar la masa en lugar templado hasta que doble su volumen (una hora, aprox.), el tiempo dependerá de la temperatura ambiente. Si tenemos prisa podríamos prescindir de este primer reposo.

(3) Pasado ese tiempo dividimos la masa en dos partes iguales (podría hacerse en una única pero puede ser demasiado grande y difícil de estirar) y la estiramos en dos rectángulos relativamente finos.
Mezclamos todos los ingredientes del relleno menos el chocolate y los esparcimos por toda la superficie. Esparcimos el chocolate, presionando un poco para que se impregne de la mantequilla.

(4) Doblamos la masa sobre sí misma en tres, como si de una vuelta simple de hojaldre se tratara y dejando en relleno en el interior. Ahora sólo falta formar las tiras para las trenzas…
Cortamos en tres partes cada bloque, y éstos en tres tiras cada uno para formar las trenzas, mejor es no cortar del todo estas 3 tiras para que las trenzas no se deshagan. Formamos las trenzas con los grupos de 3 tiras, girando ligeramente los extremos para que queden en la parte inferior y le den volumen. Dejamos reposar en una bandeja con papel de hornear hasta que haya doblado de nuevo su volumen.

(5) Pasado el tiempo precalentamos el horno a unos 210-220º C, dependiendo del tamaño, pintamos con huevo batido (podemos espolvorear con azúcar) y las introducimos en el horno durante unos 10-15 minutos, dependiendo del tamaño de las trenzas.
Nada más salir, todavía calientes, pintamos con el jarabe para darle brillo y sabor. Tomamos calientes o templadas, a mi es cómo más me gustan, recién hechas.

Me encantan los bollos.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Que ricaaaaaaaaa se ve, ganas de tirarle un mordizco, Gracias por hacer mas ameno mi dia, tanto con tu platica, como por lo dulce de las recetas, un besooo mexicano (con todo respero para M) Patty

Anónimo dijo...

Hoy que nos hemos acabado los donuts que hice el domingo, estaba pensando a ver que podría hacer para el próximo 'finde', ya que he prometido (con la mano derecha encima del Práctico de cocina) que haría una de tus celestiales recetas cada semana. Y me acabas de hacer ver la luz, querido y nunca suficientemente loado amigo (sí,¿no?) Pepinho. Estas trenzas de chocolate, todo y que me recuerdan las que me hacía mi madre en el pelo para ir al cole y que yo me soltaba antes de llegar, van a servir para nuestro homenaje gustativo (mio y de mi solete) de los próximos días. Bendito seas, Pepinho, y que Ferran Adrià te guarde los sueños. Ya te rezaré cómo me quedan. Un beso.
Rosita de Barna

Shinta^^ dijo...

Juro y perjuro que no entraré más aquí sin comer. Los lunes y jueves tengo rehabilitacion de 2 a 3 y aprovecho la hora de comer para no perder jornada laboral, así que hoy a las tres y media me he comido un minibocata de pate de atun en escabeche y un cafe con leche. A otra le bastaría a mi no. He llegado a casa y no puedo merendar porque hoy vamos a ver Grease, mi mari y mi hija-lescente, y cenaremos otro bocata a las 8.30 antes de entrar. Bueno menudo rollo, solo para decir que esas maravillosas trenzas han hecho funcionar mis glándulas salivares, las tripas gritando, los jugos gástricos están chorreando por las paredes de mi estómago, las púpilas de mis ojos andan dilatándose cual bella dona que toma belladona. En finsssssssss, que me moriría por un bocaito de nada.

Hoy en Cataluña se celebra la CASTAÑADA. En todas las casas se estila comer castañas asadas y los famosos PANELLETS de pinyons. Como no tenía tiempo de hacerloS, hemos comprado 6 en la pasteleria. Nos han costado 5 euros. Nos los comeremos al salir del teatro con las castañitas asadas calentitas. Ummmm, que bueno!!! No se puede ir por el mundo con tantísssssima hambre (a mi sí que me gustan los superlativos), dulcíssssimo Harry.

Que tengas un buen Hallowen. De tot cor.;D

Anónimo dijo...

Siempre me han gustado las trenzas,
pero no sé, tengo la idea de que es difícil hacer panes, por la levadura y todo eso.
H.H.,no me puedo imaginar de qué das clases, pareces conocer de todos los temas a la perfección... ojalá dieras cátedra en la escuela a la que voy, así no me iría de pinta nunca ^_^
marcela

Harry Haller dijo...

Gracias y buen día de Todos los Santos,

Empiezo con una despedida, pero uno nunca sabe cuándo tendrá que salir pitando. Hoy tengo unos planes culinarios muy interesantes, es la ventaja de quedarse solo. Comer lo que me apetezca y empezando por el postre; empezaré la mañana con un poco de horno, me iré a correr y intentaré pasar el resto del día fuera de casa.

Aquí, en las pastelerías he visto de todo: muchos huesos de santo, algunos panellets y buñuelos. Sobre todo huesos de santo. Creo que no sucumbiré a la tentación y me haré unos buñuelos en casa (o no).

Estas trenzas son las más sencillas que he hecho. La avellana molida tiene un sabor muy particular, por lo que puede sustituirse por nueces picadas, frutas confitadas o, incluso, pasas sultanas.

Con la levadura las cantidades “exactas” son muy difíciles de precisar, tampoco de creas que me llevo demasiado bien con ella. En el fondo es todo mucho más sencillo de lo que parece: cuanto menos levadura, más tiempo de reposo y mejores resultados, aunque tengas que esperar demasiado tiempo; a más levadura, menor espera pero “más” acidez. Los “buenos” panaderos recomiendan usar menos levadura (yo abuso) y tener más paciencia.

Este año, al igual que el pasado, doy clases de un par de asignaturas de lenguajes de programación (Java…) . Años atrás, en mis inicios, BD o Redes. En resumen, Informática. Como físico prefiero la programación, me permite adentrarme en los vericuetos de las matemáticas orientadas a conceptos de algoritmia, lógica (de predicados) o similares.

Ayer, paseando con M le comenté que desearía tener más vidas para poder hacer todo lo que tengo pendiente, me respondió que “sólo tienes una, disfrútala”, a lo que le dije: “ése es el problema”.

Besos y gracias desde la tierra en la que el agua ya no es lo que era.

chocolat dijo...

Que ricas trenzitas..y de chocolate..vaya,una tentacion..sin duda..

las probare..aún tardare un tiempo pero lo preparare..por hoy ya pecare bastante con algun huesito..jejeje

que tengas un buen dia festivo Harry..y gracias por tus recetas tan ricas..besos!!

Jose (Trassto) dijo...

Buenos días!!! Creo que ya no me da tiempo a hacer las trencitas de choco... Ayer me pasé media tarde cocinando. Me voy de excursión con los amigos a Barcelona y llevo preparada la merienda para el largo viaje en tren. Entre otras cosas, he preparado una megacaja de galletas de chocolate y bizcocho de miel. El bizcocho para mí va a ser toda una experiencia... teniendo en cuenta que he evitado la miel desde mi más tierna infancia :)
Me encanta estar de puente y dedicarme a "no hacer nada"! salir al gimnasio, de cañitas, a cenar por ahí, a dar un paseo, cocinar en casa... Estos cuatro días voy a vaguear de lo lindo, aunque me dedicaré a rellenar mi caja de galletas de "Harry Potter", con unas cuantas sugerencias del otro Harry :P
Sólo un comentario acerca de tus gustos matemático-informáticos: prueba Haskell, te encantará.
Buen finde a todos!!!!

Ana dijo...

Hola Harry, todos y todas,
tan sólo quería desearos un muy feliz puente o día festivo y que lo paseis con los/las que más quereis.
Por mi parte, intentaré sacarle el máximo partido también, y como no soy muy de tradicionalismos y bollerías, voy a hacer la tarta de queso de café con leche y la cubriré con chocolate. Maaaaadreeeee!!!! No sé si podré dejarla reposar sus 6 horas o más en el horno.

P.d.: a mí también me encantaría tener diferentes vidas y ser además consciente de ello. Así, jamás importaría equivocarse o sacrificar elecciones porque siempre habría otra oportunidad.

Marisela dijo...

Que ricas estas trenzas, creo que me gustarían mas con rellenos salados.

Quería comentarte que hize la tarta de queso New York y lo que es la tarta buenísima, pero no me gustó la idea de la cobertura tan dulce. Si es que no me gusta el exceso de dulce y todos se lo quitamos por parecernos muy empalagosa. Ahora lo se, la próxima vez sin cobertura, cada uno que le ponga lo que quiera.

Probaré mas...

besos. Yo hoy también hago buñuelos.

c de cocina dijo...

Me encanta tu página, siempre se descubren cosas nuevas, la edición de la página es muy elegante, y la clasificación de las recetas, muy práctica. Te volveré a visitar sin duda. Saludos.

Harry Haller dijo...

Hola,

Al final no he comprado ningún huesito, pero he pasado al lado de la pastelería “Coral”, para mí la mejor de Santiago y de “resto del extranjero”. Me he comprado algo tan sencillo y casero como un pudin de manzana y una caracola. Tiene unos productos caseros deliciosos, hacía mucho tiempo que no paraba en una pastelería pero, de hacerlo, es la única pastelería en la que lo haría. Unos productos de primera calidad.

Haskell me trae (muy buenos) recuerdos de la asignatura de Lógica Matemática… Tengo un libro muy cerca al que pronto le echaré mano…

Marisela, se ve que prefieres lo salado, por lo menos no eres tan dulce ;-) como yo… Una cobertura muy fácil y rápida para esa tarta de queso es, simplemente, un poco de cacao en polvo o una confitura.

g de gracias....

Besos a tod@s.

Soraya dijo...

Madre mia!!! que buenos se venn... es que te copiare la receta y rezare para que me queden igual de buenos, se ven super ricos, con un cafetito....mmmm...ya los estoy saboreando.
Un abrazo,
Soraya

Ana dijo...

Marisela, a mi me pasa lo mismo, por eso, cuando la hice, no le puse la cobertura que usa Harry, sino que le puse confitura de fresa (hay marcas que tienen especialidades sin pepitas) con un poco de gelatina para que cuajara mejor, y el resultado fue genial.

Harry Haller dijo...

Esparciendo chocolate fundido, sirope de chocolate o una mermelada... ya está muy rico. Hablo de la tarta de queso, por supuesto...

Besos.

Publicar un comentario en la entrada

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.