sábado, 12 de mayo de 2007

Pastel de leche fermentada

Tarta de leche fermentadaMás yogurt

Sí, ayer abrí la botella de Laban para hacer las tortitas. El Laban me lo tomo frío, sin nada más, y está buenísimo. Pese a todo, he pensado que era una buena oportunidad para hacer una tarta de leche fermentada (yogurt). No me he equivocado, solamente en el azúcar moreno (que especificaba la receta) que le da un tono triste, como decirlo ¿moreno? Me gustan más los tonos claros. Ya se sabe, se come con los ojos, aunque María, después de haberla probado haya dicho: “está buenísima”.


La frambuesa

Por cuarta vez consecutivita he empleado esa estupenda mermelada de frambuesa para acompañar la tarta. Hoy la he acabado… a cucharadas, semillas incluidas. También sería una buena opción un jarabe de fresas o, incluso, un poco de crema de chocolate caliente.

Tarta de leche fermentada¿Tengo tiempo?

No es que tenga tiempo, en realidad es que no quiero hacer lo que realmente tengo que hacer. Me apunto a demasiadas cosas y no puedo con todo. Por el momento me conformo con poner esta receta y, por ahora, hacer un breve comentario.

Ingredientes
  • 145 gr. de azúcar moreno. Tal vez la próxima vez ponga azúcar normal para que tenga un tono más clarito y algo amarillento.
  • 30 gr. de harina
  • Sal, ¼ cucharilla
  • 3 huevos grandes
  • 1 cucharilla de extracto de vainilla
  • Una pizca de nuez moscada (1/8 cucharilla)
  • 14 gr. de mantequilla derretida (opcional)
  • 360 ml. de leche fermentada (yogurt)
Base
Podríamos emplear la versión que más nos guste. He empelado una base de galletas Digestive.
  • 150 gr. de galletas Digestive
  • 90 gr. de mantequilla
  • 10 gr. de azúcar

Base
Es importante, si empleamos un molde desmoldable, que la base cierre bien el molde para evitar que se derrame mientras no se haya cocido. Podemos forrar las paredes también o emplear una masa quebrada.

(1) Trituramos las galletas hasta pulverizarlas. Derretimos la mantequilla en el microondas, unos segundos, y con ayuda de una espátula la mezclamos con las galletas y el azúcar hasta formar una pasta.

(2) Precalentamos el horno a unos 160º y, mientras se calienta, forramos el molde con la pasta de galletas, cerrando bien los posibles “puntos de fuga”. Ponemos introducirlo en la nevera mientras acaba de calentarse el horno.

(3) Introducimos en el horno y dejamos que se cocine durante unos 10 minutos.

Relleno
Mientras acaba de cocerse preparamos el relleno. Es un relleno semilíquido, pero más denso que un flan.

(1) Mezclamos el azúcar, la harina y la sal.

(2) Añadimos los huevos y batimos hasta que queden bien incorporados.

(3) Echamos la vainilla, la nuez moscada y la mantequilla. Por último añadimos la leche fermentada, mezclando hasta formar un líquido homogéneo.

(4) Echamos sobre el molde con la masa ya precocinada e introducimos en horno precalentado a unos 175º durante 30-35 minutos. Dejamos enfriar en el horno.

Una vez haya adquirido la temperatura ambiente la introducimos en la nevera. Podemos hacerlo de un día para otro e introducirla en frigorífico por la mañana.

2 comentarios:

Publicar un comentario

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.