miércoles, 11 de marzo de 2009

Tarta Saint-Honoré al caramelo

Tarta Saint-Honoré al caramelo...

Tarta Saint-Honoré al caramelo
Un calle de París
Rue Saint-HonoréEs de las tartas con nombre propio que me faltaban por poner en el blog. Aún me quedan varias (la Tatin, por ejemplo) pero ésta es un súper-clásico que se estaba haciendo esperar. Creo que también necesito otra adaptación más personal de la Sacher, la versión que tengo es de José Andrés que, estando rica, creo que necesita un bizcocho más aireado (conservando la almendra), otra cobertura y un buen baño en almíbar. Eso será (si llega) otra historia.


Tarta Saint-Honoré al caramelo
Le he un par de cambios a la tarta “tradicional”. El principal ha sido incorporar una capa de bizcocho de soletilla de textura intermedia entre la base de masa briseé y la crema Chiboust. Aunque mucha gente usa una base de hojaldre, la receta tradicional usa una masa “brisa”. La crema tradicional tampoco se hace caramelizada, simplemente con una crema pastelera aligerada con las claras y un poco de gelatina para darle consistencia.

El día de mi cumpleaños no había velas y cuando soplé esta otra tarta, unos días después, fui incapaz de apagarlas de un tirón. Adiós deseo.

Tarta Saint-Honoré al carameloEl hombre que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina
La sala de urgencias estaba poco concurrida, cuatro o cinco personas contando los acompañantes. Había tenido que ir a hacerme la cura de la rodilla, si pudiese la haría yo mismo. Quizás no vuelva más. En principio la tenía a las seis de la tarde pero por “lo del cumpleaños de la sobrina” M me había pedido que fuese a las once de la mañana, la otra hora en la que se hacen curas.

“Espere un momentito, ahora le llaman”. Había llegado corriendo, casi sudoroso, para estar en hora y volver lo antes posible. Hojeé un periódico, hoja a hoja, sin pararme en ninguna noticia concreta. Sólo una bobada llamó mi atención: entre los cuatro ayuntamientos de Galicia con más inmigrantes estaba “A Mezquita”, como no. Me imaginé que serían casi todos musulmanes.

Tarta Saint-Honoré al carameloPasaba el tiempo muy despacio, abrí mi mochila en busca del gran libro, el de las largas esperas, las colas del cine (ya inexistentes) o las interminables esperas médicas. Abrí el libro por la marca hecha con la solapa interna, en la parte en la que aparece la cara más afable del autor (la mala a veces está en el propio escrito), hacía poco tiempo que lo había empezado. Con cada párrafo, lentamente, iba creciendo en mí la angustia, un estado de ansiedad, de gato encerrado. Mientras, la sala se iba llenando con personas de toda índole:… Palabra a palabra, en mi mente se estaba construyendo un estado de sofoco y desazón, hasta tal punto que tuve levantarme.
Paseando de lado a lado de la sala, en las idas se abría la puerta mecánica con un chillido desagradable, como un lamento. No podía más, ya habría pasado una hora, tenía que escaparme. Tras disculparme ante la chica de personal que me había atendido en la admisión, salí conteniendo las lágrimas, algo casi imposible. Sostenía con mi mente cada una de las gotas que deseaban fluir, las que caían lo hacían por dentro. Las tragaba una a una.

¡No llores por la calle! ¿Qué pensarán? ¡Aguanta!

Tarta Saint-Honoré al caramelo
Debía ir a comprar el pan y la carne para los callos con garbanzos. Desde fuera, el supermercado se veía abarrotado con colas de gente en cada caja. ¡Escapa ya!, ¡aguanta! Agarré mi corazón y entré, ayer M me había pedido que comprase pan a la vuelta. No podía ni soportar coger el ticket de la charcutería para comprar tocineta y morcilla, tuve que conformarme con las poco apetecibles versiones embasadas. ¡Aguanta! ¡Oh no!, quieres estar solo y te ves obligado a intercambiar unas palabras forzadamente sonrientes con una (buena) compañera. Escapa.

A la puerta sigue la mujer con el paño en el pelo. Le dejas todo el cambio, avanzas diez metros más y buscas en la cartera todas las monedas. Vuelves sobre tus pasos para dejarle lo que has encontrado, evitando mirarle a los ojos. Escapas sin dirigir la mirada.

En casa ya no puedes más. Te derrumbas definitivamente.

Tarta Saint-Honoré al caramelo
El bidón de gasolina
Tarde de sábado. Cumpleaños. He vuelto a sentirme solo entre más de diez personas. La sala no es lo suficientemente grande como para escapar, quisiera ocultarme debajo del sofá o de la alfombra. Incomprendido por sentirme confundido ante personas que sólo son conocidos. Hablar por hablar.
“Pepe, haznos unas fotos”. “Pepe, filma”. No puedo, no puedo llegar y cambiar la cara como si nada, comportarme como si los conociese de toda la vida. No puedo sincerarme con desconocidos. Después de un comentario vendrá otro y otro.
Llegar allí fue todo un suplicio. Tras las lágrimas de la mañana, la comida, las prisas, las compras apresuradas en el CI, ejercer de chófer, llegar agotado y mostrarme como si estuviese en mi mejor momento me resulta imposible. Está claro que no me conoces en absoluto, mis miedos y matices, tendrás que abrir el diario que tengo en el estudio por cualquier hoja.

A las doce de la noche estoy todavía cocinando. Empiezo preparando los callos con garbanzos para mañana o pasado, aún no lo tienes claro. Quizás el lunes. Acabo a las tres de la madrugada agotado y sin tiempo para pensar. Quiero hacer alguna actividad ociosa, leer o ver la televisión, pero todo son estúpidos programas concurso de telellamada.

Lunes, tarde. Estoy aquí otra vez, cansado. El sueño intenta agarrarme para no soltarme durante un tiempo. Escribo en mi libreta.

Han pasado dos días y la sala de espera se está llenando de nuevo. Intentando dejar la mente en blanco y sin mirar el reloj espero delante del mismo libro. ¿Me quedo? Es necesario, hacer las curas en casa resulta difícil cuando todavía permanece en ese estado de superficie marciana, rojiza e inestable.

¿Qué hago aquí? Cada nueva persona que entra en urgencias está peor que yo. No es justo que usurpe el tiempo que otros necesitan. ¡Aguanta!, ya queda menos. En cuanto salgas no desearás volver, aunque tendrás que hacerlo.

Tarta Saint-Honoré al carameloLa cerilla
Sentirte menos valorado que un sofá, viviendo cada segundo a la expectativa de sus reacciones. Ser un instrumento de la nada. Hacer, hacer, hacer… Comer más de lo deseado para que no te abronquen. Correr cansado y sin disfrutar. Sueño.

Hacer. El portazo de no poder más, la vuelta y otra vez con el rabo entre las piernas. Hacer. La cerilla.

Hoy, miércoles. He pecado. Soy culpable de haber encendido la cerilla.
A primera hora de la tarde he salido a correr en dirección monte Pedroso. Mientras subía, más agotado por no haber dormido que por las rampas no demasiado pronunciadas, me encontré con una pareja con varios perros. Como otras muchas veces, mientras pasaba cerca uno de los perros me persiguió ladrando. Como otras tantas veces, me giré para intentar espantarlo con algún gesto grave. Como siempre, el dueño decía a lo lejos: “no hace nada”, ya, sólo ladra, no me deja correr y, como mucho, me morderá.

Hoy era el peor momento, el momento de la cerilla. El dueño repetía: “no hace daño”. Me daba igual, la cerilla estaba a punto de encenderse. Cansado de haber oído tantas veces la dichosa frase: “tranquilo, no hace nada”, mientras el dueño permanece impasible. Como aquellas dos veces (eran dos, no tres) en las que “tampoco hacía nada” y acabé con dos mordiscos. Como aquellas veces en las que me veía obligado a parar para evitar el ataque, el tamaño no importaba, cuanto más pequeños peor.

Soy culpable de encender la mecha y de mucho más. ¡Qué horrible sensación me recorre el cuerpo! Ni mil monedas de oro a la puerta del Gadis.
Como otras veces cogí una piedra con la única intención de asustarlo, sólo eso. Pero a diferencia de otras veces encendí la cerilla, no podía más, agotado. Agarré la piedra y se la tiré al can mientras seguía ladrando. La explosión del bidón de gasolina y la sensación de culpabilidad fue inmediata, mucho antes de que el dueño se dirigiese corriendo hacia mí con le brazo en alto y el puño cerrado; mucho antes de que a ese puño le faltase poco para dirigirse a mi cara. No llegó a salir, pero su rabia era mayor que la mía antes de tirar esa piedra. Soy culpable.
De inmediato pedía perdón mientras él dueño se justificaba indicando que no había llegado a morderme, que “no había habido agresión”, que si no me mordía no debía haber hecho nada. Ya. Yo gritaba: “¡perdón!, ¡perdón!,…” Él no oída perdones, sólo gritaba, y yo seguía gritando: “¡perdón!, perdón!” Perdón.

La sensación de culpabilidad que de inmediato me sobrecogió fue tan grande que no pude parar de llorar. Lloraba y me disculpaba, pero no había oído mis palabras. Ni aunque le hubiese dicho toda la verdad, me limité a hacer un estúpido y breve comentario sobre la adrenalina… Lo realmente cierto es que estaba cansado de esos dueños que permanecen parados ante los ademanes de su perro; estaba cansado de dormir sólo tres horas, llegar del trabajo y que se me exija como si hubiese dormido diez; estaba cansado de no sentirme querido, de ser un instrumento o caja de herramientas. Ese perro fue sólo la cerilla que, por pequeña que fuese, era suficiente para encender uno de los bidones de gasolina que todavía faltaban por quemar.
Seguí corriendo, entre lágrimas, que duraron casi media hora. Me angustiaba esa sensación de culpabilidad y pequeñez, por unos instantes deseaba ser un perro y sentirme tan valorado como lo había sido con aquel.

Bizcocho de soletilla (opcional)
La “verdadera” tarta Saint-Honoré no lleva esta capa. A mí me gusta esta capa intermedia, que mojaremos en jarabe, entre la masa briseé y la Chiboust.
He hecho la masa con dos yemas y me ha sobrado mucho. Por ello pongo la mitad, será más que suficiente, aunque puede ser más difícil batir o montar.

  • 15 gr. de harina.
  • 15 gr. de maicena.
  • Una pizca de sal.
  • 33 gr. de azúcar (23 gr. + 10 gr.)
  • 33 gr. de claras (menos de 1 unidad)
  • 20 gr. de yemas (1 grande).
  • Ralladura de naranja
(1) Precalentamos el horno a 200º C. Mezclamos la harina tamizada con la maicena y una pizca de sal, reservamos. Separamos la yema (20 gr.) de la clara. Con un batidor de varillas eléctrico montamos la clara (33 gr.); cuando empiece a montarse vamos añadiendo 23 gr. de azúcar, poco a poco, y reservamos. Nota: las claras se montan mejor si han estado fuera del frigorífico durante cierto tiempo, no frías.
Mezclamos la ralladura de naranja con el azúcar restante (10 gr.) y añadimos la yema. Batimos con el mismo batidor eléctrico hasta que quede espumoso y blanquecino. Añadimos las claras de forma envolvente y cuidadosa, de abajo hacia arriba y del centro hasta los bordes, girando el recipiente a medida que vamos mezclando. Por último, añadimos la mezcla de harina en forma de lluvia, aplicándola con un colador grande o tamiz. Mezclamos delicadamente, de igual modo que hemos hecho con las claras.

(2) Forramos una bandeja de horno de con papel de vegetal. Vertemos la mezcla, la extendemos y horneamos durante unos 7-10 min., justo hasta que empiece a tomar color y al presionar con el dedo recupere su posición original.
Después recortaremos un círculo con el tamaño deseado.
Si no lo vamos a usar ese día lo podemos guardar en el frigorífico envuelto en película de cocina.

Tarta Saint-Honoré al carameloPetit-choux
  • 67 ml de leche entera.
  • 53 ml de agua.
  • 50 gr. de mantequilla.
  • ~2/3 de cucharadita de té azúcar, 3 gr.
  • ~2/3 de cucharadita de té sal, 3 gr.
  • 67 gr. de harina de repostería.
  • 2 huevos enteros.
(1) Pesamos la harina. En un cazo mezclamos la leche con el agua, la sal, el azúcar, la mantequilla y la calentamos al fuego hasta que hierva. Dejamos hervir.
Cuando hierva volcamos de golpe la harina y, con una cuchara de madera, removemos con fuerza en la misma dirección hasta que se despegue de las paredes (ya fuera del fuego). Retiramos de inmediato del fuego en cuanto añadamos la harina. La masa debe quedar ligeramente seca y debe formar una pasta homogénea y sin grumos. Dejamos enfriar la masa antes de proseguir para que los huevos no se cuezan al ser añadidos.

(2) Cuando la masa se haya enfriado (o templado), añadimos los huevos uno a uno, mezclando con una cuchara de madera, y esperando a que el anterior haya sido incorporado antes de añadir el siguiente. Seguimos el proceso hasta que hayamos acabado todos los huevos y obtengamos una masa homogénea, en la que el huevo esté totalmente integrado. Precalentamos el horno a unos 225ºC.

(3) Con ayuda de dos cucharillas de café o té formamos bolas y las vamos depositando suficientemente separadas unas de otras sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Introducimos la bandeja en el horno precalentado.
Cuando la masa haya subido y tomado un ligero tono tostado, bajamos la temperatura hasta unos 180º C. Dejamos unos 5 minutos más, aproximadamente, y los retiramos poco a poco, para que no baje la temperatura repentinamente. Tendrán un tono tostado y apariencia de consistencia. Si no estuviesen bien hechos podrían desmoronarse. Reservamos.

Masa quebrada para fondos
Mi masa preferida para las bases es la masa dulce con almendra pero esta vez me he atrevido con una versión de masa quebrada preparada con harina de fuerza. La harina de fuerza, que nunca había usado en bases, le da un toque de esponjosidad distinto. La he visto en alguna receta, el mérito (o el demérito) no es mío ;-).
Me ha sobrado más de la mitad, con unos 125 gr. de harina serán más que suficientes, pues no hay que cubrir los bordes del molde.

  • 190 gr. de mantequilla
  • Un poco de sal, le he puesto unos 5 gr. de flor de sal (*).
  • 1 yema, 20 gr.
  • 10 gr. de azúcar/azúcar vainillado. Si es para preparación salada llegan con unos 5 gr.
  • 40 gr. de leche.
  • 250 gr. de harina de fuerza!
Nota (*): ojo, la flor de sal da menos salazón que la sal fin., Si se usa sal fina quizás debería usarse menos cantidad (o no).

(1) Reblandecemos la mantequilla hasta que quede bien blanda, lisa y homogénea. Agredamos el resto de ingredientes, la sal, las yemas, la leche, mezclando bien antes de añadir el siguiente. Por último, añadimos la harina sin trabajar demasiado la masa para que no se contraiga al hornear.
Forramos la base del molde con papel de hornear y sobre éste depositamos la masa estirada fina, de medio centímetro de grosor. Para que no se pegue al rodillo podemos extenderla entre dos bolsas de congelación. Introducimos en el frigorífico para que se endurezca.

(2) Una vez haya ganado consistencia precalentamos el horno a unos 180ºC. Pinchamos la superficie de la base con un tenedor para que no crezca, cubrimos con papel de hornear, depositando unos garbanzos o alubias que ejercerán de peso, e introducimos en el horno durante unos 15 minutos. Retiramos los garbanzos y seguimos cocinando hasta que esté hecha, debe tener un ligero tono dorado y los bordes ligeramente tostados.

Crema Chiboust al caramelo
  • 6,5 gr. de gelatina en hojas, aproximadamente, (3 unidades y 1/4)
  • 45 gr. de azúcar.
  • 150 ml. de nata.
  • 185 ml. de leche entera.
  • 2 ramitas de canela.
  • Opcional: piel de naranja y/o limón. Una pizca de canela.
  • 5 huevos grandes separados (100 gr. de yemas y 200 gr, de claras)
  • 30 gr. de azúcar
  • Opcional: 5 ml. de esencia de vainilla.
  • 25 gr. de maicena.
  • 30 gr. de mantequilla.
  • 40 gr. de azúcar para levantar las claras.
(1) Dejamos hidratando las hojas de gelatina en agua fría. El proceso es el mismo que preparar una crema pastelera a la que le añadimos gelatina hidratada y las claras montadas a punto de nieve. Para darle el toque caramelizado se prepara un caramelo y se derrite la leche en él.

Mezclamos la nata con la leche y la calentamos con la canela y las pieles de naranja (y limón si lo deseamos). Las pieles deben cortarse superficialmente para que no tenga parte “blanca” que pueda darle amargor a la crema. Hervimos la mezcla. Mientras tanto preparamos un caramelo seco en un cuenco de fondo grueso, sin remover en ningún momento. Como si lo preparásemos para un flan, pero sin añadir agua.
Cuando el caramelo esté hecho vertemos la mezcla de la leche caliente, removiendo al fuego para que se funda totalmente el caramelo.

(2) En otro cuenco u olla batimos las yemas con 30 gr. de azúcar y 5 ml de esencia de vainilla, si la usamos. Añadimos la maicena y batimos hasta que no tenga grumos. Cuando esté bien mezclado colamos la leche caliente sobre la mezcla de yemas, sin dejar de remover. Llevamos a fuego medio y, sin dejar de remover, procesamos como una crema pastelera. Removiendo hasta que haya espesado.
Cuando la crema esté hecha la retiramos del fuego y agregamos la gelatina hidratada y totalmente escurrida, que habremos secado con un paño de cocina. Añadimos la mantequilla troceada y mezclamos bien hasta que esté totalmente incorporada.

(3) Levantamos las claras a punto de nieve firme con los 40 gr. de azúcar. El azúcar lo añadimos casi al final. Lo mejor es tener ya las claras levantadas con anterioridad para no esperar demasiado tiempo a la hora de preparar la crema.
Añadimos un poco de las claras, una o más, y mezclamos para que baje la temperatura. El resto la añadimos de modo envolvente, de abajo hacia arriba y desde el centro del cuenco.
De inmediato rellenamos los profiteroles que formarán el lateral.

Montaje y acabado

(1) Preparamos un jarabe con igual cantidad de azúcar que de agua, unos 50 gr. de cada. Cuando haya hervido y esté disuelto el azúcar añadimos un chorrito de ron u otro licor. Recortamos un disco de soletilla y lo situamos en el centro de la base, lo empapamos con el jarabe y rodeamos la base con los petit-choux rellenos de crema.
Los petit-choux pueden pegarse a la base y entre ellos con un poco de caramelo, pero como la crema gana cuerpo una vez fría no lo he hecho. Tampoco me gusta demasiado encontrar durezas cuando la como. Lo más usual es añadirle un poco de caramelo (o incluso chocolate).

(2) Por último, vertemos rápidamente la crema Chiboust en el centro del molde. O, si queremos, dentro de un aro para que los cubra (esa era mi idea inicial). Introducimos en el frigorífico para que gane consistencia. Estas tartas están más ricas, o así me lo parece, pasadas unas 24 horas.

Una vez haya adquirido cuerpo espolvoreamos con azúcar y lo fundimos con un quemador o soplete de cocina.

52 comentarios:

fernanda (C y P) dijo...

Tal vez no sepa como te sientes exactamente, pero lo que a veces siento se acerca bastante a lo que describes, Es MI culpa, siempre lo es..., mi inexperiencia, mi poca edad a comparación de la suya, mi falta de "habilidades", sólo su carrera importa, sólo lo que él desea importa, mi forma de ver el mundo es erróneo, normal, vengo del tercer mundo... frustración, lágrimas y nuevamente la frustración, el amor no tiene nada que ver con esto, es tan sólo que a veces me gustaría que me pusiera atención, me gustan más los diálogos que los monólogos...

Por favor, por favor, ¡por favor! pon la receta de los callos con garbanzos, seguro que con tus explicaciones me saldran bien, sólo sé hacerlos a la mexicana -le llamamos "pancita"- ¡pero me encanta como los hacen en Madrid o en Galica!

Bicos!

Gloria dijo...

Mi niño, mi niño precioso has explirtado nada más, yo creo que tambiñen habría explotado cuando te están pidiendo cosas todo el tiempo, cuando las demandas no paran, cuando una no alcanza a responder a todo y aún así no están conformes, uno explota. Tranquilizate, quizas fue bueno llorar, por Dios, es bueno que lo cuentes tambien. Trata de recuperar la paz, mira a tu niño que es un tesoro, pero trata de hablar con ella, no puedes seguir así, te mando un beso grande y un abrazo fuerte, Gloria

Berta dijo...

Pepe, tengo el corazón muy machacado hoy y ahora al leerte casi no me puedo contener.
Eres un ser excepcional, sobretodo te hace ser más especial el reconocer tus miedos, tus angustias, tus sentimientos.

Ahora no sé qué decirte me he quedado sobrecogida. sólo que te mereces mucho más de lo que piensas y nunca te mereces ser infeliz ni vivir para otros sino con oTros y por oTros.

Muacs llenos de lágrimas no contenidas que podemos compartir.

Berta

Gabita dijo...

Hola¡¡¡
A veces las mejores cosas de la vida van acompañadas de algunos sin sabores, a veces parece que nada puede cambiar, y que todo será así por siempre, pero si miramos para atrás tal vez reconocemos situaciones en las que nos sentimos igual, y luego han pasado y se han superado dejando un aprendizaje.

Cuando se esta a mil, y se pierde la capacidad de disfrutar, hay que hacer un stop, respirar profundo, poner prioridades, y simplemente decir claramente como te sientes, tal vez no encuentres el momento justo, pero hacelo saber, tal vez del otro lado pase algo semejante y no este pudiéndolo manejar, tal vez hallan varias cerillas a punto de estallar.

Hay una canción de Jarabe de Palo, creo que se llama GRITA, esta buena ...

Las mejores cosas de la vida a veces se acompañan de algún que otro sin sabor.

Este comentario va con todo mi respeto.

Arriba¡¡¡

Tessera dijo...

Este relato, como tantos otros que he leido en tu blog, ha despertado en mí una emoción dificil de expresar. Una mezcla de rabia (por lo solo que pareces sentirte, que no estar), tristeza (por tu infinito complejo de culpa que no sé por qué la tienes o de donde emana) y melancolía (al reconocer en tus palabras una parte de mí misma y mis miedos y frustraciones).
No quiero hacerme pesada ni escribir más de lo necesario que no te sobra el tiempo para estar rizando el rizo.
Pepe, tengo tres perros. Me gustan los perros. Pero los educados. O más exactamente me gustan los dueños que tienen la suficiente educación para no anteponer su mascota a las libertades de los demás.
Cada día paseo a mis perros. Pero siempre, sin excepción, mientras camino por zonas de viandantes, van atados como corresponde y marca la ley. Ese cuento chino "pero si no hace nada (...)" es la excusa de todos los que permiten que sus perros hagan lo que quieran. ¿Y dónde queda el derecho y la libertad del que hace footing, pasea a su hijo en bici o simplemente camina?
Es tu libertad, estás en tu derecho de hacer footing o correr, como prefieras. Y la obligación del dueño de un perro, es llevarlo atado si la zona está transitada por otras personas. Y aunque sea una zona tranquila, si una persona que lleva un perro suelto, ve a otra que viene haciendo ejercicio, lo que debe hacer es agarrarlo para que no moleste. ¿Tu ibas molestando a alguien? NO. Has sido tú el "amenazado", no te sientas culpable. Comprendo que te hayas disculpado porque tal vez tú mismo has reconocido que esa piedra iba dirigida a la gota que colmaba un vaso que en tu caso tiene más metros cúbicos que un embalse.
Pero mira, por tu educación, has pedido perdón. Basta ya de rebajarte porque siempre pienses que eres tú el culpable o el equivocado.
Siempre hay alguien con un don especial para sacar "lo peor" de nosotros.
Mis mejores deseos para que pronto empieces a ver la luz de nuevo.
Ánimo.
Un saludo a todos.

anta dijo...

No soy más que alguien que lee tus escritos y sorprendentes recetas. No te conozco como al parecer te conoce Berta. Así que desde este desconocimiento te hago este comentario. Tómalo como tal o bórralo si te molesta.
Sólo es un enfoque distinto a las respuestas que has recibido y recibirás. Todas ellas comprensivas y llenas de cariño, que tú te mereces, seguro.
Pero yo te pregunto:
¿has intentado hacer frente a la situación?. Es decir ¿has hablado con María de esto?
Callar y agachar la cabeza no siempre es bueno.
¿Ella sabe que escribes estas cosas? ¿lo ha leído?
¿Sabes tú cómo se siente ella?
¿De verdad son sólo los demás los culpables de todo lo que te pasa o sientes?
Mirando a tu alrededor, los problemas tan grandes que tiene tanta gente, tu niño precioso, tu mujer que seguro que te quiere muchísimo, todos los lectores incondicionales que tienes, y que te apoyan ¿no te sientes un hombre con suerte?
Seguro que muchos de los que te leemos estamos más solos que tú. No tenemos cientos de apoyos esperándonos al encender el ordenedor.
Y si eso no te sirve, mira a tu bebé precioso, toca su manita suave cuando duerme, escucha como respira, lo bien que huele, todo el amor que sientes por él ¿no compensa eso todos los males que te afligen?
La fuerza que uno tiene está escondida.
Pido disculpas si algo de esto te ha molestado, o a algún lector.
Ha sido hecho con todo el cariño de que soy capaz desde la lejanía.
Un beso fuerte y que salga ya el sol.
Esperanza.

Harry Haller dijo...

Hola,
Cuando estaba escribiendo no pensaba en ningún momento en publicar nada, sólo me desahogaba delante de un papel o teclado, como había hecho muchas otras veces. Cuando le di al botón “Publicar” no pensaba en que sería leído o que si alguien lo leía haría un esfuerzo por no responder a los “asuntos personales” de los que hablo. Los malos momentos son los que más salen a la luz, pues son esos en los que más necesidad tengo de liberación.

Dormir y descansar es muy importante. Lo noto cuando ahora intento practicar deporte y también lo noto con mis reacciones ante la vida diaria, últimamente menos optimistas (¿quién lo diría?) y con cierta tendencia al decaimiento.

No deseaba ser comprendido, porque ni yo mismo lo entiendo. Deseaba que las palabras o las lágrimas fuesen una terapia para estos momentos que estoy pasando, llenos de contradicciones con subidas y bajadas espectaculares.

Hacía mucho tiempo que no volvían a aflorar esos miedos de antaño. Me imagino que siempre han estado ahí, que como un virus afloran en los momentos de debilidad. No, en el fondo las personas no cambian, ni yo ni otros.

Otra vez el tiempo, como no.

Muchas gracias por el apoyo y compañía.
Aunque el tiempo no me lo permita, estoy aquí.

Un beso.

Karolina dijo...

guau!! piepiñño!! impresionate!! que tarta!! madre mia!!! buenisisisma seguro!!!

ahhpor cierto hice tus madeleines, y buniisisismas!!

gracias

Rosita dijo...

Ostras, Pepinho, me ha angustiado mucho leerte. Por favor, habla con M, cuéntale estas angustias sin disimular nada por no preocuparla, ya es hora que alguien se preocupe por ti. Te ayudará, seguro, y mucho. Terapia cognitivo-conductual. Te conoces, sabes y admite qué te pasa, pero quién vive contigo también debe saber para poder actuar-ayudar. A veces me disculpo ante L por todo lo que tuvimos que pasar por mí, pero él no deja de felicitarme por lo conseguido y por vivir este momento. Bah, dejo de meter el 'rollo', pero tú DEBES hacer algo YA. Oye, que se te quiere!!!
Lo del perro, es una injusticia, odio esa 'p...' frase del 'no hace ná'... Tú qué sabes si pasa o no pasa. Siempre he tenido perros (ahora, no; murió hace tres años), y siempre han salido atados. Esa es mi afición, no la de todo el mundo, el resto de la gente tiene todo el derecho a no tener que esquivarlos por la rua...! Un día que perdía el bus e iba corriendo, también me dijeron el 'no hace nada'... y sí, morderme no me mordió, pero fui a clase con un 'precioso' estampado de pezuñas en mi pantalón blanco. Qué bien, no? No hace nada!!!
Necesito un trozo de esta Saint-Honoré para distensionarme... Vaya pinta! Solo las había visto como una inmensa pirámide de choux peinadas con hilillos de caramelo (no de plastilina), algo que no sabía ni cómo se tenía que comer, hasta dóde había que abrir la boca para hincarle el diente a esa montaña... Me quedo con esta versión 'pepinha', sin duda.
FUERZA, Pepinho, mucha fuerza.
Besos.

bepoº dijo...

encoges el corazon
endulzas el alma
...
que mejor medico que ese?
que tu
(y sin esperas)

Lucía dijo...

Estoy de acuerdo con muchos comentarios anteriores: hablar con M, que el apoyo hace falta, y centrarse en lo bonito de la vida.
Hace no mucho en casa hablábamos de que las cosas están caóticas, difíciles, la gente perdida... Es una época difícil, sí, y hay que centrarse en lo bueno, en lo que nos rodea que nos hace feliz...

Yo creo que el ánimo hay que buscarlo para uno mismo (y es muy difícil), y más si hay una razón ahora para todo, como tú la tienes: Teo.

Ánimo con los miedos, con el futuro... y con el cariño que se puede en los demás...

Y hay que decirlo, con tus recetas...

Lucía.

Anónimo dijo...

Querido Pepinho, como quisiera tener espacio para que comprendas hasta qué punto percibo por lo que has pasado! Alguna vez te dije que tu mundo de sombras no me era ajeno y que tus vivencias me recordaban tiempos en que había sufrido cosas parecidas. Para muestra te cuento que en la búsqueda de salir de mi mundo de soledad-acompañada y depresión, luego de mucho pensarlo decidí volver a estudiar, y estando decidida, llegaba hasta la puerta del establecimiento que había elegido y los ojos se me llenaban de lágrimas y seguía caminando sin poder entrar ni a pedir información. Me llevó muchos días y muchos ojos rojos detrás de los anteojos oscuros pero finalmente inicié el camino y fui saliendo al mundo. Pero siempre estoy en riesgo de volver a caer, ese cascarón que me envuelve se va cerrando, cerrando, siempre con la excusa de "ahora no es momento de hablar", o "no me va a entender" o "no va a cambiar y así lo elegí". Ahora elegí otro camino y por medio de un profesional mediador (en realidad una terapeuta de familia) trato de aprender a comunicar lo que me pasa. Espero que esto resulte, pero no abandono la risaterapia, yo también tengo un pequeño que no este Teo pero también es un Dios sanador, así que me aprovecho de él.

Te envío un gran abrazo

Alicia A.

Berta dijo...

Pepe, creo que te andan buscando los bomberos.......



hay un incendio en el Pedroso, sí, sí

Muacs llenos de ganas de que riamos juntos. Venga a ponerle cosas graciosas al Pepe, que dentro de ná estará de santo y celebrará su primer día del Padre. Tiene que estar de buen humor y alegre y contento.

Berta

Gloria dijo...

Besos,besoos y besoos, y más besoos, xxxGloria (que empalagosa soy) ja! xxxGloria
y abrazos también y cariños, que me importa, te mando kilos de cariños, quiero que te sonrías, besos, Gloria

(Yo hoy me lo he llorado todo por otras cosas nunca falta cest la vie)

Rosa dijo...

Yo solo quiero decir que sigo aqui leyendote aunque hace mucho que no te escribo,los tiempos siguen siendo negros y la luz al final del tunel no la veo aun,no te he felicitado por Teo,pero hoy solo quiero mandarte un abrazo y un besiño muy fuerte,y me encanta leerte tanto en los buenos como en los malos momentos,y por supuesto no serre yo quien te diga lo que debes hacer,nadie puede aconsejar en ciertas cuestiones yo solo te doy animos y desde aqui te mando todo el cariño que quieras recibir,un besiño a Teo y disfruta que crecen muy rapido.

Chati dijo...

Creo que cuando uno se desahoga en público es para que se le conteste. Tanto en la alegria como en la tristeza. Si no ¿que sentido hacerlo?.
Cambiando de tema abogo por la sencillez y aunque esto no tenga mucho que ver, cuento que en uno de mis últimos viajes a Londres estuve cenando en The Fat duck, el restaurante inglés que se ha hecho tristemente famoso (más) por que algo más de 400 comensales se han puesto malitos. Me llevaron, yo no hubiera ido, como no se me ocurre pasarme por el Bulli. Lo sucedido me ha hecho reconfirmarme en mi idea de que los experimentos están bien en los laboratorios, no para la cocina, que ya son ganas de rizar el rizo, joé, como la tortilla de patatas líquida, aggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg-
La tarta esta de Saint Honoré tiene una pinta estupenda pero yo, aunque no tengo ningún Teo en mi vida, tampoco dispongo de tanto tiempo como parece que debe llevar.
Mi experiencia propia con bebés propios ha sido siempre estupenda. A los no propios siempre les hago gracia aunque a mi no me la hacen todos, mejor dicho, sus padres, son los que en general me caen fatal cuando un bebé me cae idem. No dejan de ser un reflejo uno de otrs.
ahora en mi familia hay uno que nació el 26 de diciembre y aunque nació super enano ya pesa casi 5 kilos. Lo malo es el nombre: Bruno. Cuando veo a la madre, mi nuera, siempre le digo "..ya te vale, joé". Y ella ya sabe por qué y se felicitará interiormente de vivir en Málaga y yo en Madrid. De todas formas el niño se quedará con alguno de los "nombres" con los que le llamo: churrasquito, canijillo, gordito, trasto, brutillo, etc. etc.
Para septiembre, por otra parte, habrá gemelos, o mellizos madrileños; todavia no sabemos sexo pero creo que, esta vez, mi nuera soriana tendrá más sentido común. Ya veremos.

idu dijo...

Uff, esta mañana cuando te he leido, no te he escrito nada.. no sabia que decirte..
Yo creo, que aqui cada uno, tiene que ser consecuente con lo que le toca... y no en aguantarlo, sino en, como percibe, asume, supera o cambia lo que le toca...
Habla, grita, llora... lo que quieras, pero no te calles ni te sientas culpable, no esperes otra vez hasta que se llegue a la gota que colma el vaso...
Duerme, descansa, corre, viene la primavera, el sol, los dias mas largos, quisiera mandarte animos.. pero, no caben en un sobre, ni en una caja! Mira, te los mando aqui
A N I M O ! en letras mayusculas, para que sea mas efectivo.
un abazo

Harry Haller dijo...

Gracias. He llegado y ya me he ido. Una sonrisa de Teo lo cura todo, sólo ese puede ser el camino. Ahora toca ser feliz, perdón, toca INTENTAR ser feliz.

Pido perdón a los que haya ofendido por esta entrada o por cualquier otra. Pero no puedo evitarlo, si pudiera ahora estaría sonriendo. Adapto una frase de Les Luthiers: “no te deprimas…, somos muchos y hay muy pocos médicos”.

UN BESO DE CORAZÓN.

P.D.: a la cocina, un pis y a la cama (si se puede). Mañana hará sol y buen tiempo.
Es muy difícil explicar lo inexplicable. Habría que vivirlo.

olga 73 dijo...

Harry, qué pena me ha dado leerte!
Conozco bien esa sensación, aunque la verdad es que ahora por suerte la veo como algo muy lejano. Yo la bauticé como "peoplefobia". Pero todo pasa Pepe, todo pasa.
Es todo cansancio. Te lo dije ya una vez: una tortura china era no dejar dormir. Recurre a la química si lo crees necesario, habla con M, estableced turnos... En una palabra: cuídate, porque parece que siempre esperas que lo haga el de al lado.
Respecto a los perros, el mío es viejo, con mal genio y va siempre atado. Antes lo apartaba cuando algún perro suelto se acercaba. El otro no hará nada, pero tonto no es, y cuando el mío gruñe, el otro muerde. Así que ahora no lo aparto, y si alguno se lleva algún regalo.....pues culpa de su amo es.
La tarta muy buena, pero no está a mi alcance. Demasiada faena. La disfrutaré sólo en tus fotos. Voy a ver la recetita salada. Besos. OLGA.

Anónimo dijo...

Pepinho, desde la distancia y el desconocimiento, con lo que tiene eso de ventaja e inconveniente yo te aconsejaría:

1.- Vete a un psicólogo, esa necesidad de huir de la gente y esas angustias que tienes hay que tratarlas cuanto antes.

2.- No seas egoista, desde que has tenido un niño, que yo vea desde aquí, corres, vas al cine, publicas cosas en un blog, haces recetas complicadas... ¿M, como tu la llamas, puede hacer alguna cosa de esas? ¿Tiene algún rato al día para ella misma?

3.-O igual los tiros no van por ahí, para donde tendemos a pensar las mujeres que vais los hombres en cuanto no sois el centro de atención, digamos que no es tuyo el problema sino que es un asunto de pareja, que también parece que lo es. Entonces éste es un buen momento para dejarlo, cuando Teo todavía no está acostumbrado a que seais dos en casa, puedes seguir amándolo mucho estando más en la distancia, alejarte de una vez del poder aboservente de María y ser tú un poco más lo que quieres ser.

Haz algo, ¡Pero ya!. Como dice el bolero, por el bien de los tres. Esto, aunque no lo parezca, te lo digo sin acritud.

Cris

Felisa dijo...

Hola Pepe,....un mal día lo tiene cualquiera! Lo de la piedra: la próxima vez yo se la tiraría al amo.
Verás, los bebés al principio generan muchas tensiones en la pareja. Las mamás estamos cansadas, y los papás aveces no sabeis que hacer. Se trata de un nuevo miembro en la familia y tiene su proceso de adaptación. Mi receta: paciencia y como se suele decir "quien un día pasa, un año empeña".
La receta me parece fantástica, pero mi hija pequeña no me va a dejar que la haga, seguro. Esperaré a hacerla más adelante.
Saludos.

Anónimo dijo...

Bienvenido a la vida real. Porque en tu situación hay muchisima gente. Y peor que tú muchos más (por lo menos tú no tienes problemas ecónomicos o no estás en paro). Lo que te está pasando a ti es lo mismo que durante muchos años le ha pasado a la mayoria de las madres. Tener que llevar la casa, los hijos, el trabajo y el marido. Como el día solo tiene veinticuatro horas, pues al final siempre hay que renunciar a algo y ese algo casi siempre eres tú.

Como puedes comprobar la mayoría de los mensajes de ánimo te llegan de personas que ya han pasado por lo mismo que tú. Solo puede decirte que te puedes considerar afortunado porque tienes un trabajo que te permite estar con tu hijo muchas más horas de las que otros padres quisieran y poder cocinar y correr. ¿Como sería tu vida si solo tuvieras 2 horas al mediodia libres y llegaras a tu casa a las 9 de la noche? Ya se que "mal de mucho, consuelo de tontos" pero es que la vida es así. Yo de tí renunciaria a algo durante una temporada, disfrutaría todo lo posible de tu hijo, porque nunca volverá a tener esta edad y cuando esteis adaptados ya verás como poco a poco recuperaras tiempo para tí. Ya te adelantó que nunca será igual,pero la sonrisa de tu hijo hará que todo valga la pena.
Y sobre todo debes negociar con tu pareja. Exponer tu situación y llegar a acuerdos para que ninguno de los dos salga perjudicado. Está claro que si te guardas todo ese sufrimiento al final será mucho peor. A veces pensamos que el otro sabe lo que sentimos, lo que pensamos y lo que queremos, pero no nos damos cuenta que nadie es adivino y puede que la otra persona no se de cuenta de nuestro sufrimiento. Igual que cuentas aqui lo mal que te sientes ¿se lo has dicho a ella? porque creo que la primer persona que lo debería saber es ella para que así pueda cambiar su actitud.
Y creo que es muy importante que llegueis a acuerdos porque ahora solo es cambiar pañales, las tomas, el sueño, etc. pero preparaté para cuando ande, abra los cajones,no te deja hacer absolutamente nada porque solo quiere estar contigo, no quiera irse a dormir, no quiera comer, rabietas, etc., etc. Por eso mi consejo es mucha paciencia y mucha organización y desde luego saber que tienes que renunciar a algunas cosas.

Luz

Harry Haller dijo...

¿?

Harry Haller dijo...

En una misma situación dos personas la viven y sienten de modo diferente. No se puede extrapolar nada. Cada paciente necesita su propia terapia.

¿Quién ha dicho que voy al cine? Antes iba 60-100 veces al año, ahora 1 vez en tres meses; antes publicaba más de 20 recetas al mes, ahora 4; antes dormía 5 horas, ahora 2 ó 3; antes dibujaba, ahora no; antes leía varios libros, ahora no;…. También podría dormir 5 horas y no ir a correr, pero LO NECESITO más que el dormir. Pero ese NO ES MI PROBLEMA. Me da absolutamente igual publicar 4 ó 30 recetas, me da absolutamente igual haber tenido que sacrificar mi poco tiempo. MI PROBLEMA lo conozco SÓLO YO (parece) y en mí está (estaba) la SOLUCIÓN.

A este lado del ordenador hay una persona que pone exámenes, pero que también estudia Ingeniería Informática y hace cursos con muchísima frecuencia. Dar “n horas de clase” requieren “k*n” horas de preparación, y “k” aumenta al aumentar el nivel educativo (mis alumnos son mayores de 18 años). Todas mis horas son diferentes.
Esa persona tuvo que apartar hace un año el doctorado (algo que cuando acabó sus estudios tuvo que dejar por no poder subsistir con un mísera beca –yo también he sido pobre, y lo sigo siendo en otros aspectos-) para dedicar tiempo a otras cosas. ¡Siempre igual! ¡Dale con “la buena vida”! Como si todos los funcionarios tuviesen “buena vida”. Cuando trabajaba (sí, he trabajado) de 9 de la mañana a 12 de la noche en una importante empresa informática por lo menos tenía fines de semana. Siempre igual, generalizando las cosas como si sólo fuesen tal y cómo las vemos.

Lo que sí creo que es EGOÍSTA, muy EGOÍSTA, es que los debates giren en torno a una persona, como si sólo yo los tuviera problemas. Ya, tiene cierta lógica: soy el que publico y sólo puedo hablar de mis miedos, no de los de los demás que no conozco.

En cuanto a lo que decía antes, no es que no quisiera que se juzgase o comentase mi relato, lo que decía era que NO QUERÍA HABER HECHO LO QUE ESTOY HACIENDO: participar en un ¿debate? sobre mi vida. Responder a aquellos mensajes que sabía que vendrían. Tengo la impresión (probablemente equivocada) de que SÓLO LOS QUE ALGUNA VEZ HAN TENIDO UNA DEPRESIÓN, O UN GRAN BAJÓN, HAN “empatizado” con mi relato. TE LLEGA y no lo puedes soltar, aunque lo desees. SIN RAZÓN ni motivo aparente. EL PASADO PESA DEMASIADO.

BILL GATES también se deprime.

Berta dijo...

Hola Pepe,

Soy nueva aquí. Me encanta esta tarta. tiene una pinta estupenda aunque no creo tener tanta paciencia como tú.
Bueno, voy a echar un vistazo a todas las cosas tan ricas que haces.

Ahhh el de la foto es tu hijo?. ¡Qué lindo se ve!.Enhorabuena.

Berta

Gloria dijo...

Hola pepinho, yo me lo lloré todo ayer y antes de ayer, tengo un amigo que dice"yo voy a mi puta bola" tú tienes que hacer lo mismo (es español por cierto) Pepinho mi niño nada de explicar poor la ....
Sabemos todos lo que tienes que hacer pero ya verás que las sonrisas de Leo te endulzan el alma, amí todavia (aunque son grandes) cuando me sonríen me llenan de alegría y moriría feliz por ellos.
Ya , pues que Teo tiene que ver contento o tranquilo a su papá. te amará estoy segura, Un abrazo y besoos, Gloria

Trata de relajarte el fin de semna , algo!

Gloria dijo...

Corazón, todos nos deprimimos, en distintos tiempos, ya pues,(juega y riete con Teo y hacele cosquillas me encanta) listo, besoos, Gloria

Dios te bendiga atí y a Teo, de verdad.

Harry Haller dijo...

Esto se merece un Teo

;-)

Berta dijo...

BIENNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN

Berta dijo...

AYYYYYY QUE ME LO COMO

Ya está cambiado en estos 2 meses y sigue rubito, rubito. AHHHHHH está para poner en los potitos Bledine

Muacs enormes para él

B

Berta dijo...

¿qué pensará el angelito cuando te ve acercar con el pepinón?

MAS, MAS, MAS

B

anta dijo...

Cuando alguien publica cosas como las que tú escribes, suena a petición de ayuda.
Y la mayoría de los mensajes de respuesta que yo he visto, intentan hacer eso, ayudar. Lo hacemos a ciegas, porque no conocemos el problema, salvo algún privilegiado.
Las ayudas que se ofrecen a veces parecen caricias y otras empujones hacia delante, pero creo que todo el mundo intenta ayudarte.
Es tan intenso lo que expresas que resulta muy difícil no responder.

Además, después de leer tus sentimientos, es un shock encontrarse de repente con una lista de ingredientes y la ejecucción de una receta (esta es espectacular).
Es lo que me ocurre a mí.

Tu bebé está precioso, pero eso ya lo sabes tú. Sólo hace falta ver la foto que publicas.

Espero que estés bien.
Un saludo con cariño.
Esperanza.

the sweetest thing dijo...

Simplemente te transmito mi apoyo en relación a la primera parte del post, que nos ha dejado a todos angustiados y pensando en tí...yo me repito varias veces al día...más de las que quisiera: "soy un junco, me doblo pero no me rompo", jeje y en la actividad física encuentro tranquilidad,la necesito como tú necesitas correr.
La receta la englobaría en la categoría "porn food" como dirían los americanos, se ve deliciosa e irresistible, quiero hacerla ya mismo.
Cuidate mucho.
Muchos besos dulces, que ya se que te gustan más que los abrazos.

Naufrago dijo...

Hola Harry
Las respuestas las tienes TU, nadie mas. Solo tienes que querer encontrarlas, aunque den miedo. Ningun@ de los que aqui escribimos te podemos ayudar en el sentido que lo necesitas.
Pero analiza por un momento cual ha sido la reaccion de todas las feminas que han dejado su opinion, la receta que nos has presentado ha pasado a segundo plano y todo el mundo se ha volcado en intentar ayudarte y darte animo.
No olvides que estas exponiendo, en mayor o menor medida, retazos de tu vida al publico y eso, en ocasiones nos hace pagar un precio.
Seguramente te has arrepentido muchas veces de haber pulsado la tecla de publicar, cuando probablemente solo escribias lo que escribias como valvula de escape, pero amigo... "a lo hecho pecho" y en cualquier caso, mientras te enfadas sueltas adrenalina, que tampoco te ira mal.
Creo que nadie pretende meterse en tu vida, ni criticar, pero aunque asi fuera hay que saber encajar.

Insisto, las respuestas las tienes tu.

Un saludo muy muy cordial

Carlos

Harry Haller dijo...

Gracias por lo comentarios. Me agrada que se comente y aconseje, pero cuando uno está "down" lo que menos necesito son consejos que te hagan, aunque con razón, sentir (todavía más) a la altura del betún.

Cada vez me cuesta más.

Como siempre, liado y ocupado.
Lo prometido vendrá pronto (aunque no lo deseen) MÁS TEO!!, que eso me anima.

Besos & Muacs & saludos & "becauses" & más.

Gloria dijo...

Es lo más adorable que he visto en muuuccchoo tiempo!!! Lo amo!!! (oye Berta fuera rubio o moreno lo amaría igual!!! y sería precioso igual))

Besoos, besoos pa los dos preciosos.. Un abrazo también. Gloria

Acuerdate hazle cosquillitas por mí. ja!!

Gloria dijo...

Y sus ojitos son PRE-CIO-SOS!!! Soy una vieja chocha!!! me encanta!! Gloria

Harry Haller dijo...

Eres un sol...

Berta dijo...

Venga Pepe, pon más

Hay una canción infantil que dice:

"Eres un sol, eres un sol
gracias amigo de corazón"

Muacs llenos de insomnio

Berta

Gloria dijo...

Esos ojos, dime que ya no parecen ojos sabios??? como que lo sabe todo ja!! y no tiene idea que no sabe nada, lo amo!! esoos, (Tú eres un sol y eres maravilloso como padre) Im sure! xxGloria

Berta, insisto que fuera moreno o rubio sería igual de precioso.

Berta dijo...

Gloria, que sí que yo me lo como igual rubito que moreno. Sólo que cuando nació era tan rubito que me llamó la atención. El mío fue calvito hasta casi el año y medio y ver un rubiales me encanta. Además Pepe es más castaño.

En fin tu le haces cosquillas y yo le doy besitos en el pie derecho.El resto para el papá.

Muacs llenos de sol y nos vamos a la playa a tomar yodo.

Berta

Naufrago dijo...

Harry, la vida es dura pero bella.
Solo hay que buscar lo que de verdad merece la pena y aferrase a ello, como el naufrago a la tabla, para estar "up".
Todo es relativo, tus problemas, que para ti son como intentar escalar el Himalaya en bañador y sin sherpas, a otros les parecen nimiedades.Es logico y humano que lo que uno considera PROBLEMA para si, sea lo peor, pero te sugiero (no aconsejo) que intentes relativizar lo que te ocurre.
Tienes un bombon de hijo en el que te veras reflejado, es sangre de tu sangre. Acaparalo, rie con el, que escuche tu voz, a Teo no le hara daño y a ti te ayudara.
Y veras como en un plis plas te reiras

Carlos

Shinta dijo...

Pues yo.... te mando un Abrazo!!!!

Felisa dijo...

Hola Pepe, no creo que publicaras tu relato para pedir ayuda, sino como una manera de desahogarte. Yo aveces me he sentido como tu. Solo que yo no se escribir así. Aveces, ser inteligente, sensible y creativo puede conducir a estos estados de ánimo.
Teo es una preciosidad, ahora sobre todo, solo mira y observa. Espera y verás cuando hable....Cuidalo mucho.

olga 73 dijo...

Qué mono está!!!y esas cejitas rubitas, rubitas..... Yo me lo como con vosotras cuando quedeis,jajajja.
Besos.

Gloria dijo...

Niñas cálmense, no nos podemos comer al Teo que haría el papá??
Berta está bien. Sólo que yo digo que es precioso igual.

Aiiins!! me encantan sus ojitos!!Gloria

Berta dijo...

Jaja Gloria. Sí, tienes razón . Esa faena no se la hago yo a Pepe.

En fin, llegado el reparto de los días que le corresponden a las ciber-tías, yo por contar con ventaja al vivir en la misma ciudad que ellos, me pido quedármelo cada vez que Pepe quiera ir a correr, al cine, a perderse por ahí y la mamá tenga que trabajar.

Quiero reclamar mis derechos como ciber-tía, tía on-line, e-tía.

A ver qué ofrecen las demás???????

Muacs llenos de ganas de que pepe nos eche una risa;-))). Pepe, manifiéstate.

Berta

Harry Haller dijo...

Perdón, me resulta difícil.
Hoy he tenido que volver a ir a hacer curas y todavía vamos a bañar a Teo ahora (las tomas han caído un poco mal). ¡Menuda irresponsabilidad!

Me caigo de sueño y cansancio.
Un beso.
Pronto espero poder. Quizás.
Otro beso y otro saludo.

Berta dijo...

Cuidaros

Muacs con un almohada esperando blandita blandita a la que se le puede decir de todo que nada cuenta.

Berta

Rosita dijo...

QUÉ OJAZOS!!!!

Me "ha dicho Llach" que le cante esto:

La poesia dels teus ulls
sé que no la podré escriure,
cada vers que jo trobés
en el paper se'm moriria
del dolor de no ser prou fidel.

Entra en ellos, Pepinho, ve hacia la (su) luz! ... ;·)
Y que la fuerza te acompañe.
Ya veo que todavía estas de curas... Uf! La 'toña' fue importante, eh? Cuídate.

BESOS

Rosita dijo...

Que me lo he vuelto a mirar... En las niñas aparece reflejado el fotógrafo, no?

Anónimo dijo...

Vaia pedazo de tarta meu amigo, leva traballo pero estou segura de q compensa. Estáseme a caer un ollo e parte do outro.... douche un 10!!
Ultimamente non teño moito tempo pra internet, é unha mágoa, así q a ver se lle boto unha ollada ás últimas receitas q puxeches, q só tiven tempo de mirar por enriba.
Unha perta, Lorena

Publicar un comentario en la entrada

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.