sábado, 15 de diciembre de 2007

Barritas de sirope de arce, nueces y chocolate

Mi nombre es Bess McNeill

Más allá de la isla de Skye y de los crudos acantilados, allí moro. Eternamente habito, allá dónde no llega la mirada del Viejo de Storr, ni entre las brumas del lago Leathan. Búscame, mi nombre es Bess McNeill y sigo viva. Esas campanas me han salvado.

Sacrificando mi vida a las aguas del Atlántico, te he esperado demasiado tiempo. El sacrificio de la espera eterna, tu vida por la mía. ¿Cuál vale más? Si algún día he sido la inocente Bess puedes estar seguro que lo seguiré siendo siempre que quieras. Llévame contigo, quiero ver esos mares formando picos que se clavan en el horizonte, quiero que el olor a salitre se me impregne cada día. Estoy cansada de esperar y de mirar al horizonte de mañana.


Caos

Las barras de nueces que presento han mejorado mis pretensiones de ahorro energético, energético por no tener que hacer el esfuerzo (mínimo) de preparar ninguna masa. Han sido hechas con la masa dulce sobrante de la tarta de melaza. Como refranero no soy, haré un pequeño tunning: “Lo fácil si rico, dos veces rico”, por eso me ha parecido “dos veces rico”.

Unas veces me puedo pasar horas cocinando para platos que pasan sin pena ni gloria, platos de sí pero no, otros, como esta vez, unos minutos son más que suficientes para quedar como “el Rey de la República Independiente de tu Casa”. Probadlo, sé que no fallará. Pueden durar varios días (¿semanas?), incluso pienso que ganan de un día para otro, se vuelven más crujientes.

El sirope de arce puede conseguirse con mucha facilidad. Lo he comprado en varios centros comerciales: en el CI (incluso he visto uno de la marca Hipercor), un poco más denso y con más sabor; en Alcampo, uno bastante suave; y cada vez en más centros comerciales.

Offret

Hasta dónde llega el sacrificio, hasta dónde la claudicación, hasta dónde sus hilos te dominan. Hasta aquí hemos llegado, no más.

Los minutos eran segundos y los segundos habían desaparecido en el tiempo. La cuenta atrás ha terminado y no ha pasado nada, el sacrificio no ha comenzado. Hasta cuándo esa espera. No me entiendes, yo tampoco.
Al final no ha tenido que haber ninguna explosión, un compendio de extrañas circunstancias ha dado al traste con otra más extraña toma de decisiones. Todo se puede posponer, o casi todo.

En cinco minutos tu enfado/alegría ha cambiado, unas veces para bien y otras para mal. Es como una ruleta rusa pero sin bala, la bala…

Si no entiendes nada, no te preocupes, yo tampoco. ¿Hay vida en Marte?
Papá pitufo

Ayer fue el cumpleaños de papá, la edad no debe decirse, pues es doce años mayor de que mi madre pero sigo viéndolo con la misma actividad y edad interior. Lo más relevante es cómo y cuánto ha cambiado. Dicen que con la edad nos volvemos más conservadores y menos tolerantes, es al revés, con la edad (o así le ha pasado a mi padre) uno se va dando cuenta de las pocas cosas que son lo suficientemente importantes como para sufrir por ellas, que lo importante es “dejar vivir”, ya llegará el momento de sufrir.

Todas las quejas y penas del pasado han resultado inútiles, han sido meros elementos que ayudan a un envejecimiento prematuro. Arrugas. Se quedan dentro y te van desgastando poco a poco. Eso es lo que más envejece, las penas, no la edad. A veces tengo la impresión de envejecer demasiado rápido, de que cada infelicidad se añade al peso de la vida y a los años. Por el contrario, un día de felicidad me hace rejuvenecer y recuperar el tiempo perdido.

El puente y el milagro

Life on Mars?. ¿Hay vida en Marte? Es un pequeño asunto horrible de Dios…


Base
La base puede hacerse con una sencilla masa quebrada o una masa 1-2-3, mi preferida, por su ligero sabor a almendra, es una masa dulce con almendra molida. Repito la receta por 3º vez, sólo que ésta la hornearemos algo más tiempo, unos 20-25 minutos e indicando la mitad de ingredientes para un molde de 19x19.
  • 105 gr. de harina
  • ½ cucharilla de sal
  • 15 gr. de almendra molida (puede ser avellana)
  • 45 gr. de azúcar glasé
  • 65 gr. de mantequilla fría cortada en trocitos
  • 5 gr. de azúcar vainillado (o ½ vaina o una cucharilla extracto de vainilla)
  • ½ huevo, unos 30 gr.
(1) Tamizamos la harina, añadimos el azúcar, el azúcar vainillado, la sal y la almendra molida. Añadimos la mantequilla troceada fría. Con ayuda de las manos mezclamos hasta que tenga la textura del pan rallado y la mantequilla no haya formado bolas demasiado gruesas.

(2) Echamos el huevo semibatido y, rápidamente, amasamos hasta que los ingredientes se hayan ligado. No se debe amasar en exceso, lo justo como para que se forme una masa. Envolvemos en film de cocina y llevamos al frigorífico durante unas dos horas, también podría dejarse menos tiempo en el congelador.

(3) Precalentamos el horno a unos 185º C. Forramos el molde engrasado con mantequilla y enharinado. Extendemos la masa entre dos bolsas de congelación o plástico de cocina y cubrimos la base del molde. Pinchamos toda la superficie con un tenedor.

(4) Cubrimos la masa con papel de hornear y, sobre él, pondremos unos garbanzos o alubias secas para que ejerzan de presión. Horneamos durante unos 15-20 minutos. Pasado el tiempo retiramos los garbanzos y el papel. Devolvemos al horno unos minutos más hasta que tenga un tono dorado.

Relleno de nuez y sirope de arce
Las cantidades indicadas han sido las usadas para un molde de base cuadrangular de 19x19, entre corchetes para uno de 22x22, aprox.
  • 80 ml. de sirope de arce [120 ml.]
  • 40 ml. de nata del 35% MG [60 ml.]
  • 30 gr. de mantequilla [45 gr.]
  • 50 gr. de azúcar moreno [75 gr.]
  • ½ cucharilla de extracto de vainilla [ ½ cucharilla]
  • 120 gr. de nueces, pueden ser pecanas [180 gr.]
  • Chocolate negro o de cobertura.
(1) En un cazo echamos el sirope de arce, la nata, la mantequilla troceada y el azúcar moreno. Ponemos a fuego, removiendo con una espátula hasta que el azúcar se haya disuelto y forme una pasta suave y homogénea. Menos de un minuto es más que suficiente.

(2) Retiramos del fuego, añadimos las nueces troceadas y el extracto de vainilla. Mezclamos bien y echamos sobre la base de masa dulce. Llevamos al horno precalentado a unos 175º C durante unos 15-20 minutos.
Dejamos enfriar hasta que se hayan enfurecido suficientemente antes de cortar las barritas. Un par de horas mínimo.

(3) Baño de chocolate. Fundimos chocolate negro o de cobertura en el microondas como normalmente, esto es, unos segundos, removiendo y volviéndolo o introducir otros segundos.
Removemos con una espátula hasta templar y cubrimos las barritas con el chocolate sobre una rejilla. Espectaculares y muy navideñas.

¿Hay vida en Marte?

8 comentarios:

berta dijo...

Jo, menudas fotos haces. Yo de mayor quiero saber hacer fotos tan bien iluminadas como las tuyas. Propósito para el año nuevo.....

Las barritas tienen que estar mejor que esas de Kellog's.....

Ahora que me he comprado una botellita de cristal en el CI que dice ser del mismo Cánada, la tendremos que estrenar con estas barritas, aunque yo esperaba que no fuera tan suelta. Dice que una vez abierta tiene que conservarse en la nevera. ¿Por qué será?

Felicidades a tu papá y me alegro que la tan anunciada cuenta atrás no haya sido más que el pistoletazo de salida para una nueva etapa....o no?.

Animo y espero verte el lunes..

Berta

Anónimo dijo...

En marte no hay vida, porque todavía no conocen tus recetas.

Harry Haller dijo...

Las fotos no son mérito mío, son culpa del cambio climático. La fotografía es luz (y sombras), sin luz no hay foto. Se decía que V. Storaro o Néstor Almendros “pintaban con la luz”…
Nada que ver con las barritas de Kellog’s. Éstas son más blanditas y con sabor ;-), muy ricas. Prueba a hacerlas y ya lo verás.

En el fondo no es más que un jarabe (¿con azúcar invertido?) y por ello menos denso que la miel natural…

En Marte no hay vida en la tierra, a veces, tampoco parece haberla….

Besos, sigo navegando por el Guadiana.

Shinta dijo...

Hello Harry....
probé la receta anterior pero como no tenia el sirope cometí el error (?) de poner un poquito de miel.

Recien salida del horno, estaba espectacular de buena, luego se endureció un pelín, pero con un cafelito con lexe esta estupenda.

Empiezo a ver la botella medio llena, y tu?....Ya sabes: walk on by (me ha encantado!!! menudo chuleo con mi filleta adolescente)

Un besote.

Harry Haller dijo...

Hola,
Estoy hecho polvo. He tenido un fin de semana espectacularmente currante, y todavía no ha acabado.

La tarta es para tomar templada, pero en cualquier caso no debería endurecerse si se hace con “Golden syrup”. A mí me ha quedado blandita, tanto fría como caliente. Supongo que podría hacerse con una miel no casera, la más barata y con menos sabor que exista. Eso querría decir que es “artificial y hecha con jarabe de glucosa” y/o azúcar invertido (no cristaliza -> no se endurece).

Me gusta mucho esa canción “Walk on by”. Uso el Firefox y el otro día he visto que no se escuchaba en el Internet Explorer.

He conseguido localizar otra canción de “Antony & The Johnsons” en el anuncio de Maximo Dutti…

Besos y abrazos, y todo eso que se dice ;-)

canela dijo...

Sí señor, en el anuncio de Maximo Dutti tienen el honor de emplear la música de Antony and the Johnsons para captarnos la atención en medio de tanta mediocridad de anuncio navideño.

Harry, tu blog me despertó el gusanillo de comunicar curiosidades y experiencias de fogones (más bien escasas). Me he animado a abrir un blog, en el que eres enlace favorito y al que estás invitado siempre que desees. Tus recetas siguen siendo una guía continua en los ratos libres en la cocina, eso sí, pasadas por el cedazo :)) del azúcar moreno, de la harina integral, etc. etc.

La url es www.canelaychocolate.blogspot.com

Gracias, Harry.

Harry Haller dijo...

Menuda generosidad,

El blog, o por lo menos en mi caso, ayuda a organizar las recetas y las ideas. Además, es una estupenda terapia de desahogo. Aunque en semanas como ésta, en la que el tiempo escasea, te sientas muy culpable por no poder “seguir el ritmo…” y dejar de “charlar” con gente tan agradable como tú.

Gracias e intentaré visitarte cuando pueda… esta semana será difícil.

Besos

Rosa dijo...

Estupendas barritas. Confieso que me encanta entrar a tu blog para recrearme con tus fotografías lo que me lleva inmediatamente a leer la receta.
Un saludo

Publicar un comentario

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.