lunes, 11 de junio de 2007

Pastel de cerezas

El síntoma de abstinencia

Es curiosa la sensación de liberación después de una semana dura. Es curiosa porque, en mi caso, dura menos que un suspiro. Acabas lo que tenía que acabar, llega el viernes y, tras un desahogo inicial, ya vuelves a darle vueltas a la cabeza.
Es como cuando acababas un examen, te salía bien, y después de unas horas de euforia llegaba el sentimiento de inquietud y vacío. Era como un síntoma de abstinencia. Como si el cuerpo te pidiese más “caña”.

He leído que es muy común que la gente enferme en vacaciones, sobre todo si las tiene después de una fase dura de trabajo. Se justifica por la bajada considerable de las defensas, pues el organismo deja de estar en ese estado de tensión y alerta.

Un pastel

Un pastel que tiene un toque “casero”. No es muy común, por lo menos en Santiago, encontrar pastelerías con tartas de frutas, salvo que lleven alguna gelatina. Supongo que tendrán sus motivos, el primero sospecho que será económico, otro podría ser ese “aspecto” casero que suelen tener este tipo de postres y, por último, la oxidación que sufren las frutas expuestas al ambiente.
De pequeño comía más con los ojos y recelaba de un buen bizcocho, ahora no, valoro menos el aspecto y más su sabor “auténtico”. La fuerza del pastel radica en la cantidad de cerezas que debe ser considerable, incluso tapando absolutamente toda la superficie del pastel, no son muchas cerezas aunque lo pueda parecer. De hecho, no tenía demasiadas cerezas y resultó no tan jugoso como otras veces.

El otro día le eché un vistazo a un libro de Jamie Oliver, del que ya he hecho un par de “adaptaciones” de sus recetas, y creo que está obsesionado con dar un toque rústico a sus platos, por lo menos en la presentación. Lo rompe todo, lo esparce por el plato y, curiosamente, resulta siempre muy atractivo (el plato). Las pizzas que aparecen en el libro son de formas totalmente irregulares.

Ingredientes
  • 100 gr. mantequilla pomada.
  • 90 gr. de azúcar moreno
  • ½ cucharilla de vainilla líquida
  • Ralladura de ½ limón
  • 2 huevos (1 unidad)
  • 2 cucharadas de licor de cerezas (Kirsch).
  • 120 gr. de almendras molidas
  • 95 gr. harina de repostería
  • 1 ó 2 cucharillas de levadura química
  • Cerezas, unos 400 gr. hasta cubrir el pastel
(1) Preparamos los ingredientes. Cortamos las cerezas en dos partes y le quitamos el hueso. Tamizamos la harina y la mezclamos con la almendra molida, la levadura y un poco de sal. Precalentamos el horno a unos 200-210º C, dependiendo del espesor de la masa.

(2) Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que quede espumoso. Echamos las ralladuras de limón.

(3) Añadimos los huevos, el licor y la vainilla. Batimos, rápidamente antes de que se corte. Si se corta no pasa nada, se liga sin problemas el echar la harina.

(4) Echamos la mezcla que lleva harina y removemos hasta formar una pasta.

(5) Engrasamos un molde cuadrado de unos 21 cm. (el que tengo para el brownie) y espolvoreamos un poco de harina, eliminado la sobrante.

(6) Rellenamos el molde con la masa y vamos introduciendo las cerezas desde la superficie. Cuantas más cerezas, más jugoso quedará, si no se las echamos podría resultar un poco seco. Introducimos en el horno durante unos 30-40, sin que llegue a quemarse ;-)

Cortamos en formas regulares y servimos. Un estupendo postre para un buen café (a quién le guste) o un té. Podemos remojarlo en un poco de licor de cerezas.

-“Que fas Fassbinder?”
-“Kirschtorte”

25 aniversario de la muerte de Rainer Werner Fassbinder. Gracias por tu sensibilidad.

4 comentarios:

chocolat dijo...

..hola!!..pues la hice ayer..tenia cerezas..y ganas de tomar algo casero ..vamos a ver te dire el veredicto de mi peque..una opinion neutral..;-)..despues de comerse un trozo..mami dame mas..jejeje,nos encanto..

nunca habia hecho nada asi con cerezas..y es verdad se queda jugoso..y vaya..quelo disfrute..digo disfrute porque para mis madres y j fue el resto..


..y no se porque mientras lo preparaba y mientras lo comia me acorde muchisimo de salzburgo..

muy rico de verdad..lo recomiendo!!

besos..

Harry Haller dijo...

Hola,
Sí es un pastel muy sencillito, con un toque casero y sin pretensiones. Esta vez me quedó algo más seco, le había puesto pocas cerezas. Es uno de esos postres que hago los días que me apetece un bizcocho o una sencilla tarta de manzana… Cada persona (y momento) tiene sus postres.

Tienes razón. Las cerezas, sobre todo para la elaboración de los postres, son un producto típicamente centroeuropeo ("Tarta Selva Negra", por ejemplo) y al licor de cerezas le solemos llamar con su nombre alemán: Kirsch (Kirschwasser).

Es como tomarse una tarta Sacher con un poco de música de Mozart y paseando tranquilamente por los Alpes.

He estado paseando en primavera por los Alpes y ha sido una de las cosas más reconfortantes y relajantes que he hecho. Es increíble el sistema de señalización que emplean (horas de camino). Entiendo porque los centroeuropeos tienen esa sana costumbre de andar y hacer deporte saludable.

Muchas Gracias y besos

Marisela dijo...

Hola. Pues mi hija la hizo ayer y gustó muchísimo, tanto que se terminó en una sentada. Le pusimos mas cerezas que tu y aún así para mi gusto quedó un poco seca. Yo le haré la siguiente variación. poner las cerezas en el azucar y el kirsh a macerar unas horitas y utilizar ese zumo que sueltan en la receta. ya te contaré que tal queda.
Besos y de nuevo gracias por la receta.

Arabella dijo...

Hola!

Sale riquísima! La probado en dos versiones, una con cerezas (unas alemanas que vienen en bote de cristal, no confitadas si no más bien en su jugo... sale riquísimo porque son bastante ácidas) y con fresas frescas (eso si, las uso pequeñas porque llenan más el pastel y lo hacen más jugoso). Las dos versiones tienen muchísimo éxito en mi casa y entre mis amigos.

Estoy usando harina integral y algo menos de almendra molida (unos 70 gr) que estoy supliendo con más harina, el bizcocho se levanta algo más, hunde más la fruta y la sensación es algo menos pesada.

Muchas gracias por la receta, es realmente deliciosa... y muchas gracias por el blog en general... dan ganas de experimentar.

Publicar un comentario en la entrada

Opina, pero con respeto para tod@s. Nadie es perfecto.