jueves, 10 de mayo de 2007

Galletas de almendra con chocolate y frambuesa

Macarrones

En varios países a este tipo de galletas se les llama “macarrones” (macaroons –inglés–, macarons –francés–, ..) y, por lo que he leído, se debe a que la masa de estas galletas tienen el ¡mismo color! ( textura) que la masa de los macarrones. Menos mal que no se les ha ocurrido identificarlo con otros productos menos agraciados.

Los “macarrones” suelen llevar claras de huevo a punto de nieve y azúcar, el resto de ingredientes es variable, aunque los de almendra son muy comunes. Los típicos almendrados (ver receta) hechos con claras son un ejemplo de “macarrones”, típicamente italianos, en dónde se denominan: “biscotto amaretto” o, simplemente, “amarettos”.



En París, recientemente, una de las cosas que más me ha sorprendido, gastronómicamente hablando, es la popularidad que tienen este tipo de galletas, representadas con infinidad de colores y rellenos. He visto más “macarons” o “crêpes” que croissants, por ejemplo. Por cierto, los croissants que se hacen aquí no tienen nada que envidiar a los franceses.


La clara

Tenía una clara en la nevera (todavía me gusta llamarle “nevera”). Me había sobrado de hacer la receta de galletas de queso crema y, aunque pueden aguantar muchos días, ya empezaba a darme un poco de pena que pudiese ponerse mala. El eterno dilema: ¿qué hacer con las claras?

Vienes de pasar la tarde al sol, pero leyendo cosas de lo menos edificantes, y, mientras M pasa por el eterno sacrificio de la depilación, me pongo con estas galletas. Una clara no da para mucho, unas 10 galletas, que se convertirán en 5 rellenas.

La depilación

La eterna agonía, el eterno dolor. Sí, es duro, pero cuando llevas haciéndolo tanto tiempo no dolerá tanto como la primera vez (supongo) ;-).
Puedo aseguraros que tener afeitarse cada dos días o a diario, aunque yo lo haga sólo un par de veces por semana, como mucho, tampoco es muy divertido. Prefiero el afeitado, por supuesto,
Aunque a M no creo que le guste que lo diga, se ha hecho la depilación definitiva, pero sólo en aquellos lugares más insoportables (para ella). Las piernas son un tema pendiente.

Llamo a M, no me responde. Se escucha un sonido de fondo en el baño, rrrrrrrrrrrr. Por no pensar mal, de inmediato me percato que es la necesidad de ponerse el bañador. Os puedo asegurar que el vello sólo se ve hasta que aproximo mi cara a menos de un metro de distancia. Si por mí fuera no pasaría por eso.

Y me pregunto, ¿cómo empiezo hablando de galletas y acabo divagando sobre la depilación?

Ingredientes
  • 180 gr. de almendra molida
  • 1,5 tazas de azúcar glasé, unos 160-175 gr.
  • 3 claras de huevo grandes = 100-120 gr.
  • Una pizca de sal
  • 50 gr. de azúcar grano.
  • Colorante rosa (rojo)
Relleno
  • 100 gr. de chocolate negro, derretido
  • 75 gr. de nata
  • 1 cucharada de mermelada de frambuesa
  • 1/8 cucharilla de esencia de frambuesa (opcional)
(1) Mezclamos el azúcar glasé con la almendra y un poco de sal hasta que quede bien mezclado.

(2) Levantamos las claras a punto de nieve con un chorrito de limón y, casi una vez montadas, le vamos incorporando el azúcar grano poco a poco. Deben formarse los famosos picos al levantar las claras. También, casi al final, podemos añadir el colorante rojo, aunque se lo podemos echar en el proceso de mezcla.

(3) Vertemos las claras sobre la mezcla de las almendras y, si no hemos echado el colorante, lo hacemos ahora. Mezclamos con cuidado.

(4) Con ayuda de una manga pastelera de boca ancha o unas cucharillas, formamos galletas y las ponemos sobre una bandeja con papel de hornear. Dejamos reposar unos 30 minutos antes de introducir en horno precalentado.


(5) Horneamos a 180º durante unos 15-20 minutos. Los he puesto 15 min. y ha sido más que suficiente. No deben tomar un tono demasiado dorado, tal vez me haya pasado por un minuto.

(6) Preparamos el relleno.
Ponemos el chocolate con la nata al baño María hasta que se haya derretido. Añadimos la mermelada de frambuesa y la esencia, si la empleamos. Mezclamos. Dejamos enfriar y rellenamos las galletas con ayuda de una manga ancho o unas cucharillas.

Buenísimos!!

“Johnny fue a la ciudad montado en su poni con una pluma en el gorro y le llamó…”

5 comentarios:

Pilar dijo...

Estupenda la receta, pero yo me conozco esa cancioncilla de otra forma " Yankee doodle went to town, riding on a pony, stuck a feather in his ass and called it macarroni"

Mis años en N.Y. no los olvidé del todo.

Un abrazo

Harry Haller dijo...

Lo sé, la que mencionas (incluso) es una parodia de la original que ha sufrido muchos cambios a lo largo del tiempo.

Bueno, la que he puesto es la “spanish version” de la parodia, de una parodia de la famosa canción popular americana que...¡cantaba Gustavo, el repostero más dicharachero de barrio sésamo!. Un guiño a mi infancia, jugando con la palabra macaroni, como las galletas.

texto | Audio MP3 | Otra versión MP3

Yankee Doodle went to town
Riding on a baby
He accidentally turned around
And saw a naked lady


;-)

I LOVE NY!!!!!!

Jenny dijo...

Estoy encantada con tu blog pero tengo un pequeño problema, soy costaricense y vivo en Mexico y aca no consigo ni almendra molida y creo que menos harina de almendra como le hago me puedes decir y perdona la molestia

Harry Haller dijo...

La almendra molida es lo mismo que "harina de almendra". Es curioso, por aquí es muy común y se encuentra con mucha facilidad en los supermercados o incluso en las panaderías. Prueba a molerla tú misma...

Espero que te vaya bien.

Saludos.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.